Archivo de la categoría: Mente

Aquellos días de Sol y Sombra

 

Ansiedad y Depresión

Los orígenes de la Depresión casi siempre son exógenos. Se producen por circunstancias ajenas al individuo, estímulos que se denominan “estresores” que existen, y que se generan en el entorno o que se interpretan como tales.

Hay dos formas en que puede actuar el individuo, la primera es poniéndose a la defensiva contra ellos, y reaccionando con una respuesta de Ansiedad, algo así como un “Houston, Houston, tenemos un problema” ; la segunda, y después de que se ha ido muchas veces por la misma senda de la ansiedad y ya se está de retorno, -se está en modo claudicación-, es con una respuesta de Depresión.

houston

El estrés que ocasiona la “presencia de problemas” (estresores), tras su primera manifestación en forma de ansiedad, obliga al individuo a tratar de encontrar, en su repertorio de posibilidades, en su amplio abanico de recursos, una manera para solucionarlo-¡ojo: solucionar el estrés, que no el problema!

Aquí nos encontramos con el principal escollo: ¿habrá recursos? Algunas veces los recursos que se cree que se necesitan son materiales, otras veces, los recursos son afectivos, y otras veces los recursos que se necesitan para solucionar ese estrés son espirituales.

En esta fase es muy importante que el individuo sepa identificar perfectamente cuál es el origen de sus carencias, y vaya directo al problema y no se quede tan sólo en resolver su irritante estado de estrés, ya que, si logra encontrar el origen, las medidas que ponga en práctica serán, con un poco de suerte, eficaces y no tendrá que volver a encontrarse en la misma situación una y otra vez, en una especie de día de la marmota perpetuo.

Conozco a hombres que ante la necesidad de dinero se casaron con una rica heredera (“si necesitas dinero, cásate con él”) , y también conozco a mujeres que hicieron lo mismo, yo lo llamo la solución farmacológica: “para solucionar un problema se buscan otro”, pero, también podrían aplicar, erróneamente, la máxima de “el amor es ciego”

El ciclo del sueño

El estado de ánimo depresivo no es perjudicial en sí mismo. Es perjudicial si perdura. Es perjudicial si el individuo no le pone remedio a aquello que le atormenta y le entristece. Es positivo porque pone un límite a las cosas, un falso “¡hasta aquí hemos llegado!” y digo falso, porque sí, la situación puede empeorar, si no se solucionan los problemas. El estado afectivo deprimido es, tan sólo, la antesala de cuando los problemas lo son “de verdad” y de forma agravada, con una patología más severa denominada Depresión.

La forma en que actúa la depresión es sencilla. Ataca a la base del bienestar del cuerpo: el sueño. Es en el sueño cuando las personas se regeneran, cuando las cosas que están en  la mente vuelven a su sitio (por ejemplo, la memoria se consolida), cuando las hormonas, y los neurotransmisores actúan para que todo recupere su armonía. Es fundamental el descanso nocturno, porque iguala los ciclos del organismo a los ciclos de la naturaleza.

Es tremendamente negativo meterse en la cama con los problemas: el insomnio está garantizado en esta circunstancia. Ése es el principio y una de las claves del mantenimiento y agravamiento de los estados de ánimo depresivos: la modificación de los patrones de sueño.

Man sleeping, bedtime

 

Hablar

Es relativamente fácil plantearse una hoja de ruta para resolver cualquier problema, y si no pueden por sí mismos, consulten, pero no con la almohada, consulten con sus padres, con sus parejas, con sus amigos más cercanos, con sus amigos más lejanos, con sus vecinos,  ¡¡¡¡sean auténticas cotorras!!, y mantengan un contacto social más estrecho. Todo lo que no manifiesten cuando sea de día, será “tenido en cuenta en su contra”, cuando sea de noche, y la noche, siempre te confunde…

Quien canta, su mal espanta

Ejercicio físico

Un truco que yo uso cuando me veo bajita de ánimo es agotarme físicamente. De esta manera, a mi hora habitual de caminata diaria, le sumo una dosis extra de ejercicios en mi máquina de cardio. No, no es una  máquina infernal de esas cíclicas, con mil funciones diferentes, no, es una máquina que permite el movimiento de las piernas y genera el movimiento de torsión del tronco: Energiza todo el cuerpo, hace fluir la sangre y oxigena el cerebro. Me dota de un increíble potencial para encontrar soluciones creativas a problemas que se pensaban irresolubles. Ningún problema es capaz de batir a mi cardio twister. Además de dejarme muy energizada para afrontar el día, el efecto básico es que, al llegar la noche caigo exhausta en la cama. Es imposible que ningún problema se instale en el cuerpo que se ha machacado, durante las horas anteriores, con ejercicio físico.

Mens sana in corpore sano

Lectura nocturna

Si el problema es resistente, les invito a alguna lectura de carácter lento. Ahora, mi escritor preferido para hacerme dormir es Milan Kundera. De adolescente me encantaba, pero, ahora, me parece insufrible, aunque no descarto releerlo en épocas y horas menos estresantes, ya que es mi filósofo/psicólogo preferido. Su estilo lento, minucioso, y su temática profunda son tremendamente agotadores. Otro escritor del que puedo afirmar lo mismo, e incluso de forma aún más acusada, es Albert Camus, cuya temática es tan densa que muchas veces me cuesta seguirle y le cierro por cansino. Estoy abierta a nuevos títulos y autores para engrosar mi repertorio de “libros para dormir”, acepto, gustosa, sugerencias..

mejores-ejercicios-cardio

Síntomas afectivos positivos y negativos

La depresión tiene una característica fundamental denominada “bajo estado de afecto positivo”. Lo que, traducido, quiere decir “tener una baja apetencia o baja tendencia hacia las cosas que proporcionan placer y alegría”. Es decir, que no apetece hacer aquello que puede hacer la vida más agradable, como por ejemplo estar con la gente, reír, hacer chistes, cantar, bailar, comer helados, tener una alta autoestima… todo eso que nos dice que la vida es bella

“Sea lo que sea que diga, dígalo con una sonrisa”

Por eso, en esos días en que el cuerpo dice que está plofffff, y cuando la mente se subyuga a los problemas, y los pospone o se convence de que no podrá con ellos jamás de los jamases, es mejor dedicarse a redoblar las actividades que proporcionan un extra de placer.

Comer chocolate, helados y cosas dulces, leer comics, bailar, hablar con los amigos, y buscar la manera en que tu autoestima se refuerce, son las actividades que hay que redoblar de forma urgente. Y en este último sentido, las redes sociales son un remedio más que eficaz. Colgar una foto y que tus maravillosos amigos de facebook te saquen a flote no tiene precio. A ellos va dirigida mi más sincera gratitud. Hablar con los amigos y hacer brain storming sobre las cosas de la vida, no sólo ayuda a desahogarse, sino que puede plantear claves para la solución de problemas.

38dc5843fce89658d8e6c78b5fa3a41b

Por otro lado, la depresión tiene otra característica, denominada “alto estado de afecto negativo”. Que, en cristiano, quiere decir, una alta apetencia o una alta tendencia hacia los estados anímicos negativos: irritabilidad, mal humor, pesimismo. Esto suele aparecer imbricado en lo anterior: al creer que las cosas no van a resolverse (pesimismo), se aplana la apetencia por las cosas alegres y riiiiiiicaaaasssssss.  Mi opción preferida es creer, decirse (PNL-Programación NeuroLingüística) y practicar aquello de “a Dios rogando, y con el mazo dando” y sencillamente, ponerse manos a la obra.

tareas-pendientes-L-1

Y aquí vuelvo a insistir en la importancia del ejercicio físico. El plantearse una ruta para pasear, caminar, correr, o recorrer en bici, ya orienta mentalmente a la consecución de metas. Te pone en marcha de una manera natural, que luego, conservando esa actitud y añadiendo una buena dosis de voluntad, es fácil trasladar ese ímpetu a la mesa de trabajo.

La abundancia y la generosidad

Los estados depresivos en sí no deben ser tratados con fármacos antidepresivos. El tratamiento farmacológico se prescribe en caso de trastornos muy avanzados, y tiene una eficacia similar a la del placebo. Es por ello, que los trastornos derivados de los afectos deben ser tratados con el suficiente refuerzo social, con dosis extra de ejercicios físicos activantes, que, combinados, ayuden a concentrarse en la búsqueda de las vías más eficaces para resolver aquellos problemas que verdaderamente subyacen a los orígenes de la tristeza

Creo que la pregunta clave a realizar es: ¿qué le falta a tu vida, en este momento?  Esta sencilla y concreta pregunta deberá de ser respondida yendo a la misma esencia del problema, de una forma sincera, precisa y detallada.

El objetivo final es conseguir un estado auténtico de abundancia

Se ha de empezar por conseguir estados simplemente “auténticos“, que no serán, al principio, de abundancia. La abundancia llega tras un proceso de generosidad sin límites (todo vuelve, cuando se da previamente), y tras desarrollar, desplegar y poner en funcionamiento un buen número de habilidades de todo tipo.

authentic product quality label authenticity guaranteed red wax seal stamp

Cuando la generosidad se extiende a aquello que no sólo sobra, sino a aquello que escasea, como por ejemplo el tiempo, entonces cuenta como doble… aunque el recurso tiempo no es como tal un recurso, sino lo que hagas con él (lo mismo que el dinero, que en sí no tiene mucho significado)

En conclusión, cuando la sombra de la tristeza veas asomar, monta una Gozadera en casa, llama a tus amigos, y haz que sea lo suficientemente “activante” como para ponerse en marcha otra vez y comenzar a llevar zapatos más cómodos

La Gozadera

 

La amistad verdadera

Hoy que es Sábado por la mañana, he estado evitando un par de veces ponerme al teclado del ordenador, y al final, ya ves, he sucumbido

Los Sábados por la mañana tienen para mí ya otra connotación. Es el momento en que solía ponerme a escribir, es el momento en que me dedicaba a volcar como un torrente todo lo que, horas atrás, había rellenado en mi mente: rememorando conversaciones, recordando historias, hilando experiencias con análisis de la sociedad en sí… y mil cosas más

635959372604188808-1230108241_DPC-writers-inspiration.jpg

Y aunque sé que dejo en estos momentos cosas prioritarias, no puedo privarme de esto. Y sí, me proporciona placer el poder escribir, aunque piense, muchas veces que no va a ningún sitio, pero caray, ya no sólo es consecuencia de Terminar una Conducta fijada a base de la reiteración y de la rutina, sino porque en verdad es un goce, y no te sabría decir muy bien por qué lo es

Hoy iba a ponerme a escribir sobre la sexualidad y el concepto de la mujer, a raíz de un comentario soez que he recibido: “Ya te probaré”…. Pero esto mejor lo dejo para otro día, pues no quiero entrar en disquisiciones  en esta temática ya que me llevaría tiempo

En contraprestación y para mi bienestar he pensado en otro comentario que es el que te dije yo a ti: “eres lo mejor que hay en mi vida”. Y la verdad es que es así. Es así. Y mira que tengo muchas cosas buenas en mi vida (en esta vida terrenal que Dios nos ha dado). He pensado que para tener cosas buenas en la vida es necesario saber valorar su bondad y la bondad es un término subjetivo, la bondad lo es para cada uno. Y la bondad, mi querido amigo, se determina de un balance entre ingresos y gastos

Todo lo que tengo es verdad que tiene un coste, que es lo que menoscaba, un poco, el nivel de los ingresos. Yendo a cosas que tengo gracias a lo que percibo de otros, externa y gratuitamente, te voy a poner algunos ejemplos de balance positivo:

Ejemplo 1. Cuando leo los artículos de Barbeito, me doy cuenta de que siempre tengo ganancias, salvo cuando habla de necrológicas, por lo que leerle a él tiene un coste. Y entiendo que el dolor existe y bendito sea Dios si alguien con su talento puede hablar de esa forma de un tema tan triste, pero el significado sigue estando allí

Ejemplo 2. Valoro los días de sol, como nadie, y más aún si es en verano, pero esto me obliga a no salir en determinadas horas, ó me obliga a sudar como un cerdo y a perder líquidos

6770402-amazing-sunshine-wallpaper

Ejemplo 3. Valoro a mi gente, aunque por serlo, son míos sus problemas, y también ¡vaya! los problemas que, adicional y nominalmente, me dan…, y esto ya resta la felicidad que pueden ofrecerme

Por eso, cuando te veo, digo que eres lo mejor que hay en mi mundo, porque te veo sin coste. Porque la amistad que me ofreces está libre de problemas y porque no me pides más, aunque sé que, a veces, insistes. Es una relación en la que siempre gano, y la ganancia es toda neta, porque, y a pesar de todo, de tu concepto de lo que una mujer es, sigues respetándome a mí, al menos, como mujer y sobre todo como amiga

frase-la-belleza-de-la-mujer-se-halla-iluminada-por-una-luz-que-nos-lleva-y-convida-a-contemplar-el-alma-socrates-130702

En la cima de nuestro mundo

El-Teide

El Pico más alto de España, el gigante Teide

El problema se les presentó de golpe, frente a frente en forma de guardia de seguridad apostado en el único camino que llevaba a la cima. “Sus pases” les dijo, y fue justamente en ese momento cuando se enteraron de que hacer cumbre era una cuestión limitada sólo a unos pocos. Esos “numerus clausus”, ese derecho o “privilegio a subir” sólo se obtenía con cierta antelación en una oficina situada allá abajo, muy lejos de aquél teleférico, en una oficina administrativa. Sus planes se habían desbaratado en una cuestión de segundos.

La amargura pronto se tornó en curiosidad. En la base del Teide, allí donde te deja el teleférico, habían construido diversos miradores. En uno de ellos se podía distinguir, a lo lejos, otro cráter, mucho más bajito, pero con mayor envergadura. Como dos buenos aventureros, se lanzaron ambos hacia la aventura de ver el cráter por dentro. Al fin y al cabo, era un objetivo que también se podía lograr.

La avidez de aventura es uno de los motores de la rueda del mundo

El mar de lava, que separaba a ambos volcanes, y que había sido generado por las diversas erupciones del Teide, se presentaba como un camino agreste, lleno de casi insalvables obstáculos en  forma de bombas volcánicas. Ambos se sometieron a una disciplinada marcha de obstáculos, donde cada piedra debía ser cuidadosamente subida y cuidadosamente bajada para no dejarse allí la piel.

esquema-teide-y-pico-viejo

El teide y sus compis

 

El calor era sofocante, propio de las fechas estivales y de la hora, que se acercaba al mediodía. Sin embargo, ambos eran aventureros natos y nada ni nadie iba a detenerles en su empeño. Ella, en su pequeño bolso, había metido una camisa vaquera tres tallas más grandes, que conservaba en su armario para salidas por el campo. La puso allí, por si debía usarla al caer la tarde, a modo de chaquetilla cortavientos. Pensó que le vendría bien también para protegerse del Sol, pues  pronto sus rayos, ya empezaban a lamerle la piel que estaba expuesta. Sin embargo, él no llevaba más que el polo de manga corta, de algodón.

A medio camino del mar de aquel infierno de lava, el joven se notó indispuesto. Un golpe de calor y ninguna sombra donde poder refugiarse. Las últimas gotas de agua fueron para aliviar su sed en un intento de que se recuperara por sí mismo.

En sus ojos se dibujó un atisbo de esperanza

La soledad del lugar, la incomunicación, el Sol imparable, le hacían intuir una verdadera pesadilla si él no conseguía sobreponerse. La chica miraba a su alrededor y no veía más que un desierto vacío e inmenso de rocas enormes negras y sin vida. Ni un alma. En los ojos azules de su chico se dibujó un atisbo de esperanza. Quizás había sitio en sus ojos para la rehabilitación. Nada estaba perdido. Todo se reducía a una cuestión de descansar y sacar fuerzas de donde fuera.

9. Teide - Pico Viejo - TF 38

El mar de lava

En medio de aquél mar inhóspito de muerte, el mar de sus ojos venció. Y retomaron, asombrosamente, el camino.

Hicieron la cumbre volcánica del Pico Viejo, el padre del Teide, y volvieron a la base para intentar pasar la noche en el refugio, pues no había posibilidad de bajar en el teleférico, ya que, a esas horas, estaba cerrado. Con las piernas rotas por el esfuerzo, con el hambre que no se manifestaba más que por la debilidad, ella rompió a llorar mientras cargaba toda su ira contra él, que se había erigido como guía. No había caído en la cuenta de que aceptó de forma incondicional el viaje y que aceptó, sin saberlo, su parte de responsabilidad de cualquier consecuencia. Pero hablaban sus músculos doloridos, hablaba el miedo que había pasado, hablaba el hambre inexistente, pero patente en su falta de energía. Se caía de puro cansancio, pero su última gota de energía tenía que ser de lucha, de rabia, de infructuosa e injusta protesta contra aquél a quien más amaba.

 

subida-pico-teide

 

En el refugio encontraron a dos aventureros que compartieron con ellos, en un alarde de generosidad profunda y sincera, su escasísima cena. Era escasísima para dos, y mucho más lo era si se pensaba para cuatro. Se fueron a dormir y en las literas individuales, tapados con una manta, ambos se olvidaron mutuamente y se abandonaron a un sueño profundo y reparador. A las 05:00 a.m. los aventureros de la cena, junto con otros que habían llegado, se dispusieron a hacer la cumbre del Teide. El ruido de las mochilas y de los murmullos de la gente les despertó.  Y una pregunta susurrada al oído “¿quieres subir?”, despertó su curiosidad. Se sentía entera, capaz de caminar, con algo de hambre, que había hecho su aparición, pero de ninguna manera sería lastre de su necesidad y sed de aventura. Se calzó y fue siguiendo la hilera de caminantes del sendero. La frescura del día que no había despertado aún, y el viento que azotaba la montaña, le acabaron de despejar la mente. En el ascenso, las fumarolas de azufre anticipaban ya el cráter.

Una vez allí, en el pico más alto de España, el cráter no era muy distinto que el anterior, menor en extensión, pero había algo diferencial. En una de las laderas del Teide, se habían acumulado las nubes, formando un lecho inmenso de algodón. Todo empezaba a ser iluminado por el nuevo día, y el Sol les regaló el #amanecer más increíble que sus ojos habían visto hasta entonces. En la cima de España, retratados, nítidamente, en ese lecho, en forma de sombras unidas a la del gigante, se desdibujaron todas las penurias del viaje. Todo ese esfuerzo había merecido la pena

marnubes

 

Manifiesto de estabilidad emocional

Este es mi MANIFIESTO de salud emocional, y mi máxima de actuación:

“Me niego rotundamente a embrutecerme, a hacer caso de cuantas cosas (palabras, hechos) quieran envilecer mi alma, como consecuencia de mis reacciones ante ellas”

freedom

Hubo un tiempo en que cualquier insinuación me habría hecho levantarme del asiento para iniciar una sangría, para lanzarme directa a la yugular y conseguir pulverizar a mis adversarios. Cualquier tiempo pasado fue peor

Ahora entiendo que, con cada reacción negativa, mi alma cambia un poquito a peor. Mi humor se amarga, y mis pensamientos se llenan de ira, y de cólera y esto me enferma poco a poco, como si fuera un cáncer en mis emociones

Y he decidido desterrar de mi vida todo aquello que me hace mal. No respondo a insinuaciones soeces, porque embrutecerían mi pensamiento acercándome un poco a aquellos que así las emiten. No respondo a hechos que no afectan a mi integridad. No lo hago porque he decidido que ante cualquier ataque físico es mejor llevar una adecuada protección, y por eso me protejo de todo aquel que quiera herirme de algún modo, y mi protección no se basa en el ataque sino en la prevención

Si yo atacara a quien pretende hacerme daño, machacaría al contrario, lo pulverizaría con la fuerza de la razón, con la fuerza de mi cuerpo, con la fuerza de la palabra, pero, con todo esto, estaría más cerca de quien osara intentarlo, y no quiero parecerme ni lo más mínimo a gente que hace daño… bastante tienen con ser así

 

Pero, ¿qué es lo que les lleva a otros a actuar dañando a sus semejantes, si con esto se vuelven más viles, más miserables?

En primer lugar, muchas personas no relacionan el estado de frustración, de infelicidad, de desequilibrio emocional, con sus propias actuaciones. No tienen esa capacidad de autoanálisis, lo que se conoce como autocrítica, y les echan la culpa a “otros”, y, por otro lado, y esto está en la base del psicoanálisis, se sabe que las personas tienen aversión a la auto-inculpación, por lo que tienen actitudes de evitación, de racionalización, de negación…

vk1tR

En segundo lugar, las creencias que llevan a cometer este tipo de actos, son creencias primarias, y éstas se han hecho ya inconscientes: forman parte de la intimidad del sistema de valores de la persona, son sus “debo, puedo, tengo” más básicos que les obligan a actuar de la forma en que lo hacen. Es decir, la base de las conductas desadaptadas de las personas reside en su sistema de creencias. Éstas, las creencias, son las que “les obligan” a hacer las cosas que hacen

Pero, ¿cómo se sabe si la actuación es adecuada ó no?

Es fácil, el sistema de emociones de la persona es el que da el aviso. Si la actuación deja un estado de bienestar, de emociones positivas, es que es una actuación buena. Si deja un rastro de emociones de ansiedad, es que no ha sido una buena actuación. Y son precisamente esas emociones negativas las que enferman la mente de las personas

Si el sistema de emociones innato no ha sido transformado, como para convertir a la persona en un autómata, frío y sin sentimientos, en un psicópata, es perfectamente válido para determinar la bondad de las actuaciones.

Psychopath-Norman-Bates-631.jpg__800x600_q85_crop

Sin embargo, el sistema de emociones innato también puede transformarse, y la persona, de este modo, puede evitar esas “malas sensaciones” que tiene cuando no hace lo adecuado, lo correcto. En ese caso, surge la psicopatía, porque la persona es capaz de justificar sus malas actuaciones sin tener el más mínimo signo de malestar que le avise de que lo que está haciendo está mal…

“Aléjate de las personas psicópatas, porque, de ellas, cualquier cosa se puede esperar”

Lo primero de todo: vigila tus metas

Se dice que las personas actúan de forma adecuada cuando esas actuaciones están de acuerdo con la meta que se persigue. Si la meta es lícita, y el estado psicológico es adecuado, las metas se consiguen.

Winning-Life-Your-20s

Hay ocasiones en que el estado psicológico no es el adecuado. Es ese estado lo que impide conseguir la meta. En estas ocasiones, son las creencias de la persona las que les llevan a actuar de forma contraria a la meta que se persigue, y como consecuencia se produce un estado de ansiedad y desasosiego. El alma se llena de amargura y soledad por la frustración que conlleva no conseguir aquello que se persigue, y esto puede llevar a que el individuo actúe de forma conflictiva, para sí mismo ó para el entorno

lonely_boy_by_pedrozsa-d33fnup

Es evidente que el caso en que la meta es ilícita, conlleva malas actuaciones para la persona (y para su entorno), por definición. En este caso, es el propio individuo el que conoce cuáles son sus metas, y reconoce de antemano, que son, por sí mismas reprobables, por lo que el estado de ansiedad se produce incluso antes de haber realizado ninguna actuación

 traiccion

Lo segundo: analiza cómo interpretas el entorno

Cada persona es un mundo. El afrontamiento que realizamos las personas ante una misma situación es diferente en cada individuo y depende de las condiciones del entorno.

Por ello, no es lo mismo la interpretación que realiza cada individuo de los datos que recibe, como tampoco lo es la manera en que los capta, lo que denominamos “atención”, ni tampoco es la misma manera en que reacciona, debido a que posee un aprendizaje previo diferente

Y volvemos al sistema de creencias: La interpretación de los acontecimientos del entorno viene dada por el sistema de creencias del individuo. Y en este aspecto, es importante conocer si las creencias están restringidas a un ámbito categórico absoluto, ó a un ámbito relativo.

Pongamos un ejemplo:
El chaval que ha suspendido las mates y se dice a sí mismo: “soy tonto” en lugar de decir “no se me dan tan bien las mates como la filosofía”
Ante la primera creencia poco se puede hacer y a la larga se produce lo que en Psicología se denomina “profecía autocumplida”, y ese alumno no aprobará más esa asignatura.
Sin embargo, ante la segunda creencia, sí se puede tener una actuación que arregle las cosas: “estudiaré más” ó “me esforzaré más”

Otro ejemplo:
El adulto obeso que ante una tarta de chocolate dice “tengo que probarla, tiene una pinta de estar riquísima, no debo, pero no puedo remediarlo” y pone la justificación, “además será sólo un poquito, es que tengo hambre, y me lo he ganado”
El “me lo he ganado” es una creencia absoluta difícil de modificar. Ese adulto siempre será obeso.
Sin embargo, si el sistema de creencias es otro más relativo sí se pueden cambiar las cosas.
“esa tarta tiene buena pinta, pero tiene tanto azúcar y tanta nata que me va a engordar muchísimo. Mejor me como un bombón de chocolate negro, ó un plátano, ó una galleta con el té, pues también tengo sed”
Aquí el sistema de creencias es más flexible y ya presenta una actuación adecuada.

Otro ejemplo:
La niña a la que se le hace bulling es víctima de las creencias absolutas de sus compañeras…
Desde la perspectiva de la niña: es inducida a pensar “soy un bicho raro, nadie me quiere…y por eso, me aislo”, en lugar de pensar “estas niñas parece que se meten conmigo más de la cuenta…voy a comentárselo a mis padres y profesores. Si no hay remedio, haré lo necesario para alejarme de esas niñas, incluso cambiaré de colegio porque no quiero estar con alguien que se comporta de esa manera”
Si esta niña reaccionara con violencia, devolviéndoles lo recibido, pagando con la misma moneda, estaría aprendiendo (por aprendizaje vicario) una mala conducta, aprendería a ser acosadora y podría llegar a acosar en un futuro. Es decir, se habría convertido en lo que son esas niñas que la acosan.

Desde la perspectiva de las niñas que la acosan: “esa niña es una petarda, gordita y fea, y llorona. Además saca buenas notas, es una asquerosa empollona. Se merece que le tratemos con desprecio” En lugar de “esa niña saca mejores notas que nosotras, hay que esforzarse más para superarla…y si no se puede, siempre hay niñas mejores y peores que nosotras”
En el primer caso, la creencia genera malestar entre las acosadoras. Les genera ansiedad y reaccionan acosándola. También genera malestar la propia actuación de denigrar y acosar a la otra niña (las niñas malas se vuelven aún más viles), pero genera malestar hasta que se justifica con un “se lo merece…”, que es justamente cuando las niñas acosadoras se deshumanizan y empiezan a demostrar una patología psicológica

En definitiva, es justamente el sistema de creencias el que provoca la conducta desadaptada y es justamente a través de él como se puede llegar a revertir la situación.

Con “sistema de creencias” también se me ocurre un último ejemplo ilustrativo muy a cuento de la Semana Santa. “La creencia en un Dios bueno que perdona los pecados a quien se arrepiente no es absoluta”. Es decir, no basta con decir “lo siento, he pecado, he hecho mal” y decirlo una vez (al día) y sentirse redimido de toda culpa. El cambio debe ser sincero, sino, flaco favor haría a quien no peca y menudo Dios sería, que tan fácil sería el engañarlo: un Dios que de tan bueno, es tonto,… sería un Dios en el que nadie podría creer.

Cualquier cambio en las creencias debe ser profundo, sino, no es posible el cambio en la conducta.

Y cuanto más rígida quiera ser la razón, más fácil será volver a caer en conductas desadaptadas, mayor será el malestar emocional que acarreen, y peores serán las consecuencias percibidas, lo que conllevará a un endurecimiento/recrudecimiento en la interpretación de los hechos, y lo que vuelve a implicar una mayor probabilidad de cometer conductas desadaptadas… etc, esto nos adentra en un círculo vicioso del que sólo se puede salir manteniendo unas posiciones flexibles en nuestro modo de pensar

hard_head

Sé agua…

En definitiva, la flexibilidad de nuestro sistema de creencias ha de ir encaminada no a la muda de un valor por otro, sino a una relativización de la forma en que interpretamos los acontecimientos que nos suceden para poder así actuar de forma adecuada a nuestros intereses, que no son otros que los de mantener un estado de bienestar emocional, y por ende, ser felices

Por eso, aquella máxima de Bruce Lee, que ya fue sacada de los libros de filosofía más antiguos es perfectamente válida

“Sé como el agua, amigo mío, sé como el agua: que los acontecimientos fluyan por ti superficialmente”

MP900444180

Y por otro lado, el modo de actuación debe ir encaminado a la eficacia en los hechos, a propiciar el cambio de un sistema de creencias rígido, a un sistema que permita una interpretación más adecuada y flexible de los acontecimientos. Es decir, interpretar el hecho y no interpretar (descalificando) a las personas

“Actúa sobre los hechos para cambiar las situaciones de la vida, no actúes juzgando a las personas. La descalificación no es válida, salvo si es resultado de un análisis clínico… y hay pocos doctores de la vida”

HealthyMind 2

Todos estos conceptos, que son tan cotidianos, tan cercanos, tan del día a día, que han sido analizados y descritos desde tiempos muy antiguos, son los que se recogen en las técnicas de Terapia Racional-Emocional-Conductual (TREC), que allá por mediados del s. XX, un tal Albert Ellis desarrolló. Son técnicas encaminadas al cambio en el sistema de creencias de las personas que caen una y otra vez en conductas desadaptadas y que poseen un alto grado de ansiedad y escaso equilibrio emocional, pero esto es otra larga historia… que ya me está apasionando estudiar 😀 !

La envidia es la religión de los mediocres

envidia_by_olmophotography

Decía Dalí que las personas buscamos a otras para convertirnos, un poco, en meras copias. La verdad es que tiene razón, en parte. Es poco abundante la genialidad de lo auténtico. La explotación del talento natural de las personas ha perdido cierto interés para las fuerzas económicas, que prefieren meros soldados que puedan mover la pesada maquinaria de la sociedad de consumo, fieles servidores que cumplan las instrucciones de unos pocos, personas obedientes y con “escasas, pero suficientes” luces como para que se conformen con una vida rutinaria sin que hagan demasiadas preguntas.

Mediocres por conveniencia?

La sociedad de la mediocridad es un invento totalmente calculado que propicia hábitos de consumo homogéneos, estándares, maravillosamente estables como para complacer el ritmo de producción en masa, ése que ofrece los mayores y más cuantiosos beneficios.
Porque, reconozcámoslo, ¿qué sería de las multinacionales si cada consumidor fuese un mundo? Si cada individuo exigiera su individualidad en su consumo, impusiera sus preferencias únicas en su modo de demandar bienes “de consumo” al mercado? Se acabaría el chollo del mass-consumer, y pasaríamos a una venta más de nicho, y ya ni siquiera de nicho, sino de individuo único y particular, impensable esto último, tremendamente “inconveniente” para las grandes fuerzas del mercado
Y esta estrategia, pasa por la creación de homogeneidad. Pasa por la conversión en tabla rasa de las pequeñas peculiaridades de los individuos, empezando cuando son jóvenes y terminando cuando son ancianos cuando se les lleva, en masa a su hacinamiento en centros residenciales
Sin embargo, esta es un arma de doble filo.
La creación de sociedades mediocres lleva consigo la muerte de la creatividad de las personas y quieran que no, estas mismas personas son las que mueven, nuevamente, la economía, desde sus puestos de trabajo
En una sociedad hiper-dinámica, que también se ha adiestrado, a base del bombardeo de nuevos productos que fomentan el consumo (la novedad siempre es un buen aliciente para el fomento del consumo), los trabajadores de estas empresas están obligados a usar la creatividad para la creación de nuevos productos que vayan al mercado. Y, ¿qué esperan, si han creado una sociedad de mediocres?

Dos etapas: aprendizaje y desarrollo de la individualidad

Volviendo al concepto que tenía Dalí sobre las personas. Dalí confundió el proceso de aprendizaje con el proceso de desarrollo de la individualidad. El aprendizaje se realiza siempre basándonos en unos referentes

Sólo se aprende lo que ya está inventado…

Todos tenemos referentes en la vida: unos padres, unos profesores, unos compañeros de trabajo… ellos muestran una “forma de hacer las cosas” que marca, deja huella y luego el individuo trata de diferenciarse superando lo visto, ó simplemente, haciendo las cosas “a su manera
Una vez superado el proceso de aprendizaje, empieza la etapa de desarrollo de la individualidad: aquello que nos distingue del resto de las personas ha de aflorar, y si no aflora, por los motivos que sean, esa persona se convierte en un mediocre

La mediocridad siempre se esconde en los facsímiles

Los mediocres se conforman con copiar aquello que han aprendido, son meras copias, no producen ninguna mejora, no crean nada nuevo
Es en este punto donde se diferencian las personas, donde sacan lo que son, ó lo que están acostumbrados a ser (porque algunos han sido así adiestrados, adocenados, intelectualmente aplanados): algunos cambian a mejor, potenciando sus talentos, otros no

tumblr_lxnralqDdm1qc1ago

Los que no cambian a mejor y son meras copias observan cómo unos pocos se diferencian de ellos en esa creatividad y establecen diferencias que ya no son sólo de grado, sino de cualidad. Por ello, y porque las comparaciones son odiosas, empiezan a generarse en ellos sentimientos de desigualdad y de injusticia. Surge la envidia

La envidia

La envidia es uno de esos males del alma que más daña al ser humano. Lo convierte en un ser envilecido, que no está a gusto dentro de su propia piel, porque la referencia con la que se mide la tiene fuera de sí mismo y en un punto tan elevado que ya le es difícil alcanzar.
La envidia es un sentimiento que pudre las entrañas, que impide el cambio, que paraliza la trayectoria de logros y de crecimiento del individuo: perciben la meta está tan alejada, que dejan de esforzarse porque es misión imposible alcanzarla
Por ello, es fácil distinguir a la persona que sufre de este mal. Sólo es necesario poner el oído y pararse a escuchar lo que dice la gente: si hablan de sí mismos, de sus logros, de sus proyectos futuros, son personas enfocadas en hacer algo por sí mismas, ó si hablan de “otros”, son personas que han dejado de crecer y empiezan a otear lo que hacen otros porque no hay más noticias que dar que ésas. Esta es la prueba de que existen dos caminos y dos tipos de personas

Sólo los mediocres envidian, porque ellos nunca serán objeto de ninguna envidia

La envidia surge de la incapacidad para imitar, bien por falta de recursos, bien por falta de espíritu, de coraje, de fuerzas para seguir esforzándose.

meregusta-el-mediocre-critica-pero-no-se-atreve-juzga-pero-n-0-807024_previa

Todo el mundo imita…es el proceso natural de aprendizaje, todo el mundo imita e intenta copiar a quien puede, pero a quien no puede, le envidia. Se puede decir que la envidia es consecuencia de una frustración mal asumida

Es una cuestión de personalidad?

Por otro lado, y esta ya es una cuestión de cómo afrontan los retos las personas, es decir, es una cuestión de personalidad y de cómo nuestros genes han sido recombinados para ser quienes somos, hay varios tipos de personas, de ellas las de mayor interés son: las que toman el camino del logro, cuyo máximo interés es el que ir labrando camino, y la gente que busca la aprobación a toda costa, ya sea por méritos propios (es decir, porque se lo ganan a pulso), ó ya sea por un intento infructuoso de restar méritos al contrario.

La estrategia de restar méritos al contrario es propia de la gente envidiosa. Sin embargo, es baldío el esfuerzo: ellos son los primeros en hacer propaganda de su objetivo de envidia… “háblese de mí, aunque sea mal”, y no se dan cuenta de que los méritos estarán siempre ahí, por muchos que sean los bulos que se intenten inventar.
tumblr_mcezieSEXg1rt9jdlo1_500
Es una cuestión de toxicidad
La del envidioso es una estrategia que lo único que consigue es relanzar a su máximo “enemigo”, mientras que les convierten en personas chismosas, que hablan mal de otras personas. De los chismosos hay que escapar porque quién sabe lo que dirán de nosotros al no estar presentes…

Ruinosa vida, la de los envidiosos. Ay! tener vida para sufrirla…¡qué desperdicio! Estos desencantados de la vida, se alegran de las desgracias ajenas en lugar de arreglar las suyas propias. Son tan pobres, que por no tener, no tienen ni dos dedos de frente… se convierten en necios, pero por voluntad propia

Y de la gente envidiosa hay que huir porque son tóxicas, sufren, y transmiten sensaciones de ansiedad. Destilan infelicidad al no estar conformes consigo mismos. Su reacción de malestar se reduce al poner la cabeza, de quien las escucha, como un “bombo” ya que han renunciado a cualquier tipo de mejora en sus propias personas y se conforman con del desquite verbal de una realidad inventada

La felicidad es otra cosa

La felicidad se esconde en los silencios de la gente de bien

Hay que dar gracias a Dios cuando te rodeas de personas que han encontrado su propio camino, que son auténticas, que miran hacia su propio caminar y que no están a la espera y al acecho, sino siempre en proceso de mejora. Ésas son un buen referente a quien mirar, son una buena referencia a quien imitar porque lo único que enseñan es el camino de la autoperfección

A %d blogueros les gusta esto: