La carta incendiaria

BktadY-IgAEs0Hd.jpg large

 

 

A duras penas te escribo, mi amor, estas líneas, que representan un auténtico símbolo de victoria sobre mi falta de memoria. Ya ves, Juan, que los años no pasan en balde, y yo te escribo a duras penas, aún a sabiendas de que es probable que ni siquiera tú podrás leerte esta misiva, porque ya tu visión no es la que era.

El caso es que ya se me olvidó el motivo por el que tenía la necesidad de escribirte. Recuerdo que lo último que te grité era que te pusieras el sonotone, ya que las papillas que te tomas, esas que han pasado a sustituir el buen trozo de jamón con chorizo que te metías para desayunar, se te estaban cayendo por la comisura de la boca.

Pero, mi querido, Segismundo, aún recuerdo los paseos que nos dábamos por el campo, a las afueras de la gran ciudad, lejos de los ojos indiscretos de mi marido. Eran tiempos en los que cualquier distracción me servía para evadirme de aquella vida miserable

Y creo que la vida que has llevado ha sido siempre a tu antojo. Los buenos lingotazos que te pegabas en la sobremesa, y que luego los dormías casi toda la tarde, que menuda calor es la que hace en el pueblo, Roberto! Y menos mal que me refugiaba en tus brazos, en aquel pequeño hotel con aire acondicionado y piscina, mientras Juan dormía la mona. No sabes lo que son 100 kg de peso en una tarde de verano a 40º

Ah, ya me acuerdo, mi amor, quería expresarte en estas pocas líneas lo mucho que me acuerdo de lo mucho que hablábamos sobre las restricciones en los gastos. Entiendo que el sueldo no da para más, pero ya sabes que los gastos mínimos son necesarios: La gasolina del coche, la comida, el buen vino, y los pequeños gastos extra. Pues de eso quería yo hablarte, que, como ya empieza el verano, quería comprarme un vestido y una blusa nuevos, ya sabes, esas cosas que nos solemos poner encima las mujeres en un verano caluroso…

(Este es un homenaje sarcástico y jocoso a todas aquellas mujeres que sacrifican la vida entera por sacar una familia adelante contra viento y mar-ido)

 

Anuncios

Acerca de marisoltabuyo

Ingeniera, Consultora, Profesora, estoy a mitad de camino de convertirme en Psicóloga. Soy una auténtica generadora de ideas, resolutiva, proactiva y me gusta escribir (yo me digo, pseudoescritora)

Publicado el junio 20, 2014 en Disparates. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: