Archivos Mensuales: febrero 2013

En busca de la perfección

homer_simpson_tv

La perfección es un término riguroso, antipático, complejo, sobre todo si se plantea como objetivo vital

La búsqueda de la perfección requiere de un esfuerzo agotador, pero, quieran que no, merece la pena morir en el intento. Esta lucha se establece ya no sólo contra los elementos externos, sino, sobre todo, contra uno mismo

Los que jugamos al golf estamos familiarizados con esto último. En el golf estamos: la bolita, el palito, el césped, el viento y tú. Y por mucho que trates de buscar la perfección en los elementos externos a ti, que esto es imposible, siempre te das cuenta de que la que da el golpe eres tú;  es tu brazo, tu muñeca, tus hombros, tus caderas y en última instancia tu cabeza los máximos responsables de que la bola suba y vaya derecha

Es maravilloso cuando lo consigues, pero es absolutamente frustrante cuando una bola se te desvía y va a parar a la calle de al lado. A veces sencillamente no sabes qué es lo que ha ido mal y se te pone cara de higo ó de haba intentando darle una explicación razonable, pero imposible

Afortunadamente el juego de la vida no es tan complejo, pero sí más enmarañado. No es tan complejo porque no es un juego “de precisión” en las relaciones interpersonales, se trata simplemente de hacer que las cosas  funcionen. Pero es más enmarañado porque entran en juego muchos más jugadores que también tienen turno para darle a la bola. Es más bien como el billar pero con objetivos comunes, ó como jugar al futbol en equipos unitarios ¿quién meterá “su” gol?

En el juego de la vida, la cosa está tan enmarañada que no sólo se requiere hacer las cosas bien, que ya es mucho, sino que además se trata de no poner la zancadilla al contrario, que esto ya es para nota

En busca de la perfección en las relaciones, hay que tener cuidado porque también actúa la Ley de la “Gravedad”

Todo se cae”, es lo que establece la Ley de la Gravedad y esto es tan grave, que debieron meterla en la UCI para ver si le daba un jamacuco, en su día, y se moría, la Ley, antes de que ocasionara más destrozos. Una vez que ya está aquí y que se ha instaurado para todos, he de decir que hay mucha verdad en ella y que es aplicable a todos los ámbitos de la vida

Todo se cae”: se te cae el pelo, las tetas, los sistemas tisulares de la cara y se te pone cara de perro, sí de perro de Scottex ó quizás peor, de bulldog inglés, e incluso se te puede caer el portaminas de consultriz cuando juegas con él. Dicen que este juego de la vida es tremendamente peligroso, y no sólo porque hay gente que hace el mal, sino por aquellos que son espectadores  y que se sientan a ver qué pasa

Lo que no saben es que ser espectador tiene un riesgo doble, uno porque es una vida dedicada al otro, se pierde un tiempo precioso en el que “dejan de ser protagonistas de sus propias vidas“, en otras palabras, el riesgo reside en lo que comúnmente se denomina tener un “coste de oportunidad” y el otro riesgo es un riesgo debido a los condicionantes  técnicos, y ocurre cuando se te cae “la fibra” y dejan de emitir la película

Por lo visto, hasta en esto, Sir Isaac Newton tenía toda la razón… y es que “todo cae” y nada sometido a la Ley de Gravedad puede ser perfecto. Pero yo insisto: “quizás haya que irse a Marte a intentar serlo” ó declararse Venusiana en medio de esta Tierra

La cuota de mercado

15244236-naranja-podrida-aislados-en-blanco

Agarrada.

Hoy me he levantado algo agarrada, pero no tanto como las empresas de telefonía cuando se agarran a cualquier táctica para captar al cliente ó como la nieve que se ha agarrado hoy a los vidrios de mi coche, en clara conjura con el frío, ó como la mano del que llega al poder cuando se agarra, con garras de grifo mitológico, a los caudales públicos

Y, la verdad, me ha costado mucho agarrarme, pues en la lucha contra el pañuelo he estado desde que me contagié, hace ya un tiempito. Y en la lucha contra la codicia de las empresas multinacionales de servicios de telefonía, he estado esta semana, y por supuesto, ambos virus ¡han podido conmigo!

No hay nada más tóxico en el ambiente que la sensación que te deja el sentirte un número más dentro de una cuenta de resultados

Me siento pequeñita en medio de tantas cifras. Entiendo algo de economía, entiendo de cuentas de resultados, de balances, de volumen de facturación, de cuotas de mercado. Lo que YA no llego a entender es el ansia por convertir todos esos términos económicos en un CREDO, que debe de estar formulado tal que así:

Primera premisa. Creo en el crecimiento infinito del volumen de ¿afiliaciones?

La fidelidad se realiza a base de “compromisos de permanencia” que son peores que las obligaciones paterno-filiales, peores aún que las obligaciones del estado mayor de la armada estadounidense, peores aún que el juramento que se da a una patria nacional inexistente y virtual, entelequia anacrónica en la que casi nadie cree. Es que hay que andarse con mil ojos y preguntarlo una y otra vez, porque cuando menos te lo esperas, ¡zas! te endosan un compromiso de este tipo sin haberlo pedido, sin haberte informado sobre el mismo, sin haberte advertido siquiera, y lo hacen a traición, por la espalda, con alevosía, premeditación y nocturnidad, y, como si fueran lentejas, si las quieres bien, y si no, te doy dos tazas…

Segunda premisa. Creo en el crecimiento infinito del volumen de facturación

Los resultados se miden por el crecimiento anual de ingresos comparados con el año anterior, esto es debido a la premisa primera, pero completamos con el siguiente…

Corolario. Si no hay más mercado que ganar, creo en el crecimiento infinito de precios

Tercera premisa. Creo en el crecimiento infinito del EBITDA

Esto es, en el crecimiento infinito del volumen de los bolsillos que recogen las ganancias. Ganancia es volumen de facturación – gastos. Esto implica dos posibilidades:

Corolario 1. Creo en la sobreexplotación de mis recursos (crecimiento del volumen de facturación con la misma estructura de personal)

Corolario2. A igualdad en el volumen de facturación: creo en el despido de personal que “me sobra” y en el corolario1

En cualquier caso, son multinacionales del robo, del engaño, y de las medio verdades que conforman una mentira, son maestros de ser plasta y machacón hasta la saciedad y el hastío. Han aprendido que la mejor forma de ganar al cliente es con la técnica del telediario: presentarte la mejor cara de la compañía, hacer regularmente machacón el contacto y contarte la mitad de la historia; en tres sencillos pasos completan el proceso de desinformación

Sí, soy educada, siempre estoy atenta a lo que me cuentan, quizás, pienso, ingenua  de mí, en una de éstas, me ofrecerán algo interesante, pero visto lo visto, es mejor cortar en la primera llamada

Debe de ser que la situación está mal. Han entrado en guerras comerciales inusitadas. Cómo debe de estar de mal la situación, que hasta los ladrones, de poca monta, que roban fundas usadas, viejas y rotas de los coches de mi urbanización, han aprendido, a su escala, a hacer negocio de los bienes ajenos

Lo malo de esta pseudo-gripe es que empiezas a sentir que tienes piernas y brazos y cabeza (andá! los donuts). Y lo peor llegará cuando empieces a pensar que no las sientes…

Corruptelas de mis entretelas

homer-simpson-con-una-rosquilla-giante                En un descansito en que el minuto no me ve, pongo la radio, veo algún programa de noticias, ó leo algún periódico. Y lo hago y me escandalizo de los escándalos que llenan los espacios de información

La conclusión que saco es que España debe de estar bastante desocupada.

Cuando la preocupación número 1 de un noticiario es la corrupción política, es que la actividad industrial/económica es inexistente.

El pasatiempo nacional se llama tiro al político. Y la verdad, no me extraña.

Pero me sorprende que esto no haya llegado antes. Mucho antes. Allá cuando nos gobernaban un conjunto de incapacitados. Allá cuando se aprobaban leyes hasta para hacer pipí. Allá cuando se promulgaban normas que favorecían el empleo del discapacitado y no del que sí estaba capacitado. Allá cuando se pretendía establecer una igualdad de género, estudiando mapas clitorianos. Allá cuando ni la lengua española estaba libre de tergiversación. Allá cuando los ministerios se creaban bajo pedido y para colocar a una cualquiera que pasara por allí. Allá cuando los casos de corrupción eran “campeones” del mundo mundial. Allá cuando se comían “faisanes” en lugar de perdices y todos eran felices.

La gente está hastiada, y con razón. Pero arremeten contra objetivos equivocados porque quien guía a los cabestros no son otros que los que crearon el desaguisado.

Y entre tanto, los que sí gobiernan, han parado la escalada de destrucción de empleo. Estamos con la misma cantidad de trabajadores que hace un año. Esto ya es para celebrarlo. Bien por ellos!

Les queda la difícil tarea de convencer al empresario para que invierta su dinero y su tiempo y su ingenio y que empiece de nuevo a contratar. Hay que recuperar el nivel de empleo que se perdió gracias a este “paréntesis” de siete años. Hay que volver a emplear a los 3 millones de personas que perdieron su empleo entre el 2007 y el 2011. Hay que contratar a los que no lo tenían antes de esa fecha (otros 2 millones), hay que emplear a los que ahora, de nuevas, se incorporan al mercado laboral y que hacen que el nivel de paro suba y suba sin parar.

Dura tarea para estar preocupado en la manera en que se cobró en su día. Dura tarea para ensombrecer ni un ápice su empeño, ni con la sombra injusta de sobres negros, que sin duda, y Uds. me perdonarán, estamos todos más que familiarizados con su presencia.

A los que se les ha elegido para que nos saquen las castañas del fuego, mi más sentido pésame, sencillamente, creo que no sabían a lo que se exponían, y creo firmemente que muy pocos se lo van a agradecer. En cualquier caso, y ya que están allí por vocación de servicio público, les deseo mucha suerte

A los que nos toca mirar de refilón el panorama, mejor nos deseo mayor concentración, mayor dedicación y más empeño, esfuerzo e ingenio en sacarnos las castañas del fuego a nosotros mismos

¡¡quien mejor que uno mismo para resolver los problemas de uno!!

Al resto, por favor, si no tienen la solución para mejorar las cosas, lo que les recomiendo es un poco de silencio…no sea que, con tanta “buena fe”  vayan a conseguir formar parte del problema

A %d blogueros les gusta esto: