Archivo de la categoría: Sociedad

La amistad verdadera

Hoy que es Sábado por la mañana, he estado evitando un par de veces ponerme al teclado del ordenador, y al final, ya ves, he sucumbido

Los Sábados por la mañana tienen para mí ya otra connotación. Es el momento en que solía ponerme a escribir, es el momento en que me dedicaba a volcar como un torrente todo lo que, horas atrás, había rellenado en mi mente: rememorando conversaciones, recordando historias, hilando experiencias con análisis de la sociedad en sí… y mil cosas más

635959372604188808-1230108241_DPC-writers-inspiration.jpg

Y aunque sé que dejo en estos momentos cosas prioritarias, no puedo privarme de esto. Y sí, me proporciona placer el poder escribir, aunque piense, muchas veces que no va a ningún sitio, pero caray, ya no sólo es consecuencia de Terminar una Conducta fijada a base de la reiteración y de la rutina, sino porque en verdad es un goce, y no te sabría decir muy bien por qué lo es

Hoy iba a ponerme a escribir sobre la sexualidad y el concepto de la mujer, a raíz de un comentario soez que he recibido: “Ya te probaré”…. Pero esto mejor lo dejo para otro día, pues no quiero entrar en disquisiciones  en esta temática ya que me llevaría tiempo

En contraprestación y para mi bienestar he pensado en otro comentario que es el que te dije yo a ti: “eres lo mejor que hay en mi vida”. Y la verdad es que es así. Es así. Y mira que tengo muchas cosas buenas en mi vida (en esta vida terrenal que Dios nos ha dado). He pensado que para tener cosas buenas en la vida es necesario saber valorar su bondad y la bondad es un término subjetivo, la bondad lo es para cada uno. Y la bondad, mi querido amigo, se determina de un balance entre ingresos y gastos

Todo lo que tengo es verdad que tiene un coste, que es lo que menoscaba, un poco, el nivel de los ingresos. Yendo a cosas que tengo gracias a lo que percibo de otros, externa y gratuitamente, te voy a poner algunos ejemplos de balance positivo:

Ejemplo 1. Cuando leo los artículos de Barbeito, me doy cuenta de que siempre tengo ganancias, salvo cuando habla de necrológicas, por lo que leerle a él tiene un coste. Y entiendo que el dolor existe y bendito sea Dios si alguien con su talento puede hablar de esa forma de un tema tan triste, pero el significado sigue estando allí

Ejemplo 2. Valoro los días de sol, como nadie, y más aún si es en verano, pero esto me obliga a no salir en determinadas horas, ó me obliga a sudar como un cerdo y a perder líquidos

6770402-amazing-sunshine-wallpaper

Ejemplo 3. Valoro a mi gente, aunque por serlo, son míos sus problemas, y también ¡vaya! los problemas que, adicional y nominalmente, me dan…, y esto ya resta la felicidad que pueden ofrecerme

Por eso, cuando te veo, digo que eres lo mejor que hay en mi mundo, porque te veo sin coste. Porque la amistad que me ofreces está libre de problemas y porque no me pides más, aunque sé que, a veces, insistes. Es una relación en la que siempre gano, y la ganancia es toda neta, porque, y a pesar de todo, de tu concepto de lo que una mujer es, sigues respetándome a mí, al menos, como mujer y sobre todo como amiga

frase-la-belleza-de-la-mujer-se-halla-iluminada-por-una-luz-que-nos-lleva-y-convida-a-contemplar-el-alma-socrates-130702

Al César lo que es del César

maxresdefault

Un día de éstos… en algún lugar de éstos.

Compañero, compañero, han salido a la calle!!

¿Quién ha salido? – dijo despacio el comandante Flipi y compañero en jefe

Han venido con la artillería pesada. Han traído, hasta la cabra!!

¿Hasta la cabra, dices? Eso ya son palabras mayores!

Los Febreros siempre fueron locos en este multipaís, multicolor… pues anda que los Marzos, con la llovizna incipiente de la primavera, pues no se quedaban atrás los Abriles, no, con ese olor a azahar que toco lo enardecía…

¿Pero, qué ha pasado, comandante Apretón, a ver cuéntame, camarada?

Este Febrero, en un día cualquiera del que no quiero acordarme, salieron a la calle, dando ostias a diestro y siniestro. Hordas de legionarios al grito de “Viva la España que nos parió”, salieron para imponer una nueva ley. La Ley de la legio séptima romana, de dar al “César lo que es del César”. Vienen cargados de tomos voluminosos de Leyes, de esas que se suelen estudiar en una carrera llamada… Derecho!!

Ay, ay, no me menciones eso. Que si me lo mencionas me entra el sarpullido y empiezo a escuchar pajaritos

Antaño, ¿se acuerda, mi comandante? había unos hombres uniformados que se hacían llamar Policías. Solían ser corpulentos, y bien plantados, no les tosían por miedo a que en uno de esos estornudos contagiosos, les diesen un cabezazo sin querer.

En aquella época en la que la instrucción consistía en un número considerable de horas de gimnasia, por las que los músculos quedaban inflados y vigorizados (y qué músculos!), los Policías hacían gala de un cuerpo escultural. ¡Pobrecitos ellos, cuánta pena, por Dios!

Sus abdominales de acero, trabajados finamente, eran capaces de imponerse a cualquier malhechor (malhecho es un jorobado), y a cualquier dama (por no decir reina… del ajedrez ó del mambo, según!).

Actualmente las pruebas de acceso, – lo sabe, mi comandante – desechan a aquellos que se cultivan mucho. “NO. NO más musculitos” – rezaba la última convocatoria a oposiciones al cuerpo de Policías. A esos que han sufrido en sus carnes, ni catarlos, son bichos raros, escasean cada vez más y están en peligro de extinción. En su lugar, la nueva orden impone lucir michelín, y si es michelón, mucho mejor.

Nada de cuerpos esmerados, noooooooo, que hacer ejercicio, cansa, y los hombres vienen cansados y no valen para el trabajo. Se prefieren así, por aquello de realizar la persecución en igualdad de condiciones, tipos con hueso, grasa y pellejo. Así la igualdad entre maleante y policía será propicia a una captura igualitaria.

No sé si se acordará que en aquella época, los reclutas eran complicados de encontrar. Sólo algunos daban la talla. En la época actual, las condiciones son mejores. Hay mil candidatos, y a cada cual mejor, porque se superan cada vez más en las condiciones para pasar el test con muy buena puntuación y la nota de corte no es nada baja, ehh, no se crea!! Una de las preguntas clave es la de “Nº de horas que ves TV al día”. Los hay recatados, que se cortan un poco en la respuesta, pero la mayoría apuesta por la sinceridad absoluta y ya no hay reparos para confesar la verdad. Y aquí quien no se sepa el nombre del último integrante de GH no pasa.

Pues bien, si es así no podremos con ellos- reflexionaba el camarada comandante. La última delegación de “combatientes por España” aniquilará con creces a los nuestros, camarada Apretón.

Y qué haremos, comandante Flipi?

Pues nada, siempre podemos intentar una salida honrosa. Llama a Descansa.

¿A Descansa? ¿No hay otra manera?

No, No hay otra manera. Llama a Descansa y dile que traiga al bebé

 

El alcalde de Palafolls prohibe la procesión de legionarios porque “son de extrema derecha”

por ellas… por TODOS

iStock_000008858877Medium

Cada vez que las miro a ellas encuentro nuevos argumentos de peso para promover el cambio de mi entorno

Es asombrosa la naturaleza. Pone a nuestro alcance una serie de experiencias vitales que nos permiten conocerla un poco mejor. Conocer es un medio de vivir la vida en plenitud. El conocimiento, cuando es auténtico, permite comprender el funcionamiento natural de las cosas, de nuestro entorno y de nuestros semejantes. Muchos se han empeñado en modificar esos “conceptos” naturales de la verdad de cómo funcionan las cosas. La manipulación para el control del comportamiento humano es una práctica habitual y corriente en nuestros días

No voy a entrar en el fondo sobre los intereses que mueven a determinadas personas, en los estamentos del poder, por los cuales éstas se aplican disciplinadamente en lograr crear una realidad diferente al que, por naturaleza, tenemos derecho. Sin embargo, sí que quiero emplear estos minutos en una reflexión para poner un poco de luz en aquellos que, tras el proceso de lobotomía, han modificado su modo natural de pensar y lo han orientado hacia aquello que es “conveniente” pensar y hacer (aquellos que se han “adaptado” a esa manipulación)

Decía Darwin, con mucho sentido, que en un entorno natural, los “animales” que más se adaptan a las Leyes de la Naturaleza son los que sobreviven

En nuestro caso, podríamos afirmar, que “los animales que más se adaptan a las Leyes del Hombre son los que sobreviven”. Quizás sea por este primer motivo por el que muchas personas sencillamente se adaptan y acatan las normas marcadas por la sociedad, normas HUMANAS, normas que se deciden en pro de los intereses del “poder”

El segundo motivo por el que ciertas normas humanas son aceptadas, es el hecho de que incluso en un ámbito más local, más micro, en un entorno más próximo, los ámbitos de poder también existen. Cuántas veces se nos ha chantajeado emocionalmente, cuántas veces nos hemos sometido a una manipulación encubierta. Es una práctica habitual, cotidiana y por ello se acepta sin lugar a debate…en la mayoría de las ocasiones, pero no en todas

Sin embargo, nuestra naturaleza no es únicamente animal, sino tenemos la gran ventaja de ser seres humanos y si bien unos pueden definir con “normas humanas” un “nuevo orden en el funcionamiento social”, otros somos libres de poder seguir ó no dichas normas. Somos humanos: tenemos la capacidad de analizar, razonar, rebatir, negociar, anular, abolir, y al fin CAMBIAR y REHACER dichas normas

 

Soy idealista y NO ESTOY DE ACUERDO, con un modo de comportamiento pasivo. Pienso, que hay otros modos para la conviviencia ó quizás confío en NUESTRAS sobradas capacidades para poder reinventar nuestra historia

Centrándonos en el objetivo de este post, es necesario tener en mente que todo lo establecido está abierto al cambio. Por ello, en este día señalado, me gustaría centrar mi atención en la mujer

Es asombrosa la diferencia que existe entre el papel del sexo femenino en el ámbito natural de los animales y en el ámbito de los seres humanos. Mientras que en un entorno natural, la hembra posee un papel predominante: es la encargada de realizar la selección natural del macho, es la encargada de la procreación y mantenimiento de la prole, y de la caza en muchas ocasiones; en un ámbito humano, la mujer se ha tenido que ganar a pulso “un espacio” dentro de la sociedad. Y es un espacio que sigue estando relegado a las normas de una sociedad masculina. Ya estemos en el tercer mundo ó en el mundo occidental más avanzado, el papel de la mujer sigue siendo el del sexo débil

Lo cierto es que esta denominación ya es significativa. ¿Por qué es débil el sexo de ellas? ¿por qué se afirma en negativo, y no en positivo? ¿es que es un “problema” que nosotras tenemos? ¿por qué no darle la vuelta y poder afirmar que el sexo masculino es el sexo del abuso?

En un mundo-humano, en el que la fuerza bruta debería contar menos, puesto que estamos sometidos a las fuerzas del razonamiento, se han empleado éstas, precisamente, para sobreponderar la fuerza física y así conseguir una posición de privilegio, por parte del sexo “fuerte”. Esto, considerado en el mundo animal, podría estar justificado, pero en el mundo de los racionales no lo está

Pues bien, esta prevalencia de la fuerza física sobre la racional no ocurre ni tan siquiera en el mundo animal, pero sí ocurre en el mundo racional. Los animales poseen unos roles de género, establecidos por una Ley Natural que ninguno de ellos tiene la capacidad de modificar y que todos ellos respetan. Las hembras tienen sus funciones y los machos las suyas. Ningún macho impone sus intereses y sus roles de macho a ninguna hembra basándose ni en el abuso de su poder físico, ni en la utilización de ninguna otra opción

En el mundo racional, estas leyes naturales han cambiado. Las funciones naturales de los hombres y de las mujeres han ido desapareciendo poco a poco. Quizás es que nunca existió una distinción entre las funciones racionales, (pero sí en las funciones físicas y emocionales, evidentemente) y se nos hizo libres e iguales en este aspecto más intelectual. Las funciones de las mujeres van mucho más allá de las relacionadas con la procreación y el mantenimiento de la especie. Y es en esas funciones que “van más allá”, donde se ha limitado su capacidad funcional con normas que acotan su ámbito de actuación natural

Alguien, de algún modo, en algún momento, cambió las leyes naturales que gobiernan el mundo de los humanos, de tal forma que permitió la generación de “clases sociales”, definidas según la raza, el género, ó la edad. La “clasificación de los humanos” es un arma peligrosa, porque implica una reasignación de roles sociales, que podría y puede llegar a ser no-natural. Esos roles sociales están sujetos a normas de conveniencia (¡qué horrible palabra!)

Pero lo que quería escribir en este post es que, la naturaleza sigue siendo rebelde y nos impone ante nuestros ojos su ley natural de la manera más sencilla, más impactante, y más evidente: Nos hace tener hijos

Cuando vemos crecer a un pequeño, en él apreciamos que permanecen intactas las leyes que la Naturaleza ha establecido para nosotros. De esta manera, entre los pequeños no hacemos ninguna distinción por género en los años iniciales. No, al menos, en culturas “civilizadas”…aunque haya culturas en las que los intereses económicos obliguen a ello. A ambos les corresponden las mismas horas de sueño, de alimento, de mimos y de juego. Ellos son los que escogen sus actividades de ocio de manera acorde con sus gustos personales, son ellos quienes las eligen, pero ambos están sometidos a las mismas obligaciones y ambos poseen los mismos derechos

De pequeños jugamos con total libertad y naturalidad con otros niños. Somos todos iguales, reímos, corremos, saltamos, hablamos, gritamos, compartimos, nos enfadamos, nos reconciliamos como si todos formásemos parte de un todo en el que todos tenemos la misma posición ó importancia relativa.

Habrá algunos mejor vestidos, mejor peinados, mejor duchados, mejor calzados, mejor alimentados, pero a la hora del recreo todos salen a jugar de la misma manera y se miran y se cuentan cosas de la misma forma, sin divisiones, y sin distinciones aparentes. Simplemente, estos bajitos son seres sabios, nacen con la sabiduría que les ha sido otorgada de forma natural. Conocen la importancia de compartir y saben discriminar lo que es importante de lo que no lo es

En algún momento del crecimiento del niño, esto cambia. Esto se lo cambiamos nosotros: las normas no están escritas en ningún sitio, se transmiten sin papel, con los modos de comportamiento, con los razonamientos que escuchan a los padres, con lo que ven y perciben en su entorno

Cuando miro a mis sobrinas y las observo con detenimiento, veo en ellas algo que me gustaría que conservaran siempre: SU LIBERTAD

¿cómo poder decirlas que ese aspecto que las caracteriza, va a cambiar? ¿cómo poder mirarlas a los ojos y decirlas que posiblemente, en el futuro se encontrarán con una sociedad en la que no serán vistas más que como un objeto y que estarán sujetas a normas masculinas?

Ellas crecerán y sin duda encontrarán a padres de otras niñas que intentarán utilizarlas

¿qué tipo de sociedad estamos creando para nuestras hijas?

¿en qué momento el niño-varón cambia y empieza a mirar a las niñas como seres inferiores?

¿qué tipo de responsabilidad tenemos nosotros como padres y madres, abuelos y abuelas, tíos y tías al permitir que esas normas, creadas por el hombre, sean asumidas y aceptadas, sin más, por nosotros mismos y luego por esos niños cuando sean adultos?

¿cómo es posible que algunos padres estén comportándose así con las mujeres, ésas que antaño, fueron niñas y que jugaron codo con codo con ellos, cuando niños, que se mancharon la ropa con las piruletas que compartieron, que jugaron al pilla pilla con ellos y que corrían incluso más deprisa?

Yo a esos hombres que contemplan y comparten esas normas humanas “convenientes” quisiera pedirles que mirasen a los ojos a sus niñas (a sus propias hijas) y que las dijeran despacito qué se espera de ellas cuando se hagan mayores

Quisiera que mirasen a los ojos a sus madres para explicarles perfectamente el tipo de comportamiento que tienen con otras mujeres/madres como la suya, esa que cuidó de ellos cuando niños, y que aquello que las hacen aprender/asumir será la enseñanza que deberán trasmitirles a sus hijos/as

Quisiera que fueran capaces de explicar perfectamente en qué beneficia a la sociedad, en su conjunto, unas normas que son discriminatorias para un colectivo tan importante como el de la mujer. O si, por el contrario, dichas normas sólo benefician a los pocos que están en el poder y que quieren perpetuarse en él, a costa de una sociedad sometida a unas normas ficticias creadas para su propio provecho

Quisiera que me explicaran claramente a qué nos lleva un comportamiento como éste: unas normas como las que nos gobiernan, porque no será a ningún otro sitio más que a la degeneración de esa sociedad a la que quieren someter…y que me expliquen claramente para qué alguien quisiera ser el “dueño, amo ó señor” de una sociedad degenerada y enferma

Y ahora, quisiera que explicaran perfectamente esa obsesión por crear días especiales en pro de las mujeres “afectadas”, y que padecen una enfermedad, alguna “dolencia” como puede ser el cáncer que es multifactorial, que es debido a factores genéticos, ambientales, nutricionales y de modo de vida, ese mismo modo de vida que muchos de aquellos que se ponen un lacito rosa en la solapa, se empeñan en mantener, a base de humillaciones hacia la mujer

En un día especial como éste, que es el día del cáncer de mama, he visto muchísimas señales que indican la solidaridad con las mujeres “afectadas”. No basta con la solidaridad en un día señalado. La solidaridad se manifiesta con el cambio diario, la solidaridad es una actitud del día a día. Muchas personas piensan que por contribuir con un donativo en 1 día de los 365 días del año, que por el mero hecho de rascarse el bolsillo en ESE DIA, ya han cumplido con su responsabilidad

La responsabilidad debe trascender a todos los días del año y debe extenderse no sólo a las mujeres que padecen una enfermedad sino a todas las mujeres. Por ellas, por el colectivo más castigado y “afectado” de todos los tiempos debemos luchar día a día

Debemos esforzarnos en la lucha…

  • Para encontrar un lugar igualitario dentro de una sociedad gobernada por normas humanas machistas en su conjunto
  • Para no tener que reconvertir nuestro comportamiento en un comportamiento errático, y promiscuo, simulando los roles de los machos para conseguir ser consideradas “como iguales”
  • Para que, sencillamente, recuperemos las normas naturales que nos gobiernan, al igual que otras especies han conseguido mantenerlas

Y debemos esforzarnos día a día, modificando las pautas de comportamiento establecidas por el peso del paso del tiempo. Las armas son la educación familiar de nuestros hijos, de nuestros pequeños. El objetivo es conseguir dejarles como herencia el mundo que realmente queremos para ellos, y no el mundo que nos intentan vender.

La desenfrenada aventura de Pepe Bombín

Aquella mañana Pepe Bombín caminaba feliz de la vida por uno de los rincones del barrio húmedo. Era una mañana fría de Enero y se dirigía a su habitual encuentro con los compañeros de fatigas, de alegrías y de esperas del partido.

Mientras caminaba pensaba en la belleza de un mundo sin guerras, donde no existiera ningún ser humano que pasara hambre. Había visto muchos impactantes documentales de negritos del África, y tenía grabada en la memoria varios fragmentos que había visto en youtube de líderes pacifistas, Mahatma Gandhi, Malcom X, Luther King, que habían luchado por los derechos de los más necesitados, por los discriminados, por aquellos que eran pobres, por los derechos de SU gente

Había buscado esos libros en internet y San Google y su impresora habían hecho el resto. Ahora los llevaba cálidamente debajo del brazo, en aquella mañana fría del país

Admiraba profundamente a esos hombres, tanto como para querer “hacer algo”, algo que trascendiera su aburrida vida de hombre de provincias de tercera

Por un momento pensó, “no puede haber desigualdades en el mundo” “yo quiero que el mundo sea igual para todos” “hay que cambiar el mundo, yo quiero cambiar el mundo!”

Estando pensando en esto, se encontró con un charco y helado como estaba, empezó a patinar sobre él… el barrio húmedo es lo que tiene… Patinó, primero con el pie derecho y luego con el izquierdo, los libros que llevaba debajo del brazo salieron disparados hacia el cielo, movía los brazos como un autómata, pero todo esfuerzo era inútil ya que aceleraba con cada curva que cogía. Pronto le cogió el tranquillo y sus pies se acomodaron a la suave y deslizante plataforma y empezó a pensar que ésa era una buena forma de transporte. Empezó a patinar con soltura, y desenfreno, incluso disfrutaba porque tenía una gran sonrisa en la cara en el mismo momento en que ocurrió. Y ocurrió que se encontró con una pequeña chinita en el zapato, y que como le picaba el pie fue a rascárselo, y al agacharse le entró la risa porque veía todo al revés y estando en esa postura fue tal el costalazo que se dio que quedó tendido panza arriba viendo las nubes pasar

Estando en ese estado de semi-inconsciencia, y con la sonrisa boba en la boca, sentía que podía flotar, es más, que estaba ya en el aire, y que se veía como Coco en Barrio Sésamo. Pero como su personaje preferido era el reportero Gustavo, esa rana verde de la que estaba enamoradísima Peggy, pensó, que más que un monstruo peludo había decidido ser el que dirigiera el cotarro en el Barrio, y como le pareció poco, decidió que sería el jefe del municipio, y como aún le pareció escaso, lo sería de la provincia, y como por pensar no se pierde nada, y menos aún cuando se está en pleno vuelo, pensó que lo que quería era ser el jefe de la comunidad, y como tenía cierta ambición, que no consciencia, se dijo a sí mismo “¿por qué no?, ¡¡¡voy a ser el dirigente de la nación!!!!!

Y como seguía viajando por el espacio de las nubes se tropezó con una avutarda, y ésta le dijo, adivinando sus intenciones, y viendo peligrar su descendencia  “para hacer cambios hay que romper huevos” y él le respondió, “de eso no te preocupes, paloma, si es preciso, yo mismo partiré las pelotas a todos los españoles habidos y por haber

Y de hecho, así lo hizo, pero esa es ya otra larga historia

Lo esperable

Al fin ha llegado el cambio tan esperado, pero no se esperen que vaya a ser un cambio notable a corto plazo. Hay que esperar, hay que observar y hay que seguir trabajando. El HOY nos reclama a gritos nuestra atención y cada uno debe velar por el camino que ha trazado para él mismo

Las curvas están bien cuando están integradas en el cuerpo de una mujer ó de un hombre, pero si es en carretera, hay que ponerle mil ojos para no salirse de la vía y acabar en la cuneta. Por eso, aunque hay fiesta, y el camino no es lineal, no es tiempo para entretenimientos: hay mucho por hacer.¡¡A darle al callo!!, sí!! A ése, al que cada uno tiene y que de vez en cuando se borra a causa del ocio

Más de uno se habrá dado cuenta de que las cosas son iguales a como las dejaron, si es que las acaban de dejar: la prima de riesgo sigue subiendo como la espuma de los malos cavas, la imagen de España no ha variado ni dentro de España ni fuera de sus fronteras, el nivel de desempleo sigue aumentando y  el ánimo ciudadano es, aunque un poquito mejor que el de ayer, aún muy bajo

Pero. ¿qué se pensaban que iba a suceder tras las Elecciones? ¿La panacea? ¿la condonación de nuestra deuda por parte de Merkel? ¿que nos tocara el Euromillón? ¿un milagro de los de Sto. Tomás? El cambio de gobierno es como entrar en una casa “con bicho dentro”… aún andan por la casa, aún no se han llevado los muebles, aún no han dejado inspeccionar  bien el estado de la caldera, del frigorífico, de los enseres básicos que el propietario ha dispuesto para la estancia del nuevo inquilino

Como propietaria que me considero de mi trocito de Estado que me corresponde, me pregunto con cierto toque de pánico y cosquilleo interno, y siguiendo el símil inmobiliario ¿y si nos encontramos con que no hay ventanas? ¿y si no han pagado las últimas facturas del gas, y de la electricidad? ¿y si se han llevado hasta los tornillos del váter?

Nadie sabe lo que se encontrará el nuevo gobierno. Lo único que se le pide, ahora, es celeridad y responsabilidad de informar verazmente y cuanto antes, con lo que sea que se encuentre. Es necesario que tomemos conciencia de cómo está la casa (nuestra casa) para saber cuánto tenemos que poner para reconstruirla… la decoración nueva ya será cosa del gusto del nuevo inquilino, la rentabilidad que le saque a nuestra vivienda, cuando la subarriende, también será de su elección… lo único que debemos esperar es que hayamos acertado con el nuevo inquilino

Lo que sí está claro es que, si hemos aprendido algo de estos 7 años de gobierno socialista es que estaremos atentos, si de verdad queremos sacar algo bueno del pasado, debemos acordarnos de ser mínimamente críticos y analizar en profundidad y en rigor cuantos pasos dé nuestro nuevo gestor, y esta vez, no utilizaremos intermediarios que nos digan cómo están las cosas (ya bastantes manipulaciones hay, ya bastantes ecos por doquier)

Miraremos las cosas observando los indicadores más básicos, y le preguntaremos cada mañana a nuestro vecino, el del cuarto, si ha encontrado empleo, ó si el hijo de la vecina del primero ha puesto su despacho de abogados y le va bien, ó si sube el precio del pan ó si sencillamente, llega el salario del marido

No hace falta que nadie nos diga cómo vamos, es fácil darse cuenta. Como también es fácil entender, que tras 7 años de gobierno, de descuidar la industria, de permitir a los bancos los abusos, de gastar el dinero en mapas del clítoris, y en aceras, hay mucho, muchísimo tiempo que recuperar. Será difícil, Sí, ya lo sabemos, ya lo han anunciado

Volver a como estábamos hace 7 años requerirá de terapias de choque prolongadas, no será una cuestión de tres días, ni de tres semanas ni de tres meses… sino quizás, y en el mejor de los casos de, al menos, tres años

Mientras tanto, mientras dan la vuelta a las manecillas del reloj y damos un viaje de vuelta atrás en el tiempo, cada uno deberá mirar por lo suyo, deberá poner su granito de arena para que la recuperación sea más rápida. Ahora es nuestro turno. Es el momento de centrarse y seguir, simplemente, caminando

A %d blogueros les gusta esto: