Un mundo maravilloso, no exento de peligros

orgcult

Estos días he rememorado uno de los momentos más importantes de mi vida

A veces, ronda por mi cabeza la pregunta… ¿y si, en aquella ocasión, me hubiera acostado con mi jefe?

Han pasado más de diez años desde que fui despedida de una de las empresas multinacionales más importantes del país. Fue la primera vez que lo hacían, y aún habría una segunda

Tengo la creencia de que en ambas ocasiones fue debido a un problema de no saber adaptarme a las normas del lugar, a lo que en argot de gestión empresarial se denomina “cultura corporativa

A día de hoy, y desde la perspectiva de una década larga ganándome la vida por mi cuenta, y a pulso, creo, sencillamente, que salí ganando de aquellas experiencias y que me hicieron un gran favor. He conseguido ser mejor persona de lo que jamás habría sido manteniendo mis posiciones en aquellas empresas

Sin embargo, y aunque ahora entiendo que los motivos de los despidos improcedentes se debieron a la mala actuación de empleados de dichas empresas y no de las empresas en sí, bien es cierto que las empresas, al estar formadas precisamente por personas, al final, entre todas ellas, consiguen institucionalizar las prácticas, modos y maneras de dichos empleados, convirtiéndolos en “cultura corporativa”

Estar en una empresa multinacional conlleva numerosas ventajas. Tienes un salario garantizado por una fuerza de ventas que es ajena a ti. No debes preocuparte de otra cosa más que de hacer bien tu trabajo, que es una ínfima parte de todos los procesos empresariales que hace que la maquinaria funcione

Y la verdad, ninguno de mis jefes se ha quejado nunca del trabajo que he realizado, al menos, “a priori”. Se podría decir que mi trabajo era bueno porque, literalmente, me dejaba la piel en ello, además de ponerle mucho interés y amor a aquello que hacía

Posteriormente, tras los “incidentes”, las excusas de aquellos que los provocaron, sin duda, aunarían motivos de calidad laboral…nada más lejos de la realidad

El primer incidente se produjo en un viaje de trabajo a Bolivia. Iba sola con mi jefe. El jefe de una Consultora Senior es un Manager. Allí, la jerarquía era fundamental para lograr ir subiendo escalones por la institución, con ello también se calculaban las subidas de sueldo anuales y el pago del bonus

En esa empresa yo tenía a mi cargo a un grupo de 20 consultores. Con la mayoría había estrechado relaciones de amistad, forjada en años de estar juntos un mínimo de 12 horas diarias, de lunes a viernes. Con ellos realicé proyectos de carácter internacional. Manejé presupuestos que sobrepasaban los 3 millones de euros anuales, pasé momentos de angustia, cuando había que solucionar algún problema en los sistemas de información que debían estar online 24×7, y pasé momentos de inmensa alegría cuando se nos dio la oportunidad de “ganar proyectos”

En aquél viaje, mi jefe se me insinuó. Era normal. El impulso sexual es natural, es biológico. El erotismo se genera simplemente como reacción fisiológica. Sin embargo, no era normal el comportamiento que él tenía con las consultoras de su equipo. Entre los consultores se comentaba que el jefe mantenía relaciones sexuales con algunas de las consultoras a su cargo

Personalmente, creo que es una conducta muy poco profesional el tener relaciones sexuales jefe-subordinado. Se podría inferir que es motivada por un intento de afianzar una posición de poder basándose en relaciones carnales. O, también se podría pensar, que, sencillamente, el jefe tiene unas “ganas” irrefrenables que es incapaz de controlar por sí mismo, es decir, lo que coloquialmente se denomina “estar salido”, ó ser un “sátiro”, ó un “obsexo”, lo que empeora aún la situación

Yo me inclino a pensar que estas prácticas sólo las realizan aquellas personas que no tienen confianza en sus propias capacidades profesionales y que piensan que estrechar la relación con sus subordinados a través de una relación “de cama”, “de baño” ó “de escritorio” es más fácil que ganársela a pulso, por los méritos que uno tiene

En cualquier caso, es una actitud muy poco profesional, que no acarrea más que problemas

¿Por qué no lo hice?

Él sabía crear un ambiente erótico. Por supuesto, en el viaje salimos a cenar a los mejores restaurantes, ¡pagaba el cliente! Y, por supuesto, salimos luego a tomar una copa. Las circunstancias eran las propicias. Y “el sexo estaba en el aire”

Pero…

  • No ocurrió porque él era mi jefe, y un hombre casado y con hijos
  • No ocurrió porque intuía la manipulación
  • No ocurrió porque yo era una mujer enamorada… de otro
  • No ocurrió porque me educaron de forma en que el sexo sólo lo tuviera en caso de que el corazón así lo mandara
  • No ocurrió porque habría un día después y todo iba a cambiar si aquello se producía

Después del viaje, la relación laboral con él cambió por completo. Él dejó de hablarme, nunca me cogía el teléfono, y dejó de participar en los proyectos que yo llevaba…y era mi jefe

Por otro lado, en las reuniones de trabajo, el concepto que tenía de él se deterioró un poco. Aunque yo no daba demasiada importancia al incidente, su nueva actitud me hizo pensar que él era una persona débil y que no era una persona muy válida para el puesto que desempeñaba

Fue él el que decidió cambiarme a otro departamento, la última vez que hablé con él me dijo:

“no puedo dejarte un pañuelo porque no soy un caballero”,

… aquél día fue traumático porque me despojaban ya no sólo de mi puesto sino de mis amigos

En ese otro departamento, no encontraron una función definida para mí y de ahí que, lógicamente, fuera despedida

¿Qué habría pasado de acostarme con mi jefe?

¿Qué habría pasado de ceder a su insistente “esta noche, seremos amigos”?

Probablemente, mi autoconcepto habría cambiado mucho. Habría dejado de creer en mis capacidades y aptitudes para desarrollar un buen trabajo como profesional de la ingeniería y habría pensado en mí misma como en una profesional del sexo, una fulana más en manos de alguien interesado. Habría pensado en que era sólo un “objeto de uso” de alguien con tan baja autoestima y tan escasa valía que se apoyaba en su posición de poder para echar un polvo

Afortunadamente, no ocurrió…  Mi autoconcepto salió reforzado

 ¿Entonces, actué bien?

Esta es una pregunta de difícil contestación. Las alternativas eran dos: sí/no. La respuesta deberá ser particularizada a cada caso.
En mi caso, funcionó.

Podría aconsejar de forma genérica que la respuesta debería ser “NO” rotundamente, y me quedo con las ganas de hacerlo de este modo. Pero no me gustan los extremismos. Es necesario particularizar para cada caso y decidir según las circunstancias. En mis circunstancias concretas y definidas en este post la mejor respuesta fue un NO y reitero mi decisión.

No me arrepiento ni un sólo día de la decisión tomada

Cada decisión conlleva una renuncia de la alternativa no escogida. Aunque pueda parecer ilógico para algunos, el escogerse a sí mismo es infinitamente más ventajoso que el escoger un trabajo.

En ningún momento he tenido la sensación de ser víctima, la hubiera tenido, de acceder a la petición de acostarme con alguien a quién no deseaba.

Que perdí el trabajo? sí …pero gané algo mucho más importante: Hice prevalecer mi libertad

Es necesario empezar a perder el miedo a denunciar a tiempo este tipo de abusos.

Es necesario empezar a valorarse uno mismo, como individuo libre, sobre cualquier otra cosa. La integridad individual no debe tener precio.

La segunda vez en que ocurrió, prometido, la contaré en otro post

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el julio 6, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: