uno más uno son once!

Es asombrosa la paralización que está viviendo el país en todos los sentidos, se diría que nos anestesiaron con pegamento de calzado y el olor aún perdura. Ese suave bienestar en el que nos sumimos tras las canciones de cuna que nos cantaron para conciliar un buen sueño feliz, aquellas que nos prometían dulces mundos intergalácticos, dejaron su estela y hoy no queremos despertar por miedo a ver que nos engañaron, por miedo a descubrir que todos los mundos están en éste y que éste está hecho unos zorros.

Y es verdad, aún estamos en el duerme vela del enfermo que no quiere despertar de su cama caliente, estamos en la antesala del despacho del médico más nerviosos que una gelatina en un terremoto porque el pronóstico nos lo estamos oliendo ya, porque ya huele, estamos en la lujuria postcoital, con ganas pero sin nada que hacer tras el vacío de contenidos.

Pero, lejos de descubrir algo que no sepan ya, pues la verdad sólo tiene un nombre y mil apellidos, lejos de pasar a listar todo aquello que se nos fue y que nos quitarán con toda probabilidad, vamos a intentar en estas breves líneas ser algo constructivos. En un país donde las micropymes constituyen la estructura del sustento económico, en un país donde los autónomos son una parte importante de ese micro mundo de pymes, en un país donde ya se conoce el concepto de trabajar “bajo proyecto”, “bajo pedido” y tu facturación oscila más que las ondas eléctricas, se nos presenta una herramienta que quizás ayude a salir adelante a muchas microempresas, hablo de esas que están constituidas por un ente unipersonal.

Siempre he pensado que de pequeños no nos enseñaron bien las reglas matemáticas y que se olvidaron de que las “matemáticas condicionales” son una derivada de segundo orden de las primitivas. Seamos claros, cuando se trata de sumar, 1 + 1 no son 2, son 11. Por eso y porque deberíamos seguir la lógica de los clásicos, hoy, está más viva que nunca la frase “la unión hace la fuerza”. Se trata pues de conseguir sumar, de aprovechar sinergias, sí esas que de tanto se habla en las escuelas de negocio, de conseguir, a través del asociacionismo una oferta empresarial enriquecida.

Desde aquí animo a todos los que quieran sumarse a este movimiento a compartir sus actividades, a abrirse a nuevas vías de colaboración, a conseguir ampliar su visión individual y a extenderla y complementarla con el compromiso de otras visiones. Porque este país en sí mismo es la suma de todos sus integrantes, veremos pronto cómo esa suma se convierte en potencia cuando estemos verdaderamente unidos

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el octubre 19, 2010 en Empresa, Política-Economía, Reinvénta-T. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: