La insoportable brevedad… de la memoria

Memoria-elefante

40, han caído 40 países en el examen de geografía de mi sobrina de 12 años. ¿Qué cuántos se tenía que aprender? Pues un total de ¡500! Yo la veía desesperarse entre tanto nombre raro, y cuando llegó a Asia estaba al borde de la histeria contenida

Lo cierto es que no recuerdo que jamás me hayan pedido un esfuerzo de memoria semejante en toda mi vida académica… y mira que soy ingeniera industrial y me han pedido cosas, ¿cómo decirlo? rayando en la extravagancia y en la demencia

De todos modos, el esfuerzo de memoria en una carrera técnica no es tan elevado como en una carrera de las definidas como de “hincar los codos”. Mi hermana, que es médico, lo puede atestiguar. Yo la recuerdo con tremendos “ladrillos” debajo del brazo, que ahora descansan de forma flamante y majestuosa en las estanterías. Sin embargo, tampoco creo que le hayan pedido semejante “hazaña” ni en su época como estudiante de EGB, ni en su época de bachiller ni (creo, aunque aquí, sospecho, que puedo equivocarme) en su época universitaria

Es curioso, pero más que un examen, parece una venganza. Es una agresión en contra del alumno, primero porque el esfuerzo es ingente, segundo porque no tiene ninguna finalidad, tercero porque el nivel de exigencia es tan grande que muchos de ellos no podrán pasar un listón tan alto y será un golpe contra la autoestima naciente de un pre-adolescente

La geografía es una materia que podría resultar muy atractiva. El conocimiento de diferentes culturas, demografías, y características socio-políticas puede ser interesante y divertido. Puede abrir la mente de los peques proporcionándoles una visión amplia de la realidad social en la que vivimos. Puede hacer volar su imaginación, trasportándolos a otros “mundos” alejados del nuestro y presentándoles una realidad poco común

El aprendizaje de un listado de 5 folios llenos de nombres de países con sus capitales colocados de forma adyacente es una petición de alguien que cuando menos “se ha colocado”. Es ilógico aprenderse una lista extensa de palabras, porque no dejan de ser eso, palabras. Si lo que se perseguía era fortalecer la capacidad de memoria de los peques, que lo hagan con alguna utilidad, por ejemplo el ampliar el vocabulario de un idioma que se quiere dominar, pero es que no es posible conjugar el lenguaje de las capitales de 250 países del mundo, porque el verbo que más se aproxima a ese lenguaje es el verbo “joder

 

Anuncios

Publicado el marzo 12, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: