Lo esperable

Al fin ha llegado el cambio tan esperado, pero no se esperen que vaya a ser un cambio notable a corto plazo. Hay que esperar, hay que observar y hay que seguir trabajando. El HOY nos reclama a gritos nuestra atención y cada uno debe velar por el camino que ha trazado para él mismo

Las curvas están bien cuando están integradas en el cuerpo de una mujer ó de un hombre, pero si es en carretera, hay que ponerle mil ojos para no salirse de la vía y acabar en la cuneta. Por eso, aunque hay fiesta, y el camino no es lineal, no es tiempo para entretenimientos: hay mucho por hacer.¡¡A darle al callo!!, sí!! A ése, al que cada uno tiene y que de vez en cuando se borra a causa del ocio

Más de uno se habrá dado cuenta de que las cosas son iguales a como las dejaron, si es que las acaban de dejar: la prima de riesgo sigue subiendo como la espuma de los malos cavas, la imagen de España no ha variado ni dentro de España ni fuera de sus fronteras, el nivel de desempleo sigue aumentando y  el ánimo ciudadano es, aunque un poquito mejor que el de ayer, aún muy bajo

Pero. ¿qué se pensaban que iba a suceder tras las Elecciones? ¿La panacea? ¿la condonación de nuestra deuda por parte de Merkel? ¿que nos tocara el Euromillón? ¿un milagro de los de Sto. Tomás? El cambio de gobierno es como entrar en una casa “con bicho dentro”… aún andan por la casa, aún no se han llevado los muebles, aún no han dejado inspeccionar  bien el estado de la caldera, del frigorífico, de los enseres básicos que el propietario ha dispuesto para la estancia del nuevo inquilino

Como propietaria que me considero de mi trocito de Estado que me corresponde, me pregunto con cierto toque de pánico y cosquilleo interno, y siguiendo el símil inmobiliario ¿y si nos encontramos con que no hay ventanas? ¿y si no han pagado las últimas facturas del gas, y de la electricidad? ¿y si se han llevado hasta los tornillos del váter?

Nadie sabe lo que se encontrará el nuevo gobierno. Lo único que se le pide, ahora, es celeridad y responsabilidad de informar verazmente y cuanto antes, con lo que sea que se encuentre. Es necesario que tomemos conciencia de cómo está la casa (nuestra casa) para saber cuánto tenemos que poner para reconstruirla… la decoración nueva ya será cosa del gusto del nuevo inquilino, la rentabilidad que le saque a nuestra vivienda, cuando la subarriende, también será de su elección… lo único que debemos esperar es que hayamos acertado con el nuevo inquilino

Lo que sí está claro es que, si hemos aprendido algo de estos 7 años de gobierno socialista es que estaremos atentos, si de verdad queremos sacar algo bueno del pasado, debemos acordarnos de ser mínimamente críticos y analizar en profundidad y en rigor cuantos pasos dé nuestro nuevo gestor, y esta vez, no utilizaremos intermediarios que nos digan cómo están las cosas (ya bastantes manipulaciones hay, ya bastantes ecos por doquier)

Miraremos las cosas observando los indicadores más básicos, y le preguntaremos cada mañana a nuestro vecino, el del cuarto, si ha encontrado empleo, ó si el hijo de la vecina del primero ha puesto su despacho de abogados y le va bien, ó si sube el precio del pan ó si sencillamente, llega el salario del marido

No hace falta que nadie nos diga cómo vamos, es fácil darse cuenta. Como también es fácil entender, que tras 7 años de gobierno, de descuidar la industria, de permitir a los bancos los abusos, de gastar el dinero en mapas del clítoris, y en aceras, hay mucho, muchísimo tiempo que recuperar. Será difícil, Sí, ya lo sabemos, ya lo han anunciado

Volver a como estábamos hace 7 años requerirá de terapias de choque prolongadas, no será una cuestión de tres días, ni de tres semanas ni de tres meses… sino quizás, y en el mejor de los casos de, al menos, tres años

Mientras tanto, mientras dan la vuelta a las manecillas del reloj y damos un viaje de vuelta atrás en el tiempo, cada uno deberá mirar por lo suyo, deberá poner su granito de arena para que la recuperación sea más rápida. Ahora es nuestro turno. Es el momento de centrarse y seguir, simplemente, caminando

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el noviembre 23, 2011 en Economía, Política-Economía, Reflexiones, Sociedad y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Volver a como estábamos hace 7 años requerirá de terapias de choque prolongadas, no será una cuestión de tres días, ni de tres semanas ni de tres meses… sino quizás, y en el mejor de los casos de, al menos, tres años

    “volver a como estábamos hace 7 años no es, en primer lugar, posible ni deseable…en ese momento estaba incubados los huevos de la serpiente. Se creó una falsa riqueza que generó una brutal duda privada, mayor que la pública”

    Mientras tanto, mientras dan la vuelta a las manecillas del reloj y damos un viaje de vuelta atrás en el tiempo, cada uno deberá mirar por lo suyo, deberá poner su granito de arena para que la recuperación sea más rápida. Ahora es nuestro turno. Es el momento de centrarse y seguir, simplemente, caminando

    ¿Nuestro turno es ahora? ¿y antes? ¿era el turno de otros? ?¿o había que colaborar para que se jodiera más?

    • Si te refieres a la deuda que hemos contraído por compra de bienes inmuebles (compra de vivienda), échale un vistacito a este gráfico:

      http://grupomultiple.com/INE.html

      Es un gráfico realizado con los datos del INE. Como puedes observar, el sector de la construcción tuvo unos cuantos años de bonanza: 2003-2008 (Gobierno socialista)

      En cuanto a que es nuestro turno, te remito al segundo gráfico. Como ves, nosotros tampoco hemos hecho nuestros deberes y hemos vivido muy por encima de nuestras posibilidades, haciendo un gasto mayor del previsto, entre los años 2005-2008. ¿por qué este comportamiento de despilfarro? Es una cuestión de “expectativa”… si tienes a un jefe (Presidente del Gobierno) que te dice que todo va bien, se infiere que el estado de bienestar será invariable y se incita a la compra

      Pero es inútil mirar atrás. Hay que mirar al HOY. Y HOY nos toca trabajar más, tener más ingenio para buscarse las habichuelas donde sea, para encontrar nuevos medios de captación de ingresos, de conseguir mantenerse hasta que la situación se “estabilice” hasta niveles aceptables (los que teníamos hace 7 años)

      No es nuestro “business” hacer los cambios estructurales que no se han hecho en estos últimos 7 años, no es nuestro asunto conocer los métodos para recuperar el prestigio que tenía España hace 7 años, no nos concierne a nosotros actuar sobre las políticas financieras del Estado, SÍ que es nuestra responsabilidad el asegurarnos de poner a la/s persona/s adecuada/s para que esas tareas sean desempeñadas con eficacia

  2. EL PRESTIGIO QUE TENÍAMOS HACE SIETE AÑOS…mare de deu. Lo que comparto es que como sociedad hemos sido unos pardillos, ¡era tan evidente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: