La cuota de mercado

15244236-naranja-podrida-aislados-en-blanco

Agarrada.

Hoy me he levantado algo agarrada, pero no tanto como las empresas de telefonía cuando se agarran a cualquier táctica para captar al cliente ó como la nieve que se ha agarrado hoy a los vidrios de mi coche, en clara conjura con el frío, ó como la mano del que llega al poder cuando se agarra, con garras de grifo mitológico, a los caudales públicos

Y, la verdad, me ha costado mucho agarrarme, pues en la lucha contra el pañuelo he estado desde que me contagié, hace ya un tiempito. Y en la lucha contra la codicia de las empresas multinacionales de servicios de telefonía, he estado esta semana, y por supuesto, ambos virus ¡han podido conmigo!

No hay nada más tóxico en el ambiente que la sensación que te deja el sentirte un número más dentro de una cuenta de resultados

Me siento pequeñita en medio de tantas cifras. Entiendo algo de economía, entiendo de cuentas de resultados, de balances, de volumen de facturación, de cuotas de mercado. Lo que YA no llego a entender es el ansia por convertir todos esos términos económicos en un CREDO, que debe de estar formulado tal que así:

Primera premisa. Creo en el crecimiento infinito del volumen de ¿afiliaciones?

La fidelidad se realiza a base de “compromisos de permanencia” que son peores que las obligaciones paterno-filiales, peores aún que las obligaciones del estado mayor de la armada estadounidense, peores aún que el juramento que se da a una patria nacional inexistente y virtual, entelequia anacrónica en la que casi nadie cree. Es que hay que andarse con mil ojos y preguntarlo una y otra vez, porque cuando menos te lo esperas, ¡zas! te endosan un compromiso de este tipo sin haberlo pedido, sin haberte informado sobre el mismo, sin haberte advertido siquiera, y lo hacen a traición, por la espalda, con alevosía, premeditación y nocturnidad, y, como si fueran lentejas, si las quieres bien, y si no, te doy dos tazas…

Segunda premisa. Creo en el crecimiento infinito del volumen de facturación

Los resultados se miden por el crecimiento anual de ingresos comparados con el año anterior, esto es debido a la premisa primera, pero completamos con el siguiente…

Corolario. Si no hay más mercado que ganar, creo en el crecimiento infinito de precios

Tercera premisa. Creo en el crecimiento infinito del EBITDA

Esto es, en el crecimiento infinito del volumen de los bolsillos que recogen las ganancias. Ganancia es volumen de facturación – gastos. Esto implica dos posibilidades:

Corolario 1. Creo en la sobreexplotación de mis recursos (crecimiento del volumen de facturación con la misma estructura de personal)

Corolario2. A igualdad en el volumen de facturación: creo en el despido de personal que “me sobra” y en el corolario1

En cualquier caso, son multinacionales del robo, del engaño, y de las medio verdades que conforman una mentira, son maestros de ser plasta y machacón hasta la saciedad y el hastío. Han aprendido que la mejor forma de ganar al cliente es con la técnica del telediario: presentarte la mejor cara de la compañía, hacer regularmente machacón el contacto y contarte la mitad de la historia; en tres sencillos pasos completan el proceso de desinformación

Sí, soy educada, siempre estoy atenta a lo que me cuentan, quizás, pienso, ingenua  de mí, en una de éstas, me ofrecerán algo interesante, pero visto lo visto, es mejor cortar en la primera llamada

Debe de ser que la situación está mal. Han entrado en guerras comerciales inusitadas. Cómo debe de estar de mal la situación, que hasta los ladrones, de poca monta, que roban fundas usadas, viejas y rotas de los coches de mi urbanización, han aprendido, a su escala, a hacer negocio de los bienes ajenos

Lo malo de esta pseudo-gripe es que empiezas a sentir que tienes piernas y brazos y cabeza (andá! los donuts). Y lo peor llegará cuando empieces a pensar que no las sientes…

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el febrero 23, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: