La lógica de las cosas y el sentido común

 

contra-el-sentido-comun3

 

 

Vemos “la lógica de las cosas” de la manera en que actúa nuestro sentido común. El sentido común, “parajódicamente” es el menos común de los sentidos. No muchas personas lo tienen y por ello, “la lógica” con que ven las cosas esas personas, está teñida de parámetros subjetivos, que les hace parecer, muchas veces, incoherentes

El sentido común, aparece cuando varias circunstancias se dan al mismo tiempo:

  1. Cuando se ha dejado la arrogancia en casa. Las personas manifestamos una conducta arrogante cuando los argumentos que esgrimimos para defender nuestra razón son débiles. Es decir, se podría decir que las personas son tanto ó más arrogantes cuanto más perciben que tienen poca razón. Es un plus en el que apoyar sus argumentos. Es un plus basado en una “actitud”  de gallito, en una elevación de la voz, en una intimidación con agresividad, en el insulto fácil al contrario y en las coletillas inútiles, vacías de significado. Cuando sus propios argumentos “no les dan la razón” piensan que la fuerza puede otorgársela
  2. El sentido común aparece cuando la mentalidad con la que se miran las cosas es abierta. Es decir, se está dispuesto a ver y a reconocer que no sólo existen otras posturas posibles sino que además, esas otras posturas posibles pueden ser más válidas que las de uno mismo
  3. El sentido común aparece como consecuencia de la prudencia. La prudencia es una de las virtudes cardinales de la que más gente carece. Somos, por naturaleza, defensores de lo propio. Nos cuesta mucho bajar la guardia y vamos por el mundo defendiéndonos física y psicológicamente. Nos sentimos agredidos cada vez que alguien nos quita la razón. Y lo que no sabemos bien, es que la razón no está en potestad de nadie. Todas las cosas tienen una explicación y esa explicación ni es de fulanito ni es de menganito, sino que es inherente a la cosa en sí. No tenemos la prudencia de callar cuando “desconocemos” de lo que se habla, e intentamos hacer prevalecer una opinión basada, no en el conocimiento real de las cosas (“conocer” requiere ESTUDIO), sino en el parecer que tenemos de las cosas. Nos falta la prudencia de mordernos la lengua antes de defender una posición que no está contrastada por la ciencia
  4. El sentido común aparece cuando a la persona le sobra autoestima. La autoestima consiste en conocerse así mismo, en saber ponerse en valor desde el interior y no en función de lo que piensen los demás de uno mismo. Volviendo a las opiniones que defendemos, debemos ser conscientes de que la explicación que UNO da a las cosas puede NO coincidir con la explicación REAL de las mismas. Es decir, podemos ESTAR EQUIVOCADOS. El ser conscientes de que tenemos LIMITACIONES en cuanto a nuestros conocimientos, no nos hace ser PEOR PERSONAS, sólo nos hace ser PERSONAS IGNORANTES. Cuando percibimos que alguien “osa” quitarnos la razón, estamos percibiendo que nuestra autoestima está en riesgo. De ahí que, en muchas ocasiones, las posiciones ante conflictos, se encuentren enconadas y deriven en una situación irresoluble, sino no es por medio de echar mano de la agresividad

Hace poco me he encontrado con un conflicto que reunía todos estos parámetros. Les contaré un ejemplo, para que entiendan la situación

samoyedo 3

Hace tiempo que deseo comprarme un Samoyedo. Son perros con un pelaje blanco espléndido. Es una especie que viene de Rusia y están habituados a temperaturas que no superan los 20ºC. En la actualidad se encuentran por todo el mundo, y hay varios en mi propia ciudad. Yo vivo en pleno campo, a unos kilómetros de Valladolid.

Entiendo que no puedo tenerlo, que mi ritmo de vida me haría imposible cuidarlo como debería, y que el lugar que podría ofrecerle para vivir no es el más idóneo para él, ya que debería acondicionar mi hogar para buscarle un sitio holgado y agradable exclusivamente para él

Como sabrán Pucelix, está en plena meseta castellana. Posee clima continental, y los veranos, en muchas ocasiones superan los  35ºC de media estacional. Mis vecinos que tienen este tipo de perros, y haciendo gala de un buen sentido común, no lo sacan en horas de máximo calor. Lo tienen a buen resguardo en las horas en que más aprieta el Sol, y por la noche, lo sacan, ya que es necesario que haga dos horas de ejercicio diario.

Como buenas personas que son, y como gente responsable que también son, le dan al perro aquello que necesita. Lo suelen tener bien cuidado, y muy bien aseado. Lo limpian cada vez que lo sacan, porque lo tienen en casa y no quieren que ninguno de los suyos enferme ni tampoco que el perro lo haga (por muy resistente que sea… hay perros que “aguantan” lo que no está escrito sin pillarse ninguna enfermedad, la falta de higiene es como jugar a la ruleta rusa). También, y por descontado, lo tienen bien alimentado

Aplican en él todas las recomendaciones que dan los criadores, en cuanto a tipo de alimentos, limpieza y cuidado del manto, y hábitos saludables. Es decir, PIENSAN BIEN lo que hacen

pensa

Tener a un Samoyedo en un piso sería una verdadera desgracia para el animal. Tenerlo en un ambiente de ciudad sin que pueda correr a sus anchas, sería un sufrimiento para él. No sería como el sufrimiento de alguien que ya está enfermo, no sería como el dolor que podría tener un perro viejo, para el que todo son achaques, no sería como el apalear al perro cuando se porta mal, pero ese “ambiente” no dejaría de ser penoso para él… aunque insisto, a todo se hacen estos animales y hay quien dice, incluso en numerosas ocasiones, que sino “que se aguante”

De la misma manera, dejar que el animal se achicharre de calor en verano, sacándolo a horas en que el calor aprieta, le proporcionaría dolor. No sería como el dolor de pisarle la cola, porque el pelo lo llevara arrastrando, no sería como la enfermedad que le entraría de tenerlo poco aseado, no sería como la angustia que le entraría al rascarse desesperadamente porque el pelaje lo tiene mal cuidado y lleno de bichos, pero indudablemente sería un sufrimiento para él y totalmente gratuito, porque podría evitarse

Hay cosas que atentan contra el sentido común, ya que no sería la primera vez que alguien, que se denomina así mismo, caritativo, amante de los animales, incluso hasta cuidador de los mismos, posee perros de este tipo metidos en un piso de ciudad, que saca al animal a la calle en horas de máximo calor y que no lo limpia como debe porque eso proporcionaría un trabajo “extra” que no está dispuesto a realizar.

Hay quien incluso, intenta justificar su carencia de sentido común, con excusas:

  • … que es SÓLO un perro? PUES Sí
  • … que ese perro no sólo es un perro sino un “objeto bello” de exhibición y de posesión, que gusta mostrarlo con todo su pelaje, incluso en verano y a cualquier hora del día, aunque el pelaje esté, se vea, y se perciba claramente descuidado? PUES Sí
  • … que es su dueño el que tiene la última palabra al final? PUES Sí
  • … que se puede aplicar la máxima de “que se aguante”? PUES Sí

 

common_sense

Pero, y a pesar de que todas esas respuestas son afirmativas, NADIE nos quitará la libertad de denunciar un maltrato a un SER QUE ESTÁ VIVO, que respira, que siente y que SUFRE.

Que los dueños llevan a sus perros para “PRESUMIR” lo acepto, pero que lo hagan a costa de “sufrimiento ajeno”, es a todas luces, inaceptable y tremendamente injusto .

Cuánta razón la de una niña sevillana de siete años cuyo sudor caía por su frente, en pleno calor de feria de Abril, pues llevaba camisa blanca de manga larga, fajín y chaquetilla torera, que afirmaba que “para presumir había que sufrir”… Si los perros hablasen quizás no opinarían de la misma manera y preferirían llevar una vida de menor “presunción”

Antes de comprar un perro, asegúrense de que pueden tenerlo en perfectas condiciones. Asegúrense de qué raza es, cuál es su hábitat natural, y cuáles van a ser las condiciones de vida que se ofrecen al animal, porque, y aunque sea inútil el denunciarlo, en este mundo falta… y mucho, SENTIDO COMÚN

 

 

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el julio 28, 2013 en Reflexiones y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Como bien dices al principio,Marisol. el sentido común es el menos común de todos los sentidos que puede adornar a una persona.Todo ello propiciado por la osadía y la ignorancia de muchos de nosotros,del orgullo mal entendido,de la falta de humildad y de negarnos a seguir aprendiendo.
    En el caso concreto que cuentas de los perros, te comento que a mi y a todos en casa nos encantan los animales, pero comprendo perfectamente que un piso no es el lugar adecuado para el animal. Y por nada del mundo, convertiría a un perro en una forma de exhibición.

    • Los perros son una especie en evolución. La transformación de sus funciones iniciales en otras más domésticas conlleva ciertos ajustes. Un perro faldero, de esos que son pequeños, está habituado a tener una función de animal de compañía. Su adaptación a un entorno doméstico es inmediata. Sin embargo, un perro de caza, de presa, de pesca, o de pastoreo está habituado a una vida “de campo”, con todo lo que conlleva. Es una vida en la que hacer ejercicio es primordial, en la que el contacto con el aire, el mar, el agua o la montaña son su manera natural de vivir. Meterles en un piso conlleva cambios para ellos. Pasan mucho calor, son sedentarios, no respiran aire fresco. Es como meterlos en una cárcel, la palabra más exacta que describe la nueva situación es que están en “cautiverio”. Por ello, el Hombre debe adaptar el modo de vida del perro a ese nuevo entorno, evitando sufrimientos inútiles. Hay que procurarles el máximo bienestar: llevar al perro aseado (en libertad, el perro sabe asearse, al igual que lo hacen otros animales de otras especies. En cautividad, es el Hombre el que debe ocuparse se ello y créeme, muchos no se ocupan de limpiar las partes que más se ensucian: ano, patas, hocico y boca), hay que procurar que han el ejercicio que necesitan, hay que alimentarlos con los alimentos más adecuados y hay que llevarlos sanos.
      Mucha gente compra a un perro para que de cariño, estabilidad a una familia, pero también hay quien los escoge por belleza y los hace pasar por sesiones de peluquería interminables o les obliga a ir con el pelo sin cuidar porque les gusta ese aspecto desaliñado. Interponen gustos estéticos al bienestar del animal y se excusan diciendo que el sufrimiento que infligen es pequeño. Sí, como si supieran bien lo que siente el perro en su piel…

  2. Bastante vago el ultimo argumento y superficial.
    pero se entendió bastante bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: