Archivo del Autor: marisoltabuyo

Tiempo de soltar lastres

madurez

La madurez nos permite ser fuertes, elimina las debilidades propias de cuando somos vulnerables (en nuestra etapa infantil)

Se denomina evolución, crecimiento, desarrollo, madurez, etc… algo que no está al alcance de todo el mundo, sino de quienes decididamente tienen la voluntad de aprender, con cada paso, con cada experiencia, con cada evento de sus vidas, sea positivo o negativo, oiga.

La evolución requiere de voluntad, aunque esa voluntad sea a veces testaruda, y difícil de domar y tengamos la voluntad de buscar lo más pernicioso para uno mismo.

Somos seres llenos de esquemas mentales, que están fijados tozudamente en nuestras memorias para “ayudarnos” en la actuación del día a día. Son eficaces siempre y cuando no nos generen más problemas de los que tenemos, en estos casos, son un auténtico veneno si se han fijado, yo diría que enquistado, para darnos una dosis adicional de sufrimiento.

red-de-contenido

Un esquema mental no es otra cosa que un conjunto de información (emocional y no emocional) ordenada a la que se accede por asociación con un estímulo

Sí, somos así de complejos. A veces actuamos en contra de nosotros mismos. Y esos esquemas mentales, que fueron diseñados para aligerarnos la vida y para automatizar algunos procesos, a veces son un auténtico calvario, ya que nos llenan de sentimientos de tristeza, rabia o apatía.

Hoy hablamos de las relaciones humanas.

Aprendemos casi todo de tal forma que conseguimos automatizarlo. Sin embargo, en lo que respecta a las relaciones humanas, a veces lo que aprendemos son esquemas erróneos que luego repetimos sin cesar, una y otra vez, no sólo con las personas que los generaron sino con otras diferentes, pues son esquemas que generan un patrón habitual de conducta, una forma típica de comportarnos con el prójimo

estres

La actitud hostil es una de las más características de las personas resentidas

Las relaciones humanas, están guiadas por una conducta “de base”. Esta conducta de base, es la actitud que muestra la persona a la hora de interpretar a sus congéneres.  La actitud no sólo conlleva unos prejuicios (esquemas prefijados) sino que también conlleva unas emociones. De esta manera, podemos encontrar personas recelosas y con emociones de inquietud (miedo) a la hora de enfrentarse a nuevas relaciones. Otras, sin embargo, se muestran aparentemente con una actitud abierta y cordial, con emociones de calma y serenidad a la hora de enfrentarse a las relaciones humanas. Hay muchos más patrones de conducta, sólo es cuestión de analizar cuál es el que corresponde a cada uno.

También, por otro lado, disponemos de actitudes diferenciales con cada una de las personas con las que tratamos, según haya sido nuestra experiencia personal con cada una de ellas.

De esta manera, y poniendo un ejemplo extremo, una vez que se ha establecido la relación entre dos personas, es probable que, por el propio roce, se hayan creado “diferencias”. Estas diferencias, que no sólo pueden ser de opinión, sino de ofensa (intelectual o física), generan emociones (entremezcladas en los esquemas mentales), que se graban como el fuego y generan una mella en el intricado sistema emocional de las personas. Se genera lo que se denomina “resentimiento”.

el-resentimiento-una-bomba-de-tiempo

El resentimiento es una de las emociones más perniciosas que existen. Y más que una emoción, es un esquema mental, pues también almacena información sobre las personas: juicios de valor, suposiciones que se dan por ciertas, información añadida, etc. Todo ese esquema mental, que constituye el resentimiento, es como un cáncer en el sistema emocional, que, de forma perniciosa, también puede ir minando la salud física de las personas que lo padecen.

El resentimiento otorga de un poder de destrucción a la persona que lo provocó. Y es un poder de destrucción que no parte de esa persona, sino que parte de la persona que se siente resentida. Es parajódico!

fightingcouple2_thumb

Analizando fríamente las consecuencias del resentimiento, podríamos advertir, que aunque es una emoción natural y lícita, es increíblemente absurda. Poniendo un símil físico, podríamos decir que es como si el cielo, con una de sus granizadas, hubiese destruido parte del tejado de tu vivienda, y como consecuencia de ello, estás tan malhumorado que te pones a abrir la brecha un poco más, lanzando pedradas en tu propio tejado.

Sí, ya sé, ya sé, dirán Uds. que es muy difícil ir a quejarse a las nubes por la granizada que han soltado, pero, si lo piensan un poco, tampoco se puede uno quejar a quien nos hirió en el corazón. No se le puede pedir una indemnización monetaria, para arreglar la brecha sentimental de un desengaño, de una decepción, porque, en parte, la culpa no es sólo de quien realiza la ofensa, sino de quien otorga la confianza. Es una cosa de dos. Y en asuntos de dos, es difícil repartir tortas

La solución más fácil, entonces, es la de quejarse amargamente por el destrozo, llorar inconsolablemente (aunque sea sin lágrimas). Hay quien lo deja pasar, pero hay quien vuelve a sentirse decepcionado por una eternidad, convirtiéndose en un auténtico resentido, y convirtiendo su existencia en un calvario para sí mismo y para todos los que le rodean. Si lo razonamos un poco, esta solución, no es la solución correcta.

yoga

La solución correcta es dejar pasar la emoción de la ira cuanto antes, y ponerse manos a la obra con la reconstrucción. Suena fácil decirlo, pero no lo es, en absoluto, en la práctica. Luchar contra la emoción de la ira, del enfado, de la frustración requiere de algo muy básico, pero que no todo el mundo tiene, requiere de algo que se denomina “madurez”. No todos están dispuestos “a crecer” (no he dicho envejecer). No todos están dispuestos a cambiar los patrones básicos infantiles que nos permitían obtener lo que queríamos simplemente teniendo un berrinche, o poniéndonos tristes o de mal humor… La madurez requiere de darse cuenta de que el mundo de los adultos no funciona como el mundo de los niños, y requiere de la firme voluntad de echarse un pulso a uno mismo y ganar al niño malcriado que todos llevamos dentro!

Por ello, apliquemos el sencillo refrán de nuestras abuelas: las cosas hay que saber hacerlas bien, aunque cuesten un poco, porque si se hacen mal, se trabaja dos veces. Y es muy duro vivir con resentimiento, es como vivir con una mella en el corazón

Anuncios

Aquellos días de Sol y Sombra

 

Ansiedad y Depresión

Los orígenes de la Depresión casi siempre son exógenos. Se producen por circunstancias ajenas al individuo, estímulos que se denominan “estresores” que existen, y que se generan en el entorno o que se interpretan como tales.

Hay dos formas en que puede actuar el individuo, la primera es poniéndose a la defensiva contra ellos, y reaccionando con una respuesta de Ansiedad, algo así como un “Houston, Houston, tenemos un problema” ; la segunda, y después de que se ha ido muchas veces por la misma senda de la ansiedad y ya se está de retorno, -se está en modo claudicación-, es con una respuesta de Depresión.

houston

El estrés que ocasiona la “presencia de problemas” (estresores), tras su primera manifestación en forma de ansiedad, obliga al individuo a tratar de encontrar, en su repertorio de posibilidades, en su amplio abanico de recursos, una manera para solucionarlo-¡ojo: solucionar el estrés, que no el problema!

Aquí nos encontramos con el principal escollo: ¿habrá recursos? Algunas veces los recursos que se cree que se necesitan son materiales, otras veces, los recursos son afectivos, y otras veces los recursos que se necesitan para solucionar ese estrés son espirituales.

En esta fase es muy importante que el individuo sepa identificar perfectamente cuál es el origen de sus carencias, y vaya directo al problema y no se quede tan sólo en resolver su irritante estado de estrés, ya que, si logra encontrar el origen, las medidas que ponga en práctica serán, con un poco de suerte, eficaces y no tendrá que volver a encontrarse en la misma situación una y otra vez, en una especie de día de la marmota perpetuo.

Conozco a hombres que ante la necesidad de dinero se casaron con una rica heredera (“si necesitas dinero, cásate con él”) , y también conozco a mujeres que hicieron lo mismo, yo lo llamo la solución farmacológica: “para solucionar un problema se buscan otro”, pero, también podrían aplicar, erróneamente, la máxima de “el amor es ciego”

El ciclo del sueño

El estado de ánimo depresivo no es perjudicial en sí mismo. Es perjudicial si perdura. Es perjudicial si el individuo no le pone remedio a aquello que le atormenta y le entristece. Es positivo porque pone un límite a las cosas, un falso “¡hasta aquí hemos llegado!” y digo falso, porque sí, la situación puede empeorar, si no se solucionan los problemas. El estado afectivo deprimido es, tan sólo, la antesala de cuando los problemas lo son “de verdad” y de forma agravada, con una patología más severa denominada Depresión.

La forma en que actúa la depresión es sencilla. Ataca a la base del bienestar del cuerpo: el sueño. Es en el sueño cuando las personas se regeneran, cuando las cosas que están en  la mente vuelven a su sitio (por ejemplo, la memoria se consolida), cuando las hormonas, y los neurotransmisores actúan para que todo recupere su armonía. Es fundamental el descanso nocturno, porque iguala los ciclos del organismo a los ciclos de la naturaleza.

Es tremendamente negativo meterse en la cama con los problemas: el insomnio está garantizado en esta circunstancia. Ése es el principio y una de las claves del mantenimiento y agravamiento de los estados de ánimo depresivos: la modificación de los patrones de sueño.

Man sleeping, bedtime

 

Hablar

Es relativamente fácil plantearse una hoja de ruta para resolver cualquier problema, y si no pueden por sí mismos, consulten, pero no con la almohada, consulten con sus padres, con sus parejas, con sus amigos más cercanos, con sus amigos más lejanos, con sus vecinos,  ¡¡¡¡sean auténticas cotorras!!, y mantengan un contacto social más estrecho. Todo lo que no manifiesten cuando sea de día, será “tenido en cuenta en su contra”, cuando sea de noche, y la noche, siempre te confunde…

Quien canta, su mal espanta

Ejercicio físico

Un truco que yo uso cuando me veo bajita de ánimo es agotarme físicamente. De esta manera, a mi hora habitual de caminata diaria, le sumo una dosis extra de ejercicios en mi máquina de cardio. No, no es una  máquina infernal de esas cíclicas, con mil funciones diferentes, no, es una máquina que permite el movimiento de las piernas y genera el movimiento de torsión del tronco: Energiza todo el cuerpo, hace fluir la sangre y oxigena el cerebro. Me dota de un increíble potencial para encontrar soluciones creativas a problemas que se pensaban irresolubles. Ningún problema es capaz de batir a mi cardio twister. Además de dejarme muy energizada para afrontar el día, el efecto básico es que, al llegar la noche caigo exhausta en la cama. Es imposible que ningún problema se instale en el cuerpo que se ha machacado, durante las horas anteriores, con ejercicio físico.

Mens sana in corpore sano

Lectura nocturna

Si el problema es resistente, les invito a alguna lectura de carácter lento. Ahora, mi escritor preferido para hacerme dormir es Milan Kundera. De adolescente me encantaba, pero, ahora, me parece insufrible, aunque no descarto releerlo en épocas y horas menos estresantes, ya que es mi filósofo/psicólogo preferido. Su estilo lento, minucioso, y su temática profunda son tremendamente agotadores. Otro escritor del que puedo afirmar lo mismo, e incluso de forma aún más acusada, es Albert Camus, cuya temática es tan densa que muchas veces me cuesta seguirle y le cierro por cansino. Estoy abierta a nuevos títulos y autores para engrosar mi repertorio de “libros para dormir”, acepto, gustosa, sugerencias..

mejores-ejercicios-cardio

Síntomas afectivos positivos y negativos

La depresión tiene una característica fundamental denominada “bajo estado de afecto positivo”. Lo que, traducido, quiere decir “tener una baja apetencia o baja tendencia hacia las cosas que proporcionan placer y alegría”. Es decir, que no apetece hacer aquello que puede hacer la vida más agradable, como por ejemplo estar con la gente, reír, hacer chistes, cantar, bailar, comer helados, tener una alta autoestima… todo eso que nos dice que la vida es bella

“Sea lo que sea que diga, dígalo con una sonrisa”

Por eso, en esos días en que el cuerpo dice que está plofffff, y cuando la mente se subyuga a los problemas, y los pospone o se convence de que no podrá con ellos jamás de los jamases, es mejor dedicarse a redoblar las actividades que proporcionan un extra de placer.

Comer chocolate, helados y cosas dulces, leer comics, bailar, hablar con los amigos, y buscar la manera en que tu autoestima se refuerce, son las actividades que hay que redoblar de forma urgente. Y en este último sentido, las redes sociales son un remedio más que eficaz. Colgar una foto y que tus maravillosos amigos de facebook te saquen a flote no tiene precio. A ellos va dirigida mi más sincera gratitud. Hablar con los amigos y hacer brain storming sobre las cosas de la vida, no sólo ayuda a desahogarse, sino que puede plantear claves para la solución de problemas.

38dc5843fce89658d8e6c78b5fa3a41b

Por otro lado, la depresión tiene otra característica, denominada “alto estado de afecto negativo”. Que, en cristiano, quiere decir, una alta apetencia o una alta tendencia hacia los estados anímicos negativos: irritabilidad, mal humor, pesimismo. Esto suele aparecer imbricado en lo anterior: al creer que las cosas no van a resolverse (pesimismo), se aplana la apetencia por las cosas alegres y riiiiiiicaaaasssssss.  Mi opción preferida es creer, decirse (PNL-Programación NeuroLingüística) y practicar aquello de “a Dios rogando, y con el mazo dando” y sencillamente, ponerse manos a la obra.

tareas-pendientes-L-1

Y aquí vuelvo a insistir en la importancia del ejercicio físico. El plantearse una ruta para pasear, caminar, correr, o recorrer en bici, ya orienta mentalmente a la consecución de metas. Te pone en marcha de una manera natural, que luego, conservando esa actitud y añadiendo una buena dosis de voluntad, es fácil trasladar ese ímpetu a la mesa de trabajo.

La abundancia y la generosidad

Los estados depresivos en sí no deben ser tratados con fármacos antidepresivos. El tratamiento farmacológico se prescribe en caso de trastornos muy avanzados, y tiene una eficacia similar a la del placebo. Es por ello, que los trastornos derivados de los afectos deben ser tratados con el suficiente refuerzo social, con dosis extra de ejercicios físicos activantes, que, combinados, ayuden a concentrarse en la búsqueda de las vías más eficaces para resolver aquellos problemas que verdaderamente subyacen a los orígenes de la tristeza

Creo que la pregunta clave a realizar es: ¿qué le falta a tu vida, en este momento?  Esta sencilla y concreta pregunta deberá de ser respondida yendo a la misma esencia del problema, de una forma sincera, precisa y detallada.

El objetivo final es conseguir un estado auténtico de abundancia

Se ha de empezar por conseguir estados simplemente “auténticos“, que no serán, al principio, de abundancia. La abundancia llega tras un proceso de generosidad sin límites (todo vuelve, cuando se da previamente), y tras desarrollar, desplegar y poner en funcionamiento un buen número de habilidades de todo tipo.

authentic product quality label authenticity guaranteed red wax seal stamp

Cuando la generosidad se extiende a aquello que no sólo sobra, sino a aquello que escasea, como por ejemplo el tiempo, entonces cuenta como doble… aunque el recurso tiempo no es como tal un recurso, sino lo que hagas con él (lo mismo que el dinero, que en sí no tiene mucho significado)

En conclusión, cuando la sombra de la tristeza veas asomar, monta una Gozadera en casa, llama a tus amigos, y haz que sea lo suficientemente “activante” como para ponerse en marcha otra vez y comenzar a llevar zapatos más cómodos

La Gozadera

 

La amistad verdadera

Hoy que es Sábado por la mañana, he estado evitando un par de veces ponerme al teclado del ordenador, y al final, ya ves, he sucumbido

Los Sábados por la mañana tienen para mí ya otra connotación. Es el momento en que solía ponerme a escribir, es el momento en que me dedicaba a volcar como un torrente todo lo que, horas atrás, había rellenado en mi mente: rememorando conversaciones, recordando historias, hilando experiencias con análisis de la sociedad en sí… y mil cosas más

635959372604188808-1230108241_DPC-writers-inspiration.jpg

Y aunque sé que dejo en estos momentos cosas prioritarias, no puedo privarme de esto. Y sí, me proporciona placer el poder escribir, aunque piense, muchas veces que no va a ningún sitio, pero caray, ya no sólo es consecuencia de Terminar una Conducta fijada a base de la reiteración y de la rutina, sino porque en verdad es un goce, y no te sabría decir muy bien por qué lo es

Hoy iba a ponerme a escribir sobre la sexualidad y el concepto de la mujer, a raíz de un comentario soez que he recibido: “Ya te probaré”…. Pero esto mejor lo dejo para otro día, pues no quiero entrar en disquisiciones  en esta temática ya que me llevaría tiempo

En contraprestación y para mi bienestar he pensado en otro comentario que es el que te dije yo a ti: “eres lo mejor que hay en mi vida”. Y la verdad es que es así. Es así. Y mira que tengo muchas cosas buenas en mi vida (en esta vida terrenal que Dios nos ha dado). He pensado que para tener cosas buenas en la vida es necesario saber valorar su bondad y la bondad es un término subjetivo, la bondad lo es para cada uno. Y la bondad, mi querido amigo, se determina de un balance entre ingresos y gastos

Todo lo que tengo es verdad que tiene un coste, que es lo que menoscaba, un poco, el nivel de los ingresos. Yendo a cosas que tengo gracias a lo que percibo de otros, externa y gratuitamente, te voy a poner algunos ejemplos de balance positivo:

Ejemplo 1. Cuando leo los artículos de Barbeito, me doy cuenta de que siempre tengo ganancias, salvo cuando habla de necrológicas, por lo que leerle a él tiene un coste. Y entiendo que el dolor existe y bendito sea Dios si alguien con su talento puede hablar de esa forma de un tema tan triste, pero el significado sigue estando allí

Ejemplo 2. Valoro los días de sol, como nadie, y más aún si es en verano, pero esto me obliga a no salir en determinadas horas, ó me obliga a sudar como un cerdo y a perder líquidos

6770402-amazing-sunshine-wallpaper

Ejemplo 3. Valoro a mi gente, aunque por serlo, son míos sus problemas, y también ¡vaya! los problemas que, adicional y nominalmente, me dan…, y esto ya resta la felicidad que pueden ofrecerme

Por eso, cuando te veo, digo que eres lo mejor que hay en mi mundo, porque te veo sin coste. Porque la amistad que me ofreces está libre de problemas y porque no me pides más, aunque sé que, a veces, insistes. Es una relación en la que siempre gano, y la ganancia es toda neta, porque, y a pesar de todo, de tu concepto de lo que una mujer es, sigues respetándome a mí, al menos, como mujer y sobre todo como amiga

frase-la-belleza-de-la-mujer-se-halla-iluminada-por-una-luz-que-nos-lleva-y-convida-a-contemplar-el-alma-socrates-130702

En la cima de nuestro mundo

El-Teide

El Pico más alto de España, el gigante Teide

El problema se les presentó de golpe, frente a frente en forma de guardia de seguridad apostado en el único camino que llevaba a la cima. “Sus pases” les dijo, y fue justamente en ese momento cuando se enteraron de que hacer cumbre era una cuestión limitada sólo a unos pocos. Esos “numerus clausus”, ese derecho o “privilegio a subir” sólo se obtenía con cierta antelación en una oficina situada allá abajo, muy lejos de aquél teleférico, en una oficina administrativa. Sus planes se habían desbaratado en una cuestión de segundos.

La amargura pronto se tornó en curiosidad. En la base del Teide, allí donde te deja el teleférico, habían construido diversos miradores. En uno de ellos se podía distinguir, a lo lejos, otro cráter, mucho más bajito, pero con mayor envergadura. Como dos buenos aventureros, se lanzaron ambos hacia la aventura de ver el cráter por dentro. Al fin y al cabo, era un objetivo que también se podía lograr.

La avidez de aventura es uno de los motores de la rueda del mundo

El mar de lava, que separaba a ambos volcanes, y que había sido generado por las diversas erupciones del Teide, se presentaba como un camino agreste, lleno de casi insalvables obstáculos en  forma de bombas volcánicas. Ambos se sometieron a una disciplinada marcha de obstáculos, donde cada piedra debía ser cuidadosamente subida y cuidadosamente bajada para no dejarse allí la piel.

esquema-teide-y-pico-viejo

El teide y sus compis

 

El calor era sofocante, propio de las fechas estivales y de la hora, que se acercaba al mediodía. Sin embargo, ambos eran aventureros natos y nada ni nadie iba a detenerles en su empeño. Ella, en su pequeño bolso, había metido una camisa vaquera tres tallas más grandes, que conservaba en su armario para salidas por el campo. La puso allí, por si debía usarla al caer la tarde, a modo de chaquetilla cortavientos. Pensó que le vendría bien también para protegerse del Sol, pues  pronto sus rayos, ya empezaban a lamerle la piel que estaba expuesta. Sin embargo, él no llevaba más que el polo de manga corta, de algodón.

A medio camino del mar de aquel infierno de lava, el joven se notó indispuesto. Un golpe de calor y ninguna sombra donde poder refugiarse. Las últimas gotas de agua fueron para aliviar su sed en un intento de que se recuperara por sí mismo.

En sus ojos se dibujó un atisbo de esperanza

La soledad del lugar, la incomunicación, el Sol imparable, le hacían intuir una verdadera pesadilla si él no conseguía sobreponerse. La chica miraba a su alrededor y no veía más que un desierto vacío e inmenso de rocas enormes negras y sin vida. Ni un alma. En los ojos azules de su chico se dibujó un atisbo de esperanza. Quizás había sitio en sus ojos para la rehabilitación. Nada estaba perdido. Todo se reducía a una cuestión de descansar y sacar fuerzas de donde fuera.

9. Teide - Pico Viejo - TF 38

El mar de lava

En medio de aquél mar inhóspito de muerte, el mar de sus ojos venció. Y retomaron, asombrosamente, el camino.

Hicieron la cumbre volcánica del Pico Viejo, el padre del Teide, y volvieron a la base para intentar pasar la noche en el refugio, pues no había posibilidad de bajar en el teleférico, ya que, a esas horas, estaba cerrado. Con las piernas rotas por el esfuerzo, con el hambre que no se manifestaba más que por la debilidad, ella rompió a llorar mientras cargaba toda su ira contra él, que se había erigido como guía. No había caído en la cuenta de que aceptó de forma incondicional el viaje y que aceptó, sin saberlo, su parte de responsabilidad de cualquier consecuencia. Pero hablaban sus músculos doloridos, hablaba el miedo que había pasado, hablaba el hambre inexistente, pero patente en su falta de energía. Se caía de puro cansancio, pero su última gota de energía tenía que ser de lucha, de rabia, de infructuosa e injusta protesta contra aquél a quien más amaba.

 

subida-pico-teide

 

En el refugio encontraron a dos aventureros que compartieron con ellos, en un alarde de generosidad profunda y sincera, su escasísima cena. Era escasísima para dos, y mucho más lo era si se pensaba para cuatro. Se fueron a dormir y en las literas individuales, tapados con una manta, ambos se olvidaron mutuamente y se abandonaron a un sueño profundo y reparador. A las 05:00 a.m. los aventureros de la cena, junto con otros que habían llegado, se dispusieron a hacer la cumbre del Teide. El ruido de las mochilas y de los murmullos de la gente les despertó.  Y una pregunta susurrada al oído “¿quieres subir?”, despertó su curiosidad. Se sentía entera, capaz de caminar, con algo de hambre, que había hecho su aparición, pero de ninguna manera sería lastre de su necesidad y sed de aventura. Se calzó y fue siguiendo la hilera de caminantes del sendero. La frescura del día que no había despertado aún, y el viento que azotaba la montaña, le acabaron de despejar la mente. En el ascenso, las fumarolas de azufre anticipaban ya el cráter.

Una vez allí, en el pico más alto de España, el cráter no era muy distinto que el anterior, menor en extensión, pero había algo diferencial. En una de las laderas del Teide, se habían acumulado las nubes, formando un lecho inmenso de algodón. Todo empezaba a ser iluminado por el nuevo día, y el Sol les regaló el #amanecer más increíble que sus ojos habían visto hasta entonces. En la cima de España, retratados, nítidamente, en ese lecho, en forma de sombras unidas a la del gigante, se desdibujaron todas las penurias del viaje. Todo ese esfuerzo había merecido la pena

marnubes

 

Al César lo que es del César

maxresdefault

Un día de éstos… en algún lugar de éstos.

Compañero, compañero, han salido a la calle!!

¿Quién ha salido? – dijo despacio el comandante Flipi y compañero en jefe

Han venido con la artillería pesada. Han traído, hasta la cabra!!

¿Hasta la cabra, dices? Eso ya son palabras mayores!

Los Febreros siempre fueron locos en este multipaís, multicolor… pues anda que los Marzos, con la llovizna incipiente de la primavera, pues no se quedaban atrás los Abriles, no, con ese olor a azahar que toco lo enardecía…

¿Pero, qué ha pasado, comandante Apretón, a ver cuéntame, camarada?

Este Febrero, en un día cualquiera del que no quiero acordarme, salieron a la calle, dando ostias a diestro y siniestro. Hordas de legionarios al grito de “Viva la España que nos parió”, salieron para imponer una nueva ley. La Ley de la legio séptima romana, de dar al “César lo que es del César”. Vienen cargados de tomos voluminosos de Leyes, de esas que se suelen estudiar en una carrera llamada… Derecho!!

Ay, ay, no me menciones eso. Que si me lo mencionas me entra el sarpullido y empiezo a escuchar pajaritos

Antaño, ¿se acuerda, mi comandante? había unos hombres uniformados que se hacían llamar Policías. Solían ser corpulentos, y bien plantados, no les tosían por miedo a que en uno de esos estornudos contagiosos, les diesen un cabezazo sin querer.

En aquella época en la que la instrucción consistía en un número considerable de horas de gimnasia, por las que los músculos quedaban inflados y vigorizados (y qué músculos!), los Policías hacían gala de un cuerpo escultural. ¡Pobrecitos ellos, cuánta pena, por Dios!

Sus abdominales de acero, trabajados finamente, eran capaces de imponerse a cualquier malhechor (malhecho es un jorobado), y a cualquier dama (por no decir reina… del ajedrez ó del mambo, según!).

Actualmente las pruebas de acceso, – lo sabe, mi comandante – desechan a aquellos que se cultivan mucho. “NO. NO más musculitos” – rezaba la última convocatoria a oposiciones al cuerpo de Policías. A esos que han sufrido en sus carnes, ni catarlos, son bichos raros, escasean cada vez más y están en peligro de extinción. En su lugar, la nueva orden impone lucir michelín, y si es michelón, mucho mejor.

Nada de cuerpos esmerados, noooooooo, que hacer ejercicio, cansa, y los hombres vienen cansados y no valen para el trabajo. Se prefieren así, por aquello de realizar la persecución en igualdad de condiciones, tipos con hueso, grasa y pellejo. Así la igualdad entre maleante y policía será propicia a una captura igualitaria.

No sé si se acordará que en aquella época, los reclutas eran complicados de encontrar. Sólo algunos daban la talla. En la época actual, las condiciones son mejores. Hay mil candidatos, y a cada cual mejor, porque se superan cada vez más en las condiciones para pasar el test con muy buena puntuación y la nota de corte no es nada baja, ehh, no se crea!! Una de las preguntas clave es la de “Nº de horas que ves TV al día”. Los hay recatados, que se cortan un poco en la respuesta, pero la mayoría apuesta por la sinceridad absoluta y ya no hay reparos para confesar la verdad. Y aquí quien no se sepa el nombre del último integrante de GH no pasa.

Pues bien, si es así no podremos con ellos- reflexionaba el camarada comandante. La última delegación de “combatientes por España” aniquilará con creces a los nuestros, camarada Apretón.

Y qué haremos, comandante Flipi?

Pues nada, siempre podemos intentar una salida honrosa. Llama a Descansa.

¿A Descansa? ¿No hay otra manera?

No, No hay otra manera. Llama a Descansa y dile que traiga al bebé

 

El alcalde de Palafolls prohibe la procesión de legionarios porque “son de extrema derecha”

A %d blogueros les gusta esto: