Archivos Mensuales: diciembre 2013

Feliz Navidad y próspero 2014

Postal de Navidad

Anuncios

La fuerza del corazón

53e73247-acaa-4d89-bd2b-7bc303cdedc7_foto-dia-051013

Es un concepto poco entendido, poco estudiado, mal interpretado en la mayoría de las ocasiones, pero del que se habla continuamente, hoy quiero presentarles a un buen amigo, quizás ya lo conozcan, todas las personas tienen uno, con Uds. EL CORAZON

Muchos hemos oído hablar de la fuerza del corazón y todos hemos entendido que se hacía alusión a una de las emociones más nobles del ser humano, “al amor”. Lo que muchos no saben es que incluso la emoción del amor es racional y que se aprende y se modula con el pensamiento, con la mente.

El amor, “el sentimiento del amor”, nace de una interpretación racional a los cambios fisiológicos que se producen en nuestro cuerpo cuando nos emocionamos

Nos emocionamos de una forma natural como respuesta a todo aquello que nos impacta de nuestro entorno. Hay emociones que son primarias, como por ejemplo el miedo, la ira, la tristeza. Estas emociones, como todas las emociones, y sobre todo cuando no están moduladas, se manifiestan por cambios fisiológicos.  En el caso del miedo, se manifiesta en parálisis de los músculos, alteración del ritmo cardiaco; en el caso de la ira, se manifiesta en el reflujo sanguíneo en las sienes, en cambios hormonales, en el incremento de la adrenalina

Marge_Angry_(Making_Faces)

Todas las emociones primarias cursan de una manera natural y sin aprendizaje previo, provocando cambios fisiológicos. La emoción del sexo es primaria, y provoca la excitación sexual (y todos sabemos cuáles son los síntomas, porque suelen estar localizados en la zona genital). Todas las emociones primarias nos predisponen a la acción, y están grabadas de forma innata. Sin embargo, como emociones que son, también cursan por una interpretación mental, por lo que también pueden modularse a través de un aprendizaje

Las emociones secundarias, son las que están generadas por el aprendizaje. Emociones como la culpa, la vergüenza, el amor, etc, son emociones que se aprenden, surgen de la normativa social, cultural, educacional y, al igual que las anteriores emociones se ven afectadas por la experiencia.

La emoción del amor se genera por la presencia de lo que se denomina el triángulo del amor (intimidad, compromiso y pasión). La pasión surge de la emoción del sexo, la intimidad y el compromiso nacen de la voluntad, y la voluntad está generada por un proceso cognitivo (proceso mental, no corporal)

400px-Triangular_Theory_of_Love_-_Español.svg

Pues bien, hoy quiero hablar del corazón, como almacén de los sentimientos del amor. Todos hemos sentido alguna vez cómo el corazón se encogía ante la presencia de un ser querido, al que se creía perdido, ó al que hace tiempo que no se ve, todos hemos sentido la taquicardia al estar en presencia de la persona amada. Todos hemos sentido en el pecho la sensación que te deja el realizar una buena obra. Esas reacciones fisiológicas se producen no de forma espontánea, sino tras la realización de una interpretación de los acontecimientos. Digamos que es algo así como que “encontramos validez a nuestros actos”. Los percibimos válidos porque tras meditar sobre ellos es así como lo consideramos. Y además de encontrarlos válidos, los encontramos justos, en orden con nuestros valores, en línea con nuestros intereses (proceso cognitivo)

CUERPO -> MENTE -> CORAZON

Es decir, los sentimientos que tenemos son sentimientos de amor cuando nuestro cuerpo nos avisa y cuando nosotros interpretamos esos cambios como válidos, como generadores de bienestar, porque generan un logro, porque culminan una meta

El amor es el sentimiento que nos empuja a hacer algo por el prójimo, sin esperar nada a cambio, porque la satisfacción que ya produce es suficiente recompensa

11

Sin embargo, esto que es tan sencillo está mal entendido en nuestros días. Pongamos un ejemplo sencillo de lo que NO ES AMOR. Por ejemplo, la excitación sexual que se siente por la mujer de otro hombre. Pongamos que esta mujer es una peazo de hembra. Imposible de que pase desapercibida, por sus voluptuosos pechos, y sus curvas de infarto, una especie de Sofía Vergara, mezclada con Halle Berry. Evidentemente, a los hombres les induce una erección (esta es una reacción fisiológica normal), sin embargo, nadie diría que es amor, porque el amor implica no ya la existencia de un sentimiento (esto viene después) sino que el razonamiento que se haga de dicha excitación conlleve explicarla de tal forma que se piense que esa peazo de mujer ES LA MUJER que te acompañará para siempre en tu vida, la madre de tus hijos, la compañera de tus andanzas. Si la explicación fuese como la que he descrito, sí estaríamos hablando de un sentimiento amoroso, de lo contrario, estarán conmigo en que no se trata más que de excitación sexual, que induce a un comportamiento sexual, y que provoca cambios fisiológicos sexuales

sofia-vergara2

Y se genera lo que se denomina “querer”, cuando nuestros procesos mentales nos llevan a tener un interés sobre aquello que se quiere. Es por esto por lo que el querer tiene apellidos, porque siempre se quiere “para algo”

Las emociones como la del amor se aprenden. Podemos generar afecto por personas que jamás habíamos visto antes, es una cuestión de repetición del estímulo y de valoración del estímulo en un sentido u otro. Podemos valorarlo en el sentido de convertirlo en un objeto “amable” ó podemos valorarlo en el sentido de convertirlo en objeto “odiable” (el neutro es posible, con el suficiente desconocimiento)

Y todas estas “valoraciones” se guardan en la memoria, pero se manifiestan en el corazón. El corazón es un órgano sensible a todas las emociones, pero lo es con mayor intensidad a la emoción del amor. Es por ello, que muchos lo consideramos como almacén del amor, y más que almacén como guardián del amor

TRATATE DE LUJO!

El corazón, cuando está bien enseñado, es el albacea, el negociador entre las dos principales fuerzas motoras del hombre: el cuerpo y la mente. Es capaz de poner orden cuando las fuerzas del cuerpo (las necesidades fisiológicas) promueven a la acción, y es capaz de encauzarlas gracias a un buen entendimiento (con la mente) y también es capaz de poner “algo de alegría” a un espíritu dominado por las fuerzas de una mente absorta en aspectos que su propia condición (el pensamiento). El corazón acerca a las personas que quieres, y son ellas las que realmente sirven de impulso y dan sentido a todo aquello que haces

Un corazón bien entrenado, es la mejor brújula para guiarnos en nuestro caminar. Y es bien cierto, que si el corazón está bien entrenado, es la mayor y la mejor fuerza que promueve nuestro movimiento

En resumen:

  1. Todas las emociones son susceptibles de ser “interpretadas” por la mente. Por este mismo motivo, las personas somos únicas, porque podemos interpretar de diferente manera nuestro entorno, creando un propio mundo de percepciones únicas. Somos nosotros los que creamos nuestra propia realidad, en función de cómo la percibimos, es decir, en función de cómo la interpretamos
  2. Es la mente la que educa las emociones, las modula, las deja sentir ó las mitiga. Es la mente la que enseña al corazón a comportarse de manera natural y la que luego deja que el corazón gobierne
  3. La fuerza del corazón es el mejor motor para impulsarnos en nuestro propio caminar, porque consigue acercar a las personas que quieres. Son las personas las que verdaderamente dan sentido a la vida y son las acciones que hacemos por ellas, sin esperar nada a cambio, las que son un buen síntoma de la existencia del amor
A %d blogueros les gusta esto: