Un día especial

Hoy es un día especial, y no me pregunten por qué, porque sencillamente, no lo sé.

Para hoy tenía previsto una mañana tranquila, de misa, paseo y estudio. Desde hace una semana, tenía planeado ir al templo de Santa María Auxiliadora, porque lo había prometido y era momento de ir.

m_auxiliadora3

Santa María Auxiliadora, patrona de todas mis andanzas y proyectos

Al llegar allí, el templo me pareció moderno y acogedor. Era de esos nuevos que construyen con ladrillo cara vista. El salón semi-ovalado, estaba apenas ornamentado con una imagen escultural de la Santísima Virgen, de pies desnudos, con el niño y una cruz desnuda al lado. En un lateral habían habilitado una pecera de oración que daba a un lucernario lleno de plantas que crecían bien cuidadas.

En el lateral opuesto una zona para el coro, llena de instrumentos musicales.

La primera sorpresa fue que la hora prevista para la misa, me dejaba de margen 30 preciosos minutos para curiosear por los alrededores.

Me encontré con que la parroquia estaba integrada dentro de un recinto vallado. Los salesianos de Don Bosco hacen una labor de acogida e integración de chavales con problemas y por ello, las instalaciones tienen varios edificios colindantes. En la parte trasera, hay un campo de juegos, que da a un campo de fútbol donde varios equipos entrenaban para el partido. Estaba todo bien cuidado: los chavales con uniformes reglamentarios, y balones para cada uno, entrenadores de fútbol, vestuarios, etc

171914_niniosbarsa

Son muchas las organizaciones que ofrecen apoyo para la integración y el desarrollo infantil

Al mirar a los chavales y a sus padres hablando en corrillos ó animando a los chicos, me sentí como parte integrante del lugar, como si fuera una mamá más, sin destacar entre toda la gente.

Empecé a observar el desempeño de los chavales en el partido que acababa de empezar y noté que en uno de los equipos había una chica alta, al menos más alta que sus compañeros. Entre ellos había niños de diferentes alturas, pero todos caracterizados por una misma actitud común: la del arrojo y falta de miedo, la del ímpetu incondicional, la del afrontamiento de la situación sin remilgos, ya que a la hora de entrar en el juego e ir a buscar ó defender el balón lo hacían como si no les importara el daño que fuesen a recibir. Es interesante, porque la actitud inicial de la niña no era la misma. La niña despreció el balón cuando le vino de frente, al pecho, en un par de ocasiones, y prefería posiciones más defensivas que de ataque.

579722_1

Las niñas suelen tener tendencia a la seguridad, a la autoprotección, los niños suelen tener tendencia a la acción y al ímpetu

Es completamente normal, pensé. Las niñas nacemos así. Existe cierta predisposición genética que diferencia nuestros comportamientos. Somos todos diferentes. Dentro de los arquetipos generales de humanos, dentro del conjunto de propiedades comunes de la clasificación inicial de “infantes”, dentro de los comportamientos genéricos de la subclasificación de niño/niña, siempre podemos llegar a una clasificación que engloba exclusivamente al individuo. El individuo y sus circunstancias.

Pero, insisto, no hay por qué acusar a nadie de “clasista”, los niños todos, tienen pene, y las niñas, todas, no lo tienen. Y esto marca una diferenciación general que abarca todo el espectro de hormonas características, de masa muscular, de capacidad craneal, de estructuración pragmática de los esquemas mentales que, sin duda, ya marca una diferencia inicial debida al “género”.

La diferencia existe, oiga, se ponga como se ponga.

Las buenas noticias son que un individuo puede luchar contra lo que natura le ha dado y puede vencer su tendencia natural y lograr revertirla para bien (ó para mal)

Hay buenas jugadoras de fútbol, hay mujeres que se meten en la mina ó que hacen trabajos que “tradicionalmente” están destinados a los hombres. No son “lo suyo”, y perdone, pero se han tenido que esforzar, mucho no, muchísimo, para vencer sus características propias y naturales, para poder ponerse al nivel de los hombres. No todas las mujeres tienen ese interés, no todas lo logran incluso si lo intentan. Sólo algunas son capaces de conseguirlo, gracias a su esfuerzo y mérito. Y ahora no me venga con el cuento de que la sociedad está “hecha asi” porque es una sociedad machista y bla bla bla.

La sociedad está hecha así, porque las capacidades naturales están hechas así, y sino, pregunte por ahí si algún hombre ha podido dar a luz, ó si hay muchos hombres con la misma “destreza” que una mujer para la gimnasia rítmica, ó para la enseñanza de párvulos, ó para el cuidado de ancianos (los hay, pero no hay muchos, verdad?)

4170733_640px

No todos estamos predispuestos a hacer todos los tipos de trabajo… Consulta en http://www.tuprofesion.es para averiguar qué tipos de profesiones son las más adecuadas para tu modo de ser

Admiro a aquellas personas que son capaces de vencer sus propias limitaciones. Limitaciones dadas por su propia condición natural de género, ó limitaciones dadas por otro tipo de circunstancias ajenas ó propias.

Admiro a las personas que son capaces de superarse a sí mismas, que logran sobreponerse a sus propias limitaciones y logran dejar atrás aquellos defectos que los limitan.

Volviendo a los niños del partido de fútbol. Estos niños están luchando por hacerse un hueco en la sociedad. Se han despertado temprano para poder jugar en su equipo. Es probable que tengan que entrenar entresemana y que tengan que hacer un sobre esfuerzo por llegar a todo, y todo es “todo”: aprobar asignaturas, salir a jugar con los amigos, ver la tele, ir con los padres de compras ó de fin de semana, dormir, descansar, comer, pensar, divertirse, etc. Estoy segura de que son niños obedientes, de los que cualquier padre ó madre estaría orgulloso, estoy segura de que sus padres son como todos los padres, de los que esperan que sus hijos contribuyan a que esta sociedad sea una sociedad mejor, más justa, con mayores recursos para todos. Viéndoles, estoy convencida de que sus padres pondrán la mano en el fuego por ellos, y podrían asegurar que se van a dejar la piel para que ellos, cuando crezcan, y los suyos, salgan adelante, por muchas dificultades que existan

Boy studying

Mirando a los niños jugando en el campo, perfectamente adiestrados, perfectamente integrados en el equipo, me ha venido a la mente la imagen de los nuevos parlamentarios.

SESIÓN CONSTITUTIVA EN EL CONGRESO

Algunos nuevos parlamentarios no tienen pinta de haberse esforzado mucho en su infancia. Algunos no han pasado ni por la universidad. Algunos no tienen tiempo ó ganas de dedicarse a su propio aseo personal. Algunos parece que su único mérito ha sido tener la capacidad de meter bulla, de pegar a las personas a las que la sociedad paga para que nos libre de los maleantes y delincuentes. Algunos incluso han recibido el encargo, infructuoso, de formar a nuestros hijos, para que tengan una mentalidad abierta y crítica, para que sean capaces de usar el cerebro y la palabra para poder argumentar correctamente sus ideales, y lo único que han conseguido es lograr unos universitarios irreverentes, incapaces de escuchar en silencio un discurso que no está de acuerdo con la doctrina que les han inculcado

image_content_low_1032767_20131002012145

Pancarta Universidad Complutense de Madrid

Es realmente parajódico que estas personas que no se han esforzado en su vida, por los motivos que sean, sean ahora los que deban dar lecciones a nuestros hijos de lo que es el esfuerzo, de lo que es “servir a la sociedad”, de lo que es el “concepto del bien y el mal”.

 

5255ae4e18d40_760x506

Mujeres proabortistas interrumpen el congreso

Es realmente alucinante que estas personas que en su día tuvieron la oportunidad, desaprovechada, de demostrar lo integradas que estaban en la sociedad, de lo interesadas que estaban por contribuir con algo bueno a la misma, de lo “mucho” que se dejaron la piel por “aportar su granito de arena dando algo bueno a todo el colectivo”, tengan ahora que decidir y dictaminar con normas y leyes qué es lo que se espera del ciudadano, de los jóvenes, y de los adultos. Es decir, es realmente increíble que ahora tengan la potestad de decidir ellos, qué tipo de aporte, de qué manera, con qué cuantía, en qué tiempos, con qué costes, el ciudadano debe rendir cuentas al resto de sus conciudadanos

Y lo que es más interesante, es completamente impactante, que estos parlamentarios, hayan sido elegidos, voluntariamente, premeditadamente, conscientemente, por parte de otros ciudadanos que conocían perfectamente que sus ideas pasaban por la desintegración y fragmentación de la sociedad que pretenden representar

Pues bien, estando donde estamos, y en un ejercicio enorme de autocontrol y autodominio, se hace necesario decir que si es voluntad del pueblo, que así sea. Aunque el riesgo exista. Aunque las consecuencias sean nefastas, si “esto sale mal”. Aunque las medidas para la prevención de catástrofes siempre sean mejores que las medidas para la corrección de las mismas. Es voluntad del pueblo y es necesario decir “aceptamos barco”, en definitiva.

Y por otra parte, me alegro, porque estas personas tienen la asombrosa “segunda oportunidad” de demostrar que pueden aportar algo bueno al colectivo. En sus manos está.

Si bien en su juventud ó en su infancia no hicieron gran cosa por integrarse en la sociedad que les dio todas las oportunidades para ello, si bien, por las circunstancias que fueran, no aportaron gran cosa, ni juicio, ni beneficio, a todo el colectivo, sino que estaban en el momento adecuado y en el sitio justo, apoyando a una “amplia” minoría, y digo amplia por lo amplio de sus esfuerzos por hacerse notar, si bien los métodos que utilizaron no fueron métodos que permitían hacer entrever su valía intelectual, sino la valía de la fuerza, ESTA VEZ, podría ser “la vez” en la que poder demostrar que verdaderamente les importa el bienestar de todo el colectivo y demostrar que valen para algo bueno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Es el momento de demostrar la veracidad de sus intenciones, sin alharacas, sin imposturas, sin niños y afectos sobrevenidos, sin farsas, sin telones ni circos, sin gritos, insultos, ni ceños fruncidos

Veamos qué traen, veamos qué de bueno traen. Nosotros sólo podemos decir que estaremos observando, que de ellos depende que esto no sea, de nuevo, un verdadero, y absoluto FRAUDE (porque ay, ay, si esto es un fraude, no habrá ninguna oficina del consumidor a la que poderse quejar)

 

NOTA A PIE DE PÁGINA. Hoy me he estrenado como “lectora”… de la lectura del oficio religioso. Me ha tocado leer la primera carta de San Pablo a los Corintios.

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (12,4-11):

Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu;

hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor;
y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos.
En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.
Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu.
Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A éste le han concedido hacer milagros; a aquél, profetizar.
A otro, distinguir los buenos y malos espíritus.
A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas.
El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a él le parece.

 

***********************************

Si quieres encontrar las profesiones que son más afines a tu personalidad te recomiendo la web:

http://www.tuprofesion.es

En la web puedes encontrar:

  • Base de Datos con casi 1000 profesiones descritas por el departamento de Empleo del Gobierno de los EEUU
  • 4 Tests psicológicos con fiabilidades del orden del 80% (alpha de Cronbach)
  • Un libro personalizado para cada niño/joven/adulto

Busca las novedades dando a LIKE en http://www.facebook.es/tuprofesion

Habrá periodos de tiempo en los que podrás acceder gratis a la aplicación!!

Tolerancia a la frustración

 

Muchas veces me he preguntado cómo una persona puede llegar a padecer patologías tan severas como las que se describen en los manuales de Psicología.

Este verano me ha tocado ponerme al día en dos de las asignaturas hueso de la carrera: la Psicopatología y la Psicofarmacología.

De la segunda, que podríamos hablar en otro post, sólo saqué en claro algunas cosas:

  1. Que el equilibrio de los neurotransmisores es aún un área de estudio en el que no hay suficiente conocimiento
  2. Que la interacción mutua entre los neurotransmisores es tal que la modificación en los niveles de uno de ellos afecta a los niveles de los otros
  3. Que la producción de neurotransmisores y su utilización (consumo) son variables que dependen de la localización, y este es un factor importante a tener en cuenta y que hay muy poco descrito al respecto
  4. Que, en líneas generales, cuando el organismo consume, de forma creciente, de un determinado neurotransmisor (por las demandas de las situaciones y vivencias del individuo), puede llegarse a la situación de que, las demandas no son satisfechas por la capacidad de producción (oferta). Por ello, el organismo reacciona con una tendencia al alza, que ajusta, de forma momentánea, esa merma. Si la situación que provocó ese elevado consumo, que se supone, debe de ser pasajera, se mantiene en el tiempo, y a esto lo llamo yo, la inversión de la tendencia (lo que era “atípico” empieza a convertirse en “normal”), el organismo empieza a invertir también su funcionamiento “normal” y empieza a modificar su “forma natural” de generación del neurotransmisor. Y es aquí donde empiezan los problemas y las patologías

Pues bien, esto mismo, que es una visión microscópica de las causas del problema, se puede observar en una visión macroscópica, como consecuencias del mismo. La observación se realiza en la conducta.

La conducta es el indicador clave para observar si existe ó no existe patología.

Podríamos poner ejemplos cotidianos y cercanos, pero, esta vez, permítanme que les hable de una película que vi ayer, basada en hechos reales

El ejemplo

Trataba de un funcionario de la CIA que estaba siendo investigado por su propia organización, ya que se sospechaba que era un traidor y que había desvelado a los rusos secretos que habían causado las muertes de varias personas dentro de la organización.

El hombre era una máquina en su materia (seguridad en la protección de la información). Tenía la firme creencia de que la CIA adolecía de las medidas necesarias para garantizar la seguridad nacional.

Para satisfacer su necesidad de “destacar” y de “ser valorado” en su empresa, utilizaba “su talento técnico” (conocimiento experto), sin embargo, ésta no era la herramienta más adecuado para conseguir este propósito concreto (y esto ocurre en la mayoría de las organizaciones empresariales).

image3

Él observaba que compañeros con menor valía técnica eran ascendidos de forma inexorable gracias a otras capacidades, como la empatía, la adulación de los superiores, el sometimiento a las normas (por muy obsoletas que fueran)… y éstas eran prácticas que él se negaba rotundamente a utilizar.

Ideó un plan en el que pretendía demostrar “su valía”, “su enojo”, y “su razón”, (un 3 en 1), que consistía en demostrar, de forma práctica, que la CIA era una organización anticuada en sus protocolos de seguridad.

A este “esquema” mental arraigado, que implica un acto de delincuencia, no se llega de forma espontánea. El protagonista no era un espía desde sus inicios. Tampoco era una mala persona, desde sus inicios. El protagonista se convirtió en lo que llegó a ser, atravesando un largo camino.

a06_figura_01

Es un proceso que empieza por la generación de expectativas, seguido de un proceso de decepción y que transcurre debido al “aguante” pasivo/activo de la situación, es decir, debido al aguante de la reiteración de la situación.

Las consecuencias…

Este proceso desemboca en un síndrome de “indefensión aprendida”, que da lugar a todos los trastornos derivados de la “Depresión” y “Ansiedad”. Y que puede transcurrir , en su faceta más agresiva, con la ejecución de actos delictivos que implican una transgresión de una ley, es decir se adquiere lo que está descrito como un “Trastorno de la personalidad

Describamos un poco el proceso, con ejemplos:

  1. El cerebro empieza funcionando bien. El individuo tiene unas expectativas muy elevadas, que, al principio, se ven colmadas. Todo va bien, el protagonista se convierte en super agente en la CIA.
  2. El individuo genera una expectativa nueva. Espera un nuevo reconocimiento basándose en su capacidad, no en su poder de influencia. Y es aquí donde empieza a sentir la decepción, porque no se da cuenta de que, en la mayoría de las organizaciones, estas capacidades se quedan “cortas” a la hora de buscar un ascenso ó un reconocimiento
  3. La reacción inmediata es hacer algo para destacar, para sentirse valorado. Y es aquí donde la multiplicidad de opciones da cabida a la integración de conductas “poco saludables”. Algunos apagan su insatisfacción con la comida (se dan un atracón), otros con la bebida (se dan una borrachera), con los amigos (se marchan a “armarla”), con la pareja ó con lo que no es la pareja (satisfacción sexual, agresión en el entorno doméstico, etc), otros cometen pequeños hurtos, pequeños actos de transgresión, como es el caso del protagonista (empieza la delincuencia), etc, etc, etc … hasta que la “satisfacción” retorna y los niveles de autoestima se recuperan. Sabe que lo que ha hecho no está bien, pero un día es un día
  4. El individuo vuelve a sufrir porque espera cosas que no ocurren. Su “umbral de decepción” ha bajado unos peldaños y ahora es relativamente fácil que se encuentre con una nueva situación de desengaño, por lo que es fácil que vuelva a sentirse el malestar y vuelva a tener la necesidad de ponerle remedio.
  5. Para recuperar, otra vez, su nivel de equilibrio, el individuo repite lo que hizo en el punto 3. Lo único que esta vez, ya justifica su actuación y empieza a ver sus actos como “normales”. Aquí empieza su transformación cerebral (cambio en sus esquemas cognitivos). Sus esquemas mentales iniciales, sus ideas iniciales de lo que es bueno/malo empiezan a modificarse. La metamorfosis se ha iniciado

La inversión de la tendencia natural

El cuerpo humano es una máquina perfecta, nos avisa de cuándo las cosas no van bien y sabe reaccionar al respecto. Cuando una situación que era “atípica” se convierte en “típica”, las cosas empiezan a funcionar al revés de lo que funcionaban, y lo que antes era “bueno” empieza a ser malo, y lo que antes era “malo”, empieza a ser bueno.

Y esta es la base por la que terapias de repetición de estímulos son eficaces. La repetición hasta la saciedad de una consigna ha sido una técnica muy utilizada para el adiestramiento y lavado mental de las mentes jóvenes, sobre todo en regímenes políticos totalitarios. Algunas de estas técnicas, como por ejemplo, la creación de eslóganes impactantes:

  • “Vamos a echar a la casta”
  • “Son todos unos corruptos”
  • “La culpa la tiene Rajoy”

, se han venido utilizando por parte de grupos políticos minoritarios con la creencia firme y acertada de poder transformar los esquemas mentales de las personas. Sus objetivos tan sólo eran hacerse un hueco en el torso donde cuelgan las tetas del Estado, y sus técnicas, las descritas, han sido puestas en práctica con grandes dosis de habilidad y mínimas dosis de escrúpulos. Los destinatarios ó víctimas de las mismas: los jóvenes universitarios, mentes que son fácilmente manipulables, dispuestos a la movilización, porque esa es la edad propicia para la transgresión, la rebeldía y el replanteamiento de esquemas y normas (sociales)

04-12-16

¿Macabro? No. Yo diría que cada cual se busca las habichuelas dónde y cómo puede. Esto es la jungla. No me malinterpreten estas palabras, no lo justifico: yo nunca lo haría. Yo nunca me atrevería a hacer esto, y no por falta de coraje, sino porque aún conservo mis entretelas en su sitio. Además, hay muchas formas honestas de ganarse la vida

¿Irresponsable? Del todo. Con estas prácticas consiguen su objetivo a CP. Ya les tenemos con un bonito salario a costa del erario público, pero “pan para hoy, hambre para mañana”, los jóvenes siguen siendo jóvenes y seguirán replanteándose incluso aquello que “los amigos” intentan venderles. Un engaño basado en el “humo” no es sostenible

Reforzando la capacidad cognitiva

Pero vamos a lo que vamos… La creación de un individuo más completo y mejor formado es posible. Es decir, se puede aprender a no dejarse influir por las situaciones que nos rodean, por muy repetitivas que éstas sean. Se puede adquirir la capacidad de “tolerancia a la frustración”. Casi todo en la vida, se puede aprender.

Me dirán Uds, todos estamos expuestos al entorno, somos humanos… sí, completamente de acuerdo, pero, esto, que parece inevitable, se puede prevenir, por un lado (hacer que las cosas “nos resbalen”), y como digo, se puede aprender a atenuar (hacer que las cosas cambien, bien porque “se resuelven”, bien porque “se reinterpretan”, es decir, “se asumen”)

Vamos al origen del problema. Estamos en aquella tipología de casos en los que la patología se basa en las decepciones reiteradas ante las expectativas previas que se forma el individuo. Pues bien, este tipo de problema tiene un trasfondo común. Este trasfondo es una capacidad cognitiva y emocional que también se aprende, y que se inocula, mejor desde pequeños, y que se denomina “tolerancia a la frustración”.

Hay padres que enseñan a sus hijos a autorregularse, a auto-controlarse, cuando no obtienen aquello que desean. Hay padres que, a posta, generan situaciones de malestar en sus hijos para que vayan aprendiendo a controlarse. Quitarle el juguete mientras juegan y mirarles fijamente para infundirles tranquilidad, les enseña que las cosas, a veces, no son, ni serán, como uno las espera, y que, por ello, no tiene por qué caerse el mundo…

El autocontrol

El objetivo no es sólo evitar que lloren, conseguir que no pataleen, que no se enfurezcan, cuando están en situaciones de frustración, sino el objetivo es generar un individuo fuerte, capaz de autocontrolarse, capaz de tolerar los momentos en los que no consigue lo que desea, capaz de posponer las gratificaciones a momentos alejados del esfuerzo. Y las técnicas no son con una buena reprimenda, sino con técnicas cognitivas, enfocadas a la creación de patrones mentales: Lo que se denomina comúnmente, como “convencer”. El uso de consignas como:

  • “Todas las cosas tienen arreglo”
  • “Todo es relativo”
  • “Nada es tan importante”
  • “Relájate”
  • “Respira hondo”
  • “No pasa nada, porque en la mayoría de las ocasiones, NUNCA pasa nada”
  • “Vaya estúpido que soy, preocupándome de estas tonterías”
  • “Si no lo consigo hoy, mañana ya lo conseguiré”

 

, son argumentos válidos que deben ir aprendiendo y asimilando desde muy jóvenes. La forma de que aprendan, es la misma técnica expuesta anteriormente, con la reiteración. Es una actuación enfocada a la reestructuración cognitiva, es decir, a la modificación ó atenuación de esquemas mentales previamente fijados.

Imagen1

Estas prácticas son excelentes para formar personas templadas, capaces de obtener sus objetivos y de luchar por ellos, pero que, si no los obtienen a CP, no van a convertirse en “pirómanos” ó “boicoteadores” de su propia vida/ ó de la vida ajena (según quién sea el objeto de sus pensamientos irracionales)

Volvamos a nuestro ejemplo. Esta vez, el objetivo del protagonista era la propia organización a la que pertenecía, pero también se ensañaba consigo mismo. El protagonista era tremendamente estricto en cuanto a su comportamiento moral, lo que le llevaba, a veces, a transgredir la norma que asumía irracionalmente, por ejemplo, convirtiéndose en un auténtico maníaco-obsesivo del sexo, grabando vídeos pornográficos mientras se lo montaba con su mujer, y sin su conocimiento, ó visitando páginas pornográficas, que luego rechazaba. También se ensañaba contra sus subordinados, ya que el trato que recibían era tremendamente vejatorio.

Otras técnicas van dirigidas a la modificación de la conducta…

La capacidad de autorregulación, que permite incrementar los niveles de tolerancia a la frustración no se consigue únicamente con un buen adiestramiento paterno, también se logra con el pulido en la vida en sociedad, en el trabajo, en el roce con los amigos, en la familia.

Se denomina coloquialmente “poner límites” a la persona. A veces una buena bronca por parte de alguien cercano viene bien, ya que evita la actuación del afectado porque no es permitida socialmente. “Ante el vicio de pedir, la virtud de no dar”. Las conductas de estas personas son “mantenidas” debido a que en su entorno se las permiten. Estas actuaciones consentidas en el seno familiar, por ejemplo, son dañinas para quien las comete. Po ejemplo, porque se generan individuos consentidos, mimados, “pagados de sí mismos”, que jamás han dado un palo al agua, porque en casa lo han tenido todo “de gratis”. Estas personas están echando un pulso constante a sus familiares, quienes transigen con tal de no ver a “su familiar querido” enojado. Son auténticos “jetas”, que se basan en ese afecto y en la debilidad emocional de las personas de su entorno para conseguir aquello que desean

87825064

Una persona que no es consciente de sus límites tiene el peligro de que no es consciente de que sus actos también debe medirlos. Y de que sus actuaciones, por mucha libertad que se tenga, tienen una limitación: dada por la norma, escrita ó aprendida, intuida ó manifiesta.

Personas que no tienen ese roce, ese barniz son más vulnerables a padecer trastornos derivados de este déficit.

Son personas, que poco a poco, y en la medida en que van incrementando sus niveles de frustración, podrían llegar a hacer cualquier cosa, bien en contra de ellas mismas, bien en contra del resto de la sociedad. Y esto es posible porque sus esquemas mentales se habrán ido modificando hasta tal punto que se terminarán por reajustar dando cabida a cualquier tipo de conducta, por muy deleznable que sea, que les proporcione, ese nivel mínimo de bienestar que ellos, como enfermos mentales, necesitan.

Y hay otras técnicas que van dirigidas a la resolución de la tarea, y a con qué estrategias se afronta el problema

La otra forma de conseguir controlar la situación es con técnicas de afrontamiento enfocadas en la tarea. El conseguir lograr los objetivos, a través de la resolución de conflictos, utilizando técnicas y actuaciones saludables es la mejor manera de evitar males mayores.

El problema se afronta mejor con una actitud positiva

Muchas veces nos dejamos arrastrar por la cuantía de los problemas. Es una sensación que puede sumir a una persona en la más profunda de las desesperaciones, pues se ve desbordada por la magnitud de los problemas y por el número de ellos.

La mejor técnica de abordar este tipo de situaciones es la técnica del “divide y vencerás”. Todos los problemas pueden ser subdivididos en otros más pequeños. Todo problema pequeño es más fácil de resolver

 

check-list

A esto hay que añadir una técnica de “ordenación de los problemas”, y clasificación pro prioridades.

Lo importante es tener bien claro cuál es el problema real, y en cuáles se subdivide, para ir atajando uno a uno todos los problemas

Llevar un orden en la resolución de los problemas tiene la ventaja de que puedes ir tachándolos de la lista de problemas, esto nos lleva a la siguiente técnica:

Lo que está resuelto, resuelto está

Muchas veces los problemas se perciben más grandes de lo que parece porque no se acaba de cerrar bien los subproblemas

La forma de cerrar bien los subproblemas (para no tener que volver a ellos) es primero: ser conscientes de que existía ese problema, y segundo, ser consecuente con la decisión tomada. Cualquier atisbo de inseguridad, nos llevará a retomar los problemas una y otra vez.

Hay que estar seguro de los pasos que se dan. Si no se está seguro, hay que volver a revisar los pasos, pero sólo una vez más. Y una vez revisado, dar el tema por zanjado.

 

El problema es un problema global, es un problema de todos

El enfoque es el de identificarse dentro de un colectivo. Todos los problemas se llevan mejor si se tiene a muchas cabezas pensantes en tu entorno. No sólo cambia tu nivel de percepción de recursos, sino también cambia el ámbito en el que está encuadrado el problema (no es tú problema, es “el problema”).

Es mucho mejor actuar en provecho de todos, aunque se consigan objetivos de menor alcance, y de menor ambición, que el ser consciente de que las actuaciones van en detrimento de alguna de las partes, y esto es mejor que el ser consciente de que las actuaciones van en contra de la misma persona que las comete

 amigos

La Autoobservación

Por último, y para cerrar este abanico de estrategias, cuando el individuo de malea, porque sus esquemas mentales se han transformado, pasando a justificar su conducta aberrante por algún tipo de interés personal, se hace necesario volver a los esquemas “intuidos”, basados en una moral natural, no aprendida.

Esta moral es la que todos tenemos “de fábrica”, la que pueden tener sabiamente los niños, que aún no han sido maleados por normas sociales, ó convivenciales artificiales. Estoy hablando de un tipo de conocimiento del dominio moral, que va a las raíces más profundas del concepto del bien/mal.

Para volver a esa moral natural, es imprescindible la soledad, la reflexión, la observación de los que lo hacen bien (los niños), la autoobservación objetiva y la crítica interna.

images

Sólo en manos de la propia conciencia, el individuo puede recuperar aquella moral y aquél comportamiento que es sano “de fábrica”

Manifiesto de estabilidad emocional

Este es mi MANIFIESTO de salud emocional, y mi máxima de actuación:

“Me niego rotundamente a embrutecerme, a hacer caso de cuantas cosas (palabras, hechos) quieran envilecer mi alma, como consecuencia de mis reacciones ante ellas”

freedom

Hubo un tiempo en que cualquier insinuación me habría hecho levantarme del asiento para iniciar una sangría, para lanzarme directa a la yugular y conseguir pulverizar a mis adversarios. Cualquier tiempo pasado fue peor

Ahora entiendo que, con cada reacción negativa, mi alma cambia un poquito a peor. Mi humor se amarga, y mis pensamientos se llenan de ira, y de cólera y esto me enferma poco a poco, como si fuera un cáncer en mis emociones

Y he decidido desterrar de mi vida todo aquello que me hace mal. No respondo a insinuaciones soeces, porque embrutecerían mi pensamiento acercándome un poco a aquellos que así las emiten. No respondo a hechos que no afectan a mi integridad. No lo hago porque he decidido que ante cualquier ataque físico es mejor llevar una adecuada protección, y por eso me protejo de todo aquel que quiera herirme de algún modo, y mi protección no se basa en el ataque sino en la prevención

Si yo atacara a quien pretende hacerme daño, machacaría al contrario, lo pulverizaría con la fuerza de la razón, con la fuerza de mi cuerpo, con la fuerza de la palabra, pero, con todo esto, estaría más cerca de quien osara intentarlo, y no quiero parecerme ni lo más mínimo a gente que hace daño… bastante tienen con ser así

 

Pero, ¿qué es lo que les lleva a otros a actuar dañando a sus semejantes, si con esto se vuelven más viles, más miserables?

En primer lugar, muchas personas no relacionan el estado de frustración, de infelicidad, de desequilibrio emocional, con sus propias actuaciones. No tienen esa capacidad de autoanálisis, lo que se conoce como autocrítica, y les echan la culpa a “otros”, y, por otro lado, y esto está en la base del psicoanálisis, se sabe que las personas tienen aversión a la auto-inculpación, por lo que tienen actitudes de evitación, de racionalización, de negación…

vk1tR

En segundo lugar, las creencias que llevan a cometer este tipo de actos, son creencias primarias, y éstas se han hecho ya inconscientes: forman parte de la intimidad del sistema de valores de la persona, son sus “debo, puedo, tengo” más básicos que les obligan a actuar de la forma en que lo hacen. Es decir, la base de las conductas desadaptadas de las personas reside en su sistema de creencias. Éstas, las creencias, son las que “les obligan” a hacer las cosas que hacen

Pero, ¿cómo se sabe si la actuación es adecuada ó no?

Es fácil, el sistema de emociones de la persona es el que da el aviso. Si la actuación deja un estado de bienestar, de emociones positivas, es que es una actuación buena. Si deja un rastro de emociones de ansiedad, es que no ha sido una buena actuación. Y son precisamente esas emociones negativas las que enferman la mente de las personas

Si el sistema de emociones innato no ha sido transformado, como para convertir a la persona en un autómata, frío y sin sentimientos, en un psicópata, es perfectamente válido para determinar la bondad de las actuaciones.

Psychopath-Norman-Bates-631.jpg__800x600_q85_crop

Sin embargo, el sistema de emociones innato también puede transformarse, y la persona, de este modo, puede evitar esas “malas sensaciones” que tiene cuando no hace lo adecuado, lo correcto. En ese caso, surge la psicopatía, porque la persona es capaz de justificar sus malas actuaciones sin tener el más mínimo signo de malestar que le avise de que lo que está haciendo está mal…

“Aléjate de las personas psicópatas, porque, de ellas, cualquier cosa se puede esperar”

Lo primero de todo: vigila tus metas

Se dice que las personas actúan de forma adecuada cuando esas actuaciones están de acuerdo con la meta que se persigue. Si la meta es lícita, y el estado psicológico es adecuado, las metas se consiguen.

Winning-Life-Your-20s

Hay ocasiones en que el estado psicológico no es el adecuado. Es ese estado lo que impide conseguir la meta. En estas ocasiones, son las creencias de la persona las que les llevan a actuar de forma contraria a la meta que se persigue, y como consecuencia se produce un estado de ansiedad y desasosiego. El alma se llena de amargura y soledad por la frustración que conlleva no conseguir aquello que se persigue, y esto puede llevar a que el individuo actúe de forma conflictiva, para sí mismo ó para el entorno

lonely_boy_by_pedrozsa-d33fnup

Es evidente que el caso en que la meta es ilícita, conlleva malas actuaciones para la persona (y para su entorno), por definición. En este caso, es el propio individuo el que conoce cuáles son sus metas, y reconoce de antemano, que son, por sí mismas reprobables, por lo que el estado de ansiedad se produce incluso antes de haber realizado ninguna actuación

 traiccion

Lo segundo: analiza cómo interpretas el entorno

Cada persona es un mundo. El afrontamiento que realizamos las personas ante una misma situación es diferente en cada individuo y depende de las condiciones del entorno.

Por ello, no es lo mismo la interpretación que realiza cada individuo de los datos que recibe, como tampoco lo es la manera en que los capta, lo que denominamos “atención”, ni tampoco es la misma manera en que reacciona, debido a que posee un aprendizaje previo diferente

Y volvemos al sistema de creencias: La interpretación de los acontecimientos del entorno viene dada por el sistema de creencias del individuo. Y en este aspecto, es importante conocer si las creencias están restringidas a un ámbito categórico absoluto, ó a un ámbito relativo.

Pongamos un ejemplo:
El chaval que ha suspendido las mates y se dice a sí mismo: “soy tonto” en lugar de decir “no se me dan tan bien las mates como la filosofía”
Ante la primera creencia poco se puede hacer y a la larga se produce lo que en Psicología se denomina “profecía autocumplida”, y ese alumno no aprobará más esa asignatura.
Sin embargo, ante la segunda creencia, sí se puede tener una actuación que arregle las cosas: “estudiaré más” ó “me esforzaré más”

Otro ejemplo:
El adulto obeso que ante una tarta de chocolate dice “tengo que probarla, tiene una pinta de estar riquísima, no debo, pero no puedo remediarlo” y pone la justificación, “además será sólo un poquito, es que tengo hambre, y me lo he ganado”
El “me lo he ganado” es una creencia absoluta difícil de modificar. Ese adulto siempre será obeso.
Sin embargo, si el sistema de creencias es otro más relativo sí se pueden cambiar las cosas.
“esa tarta tiene buena pinta, pero tiene tanto azúcar y tanta nata que me va a engordar muchísimo. Mejor me como un bombón de chocolate negro, ó un plátano, ó una galleta con el té, pues también tengo sed”
Aquí el sistema de creencias es más flexible y ya presenta una actuación adecuada.

Otro ejemplo:
La niña a la que se le hace bulling es víctima de las creencias absolutas de sus compañeras…
Desde la perspectiva de la niña: es inducida a pensar “soy un bicho raro, nadie me quiere…y por eso, me aislo”, en lugar de pensar “estas niñas parece que se meten conmigo más de la cuenta…voy a comentárselo a mis padres y profesores. Si no hay remedio, haré lo necesario para alejarme de esas niñas, incluso cambiaré de colegio porque no quiero estar con alguien que se comporta de esa manera”
Si esta niña reaccionara con violencia, devolviéndoles lo recibido, pagando con la misma moneda, estaría aprendiendo (por aprendizaje vicario) una mala conducta, aprendería a ser acosadora y podría llegar a acosar en un futuro. Es decir, se habría convertido en lo que son esas niñas que la acosan.

Desde la perspectiva de las niñas que la acosan: “esa niña es una petarda, gordita y fea, y llorona. Además saca buenas notas, es una asquerosa empollona. Se merece que le tratemos con desprecio” En lugar de “esa niña saca mejores notas que nosotras, hay que esforzarse más para superarla…y si no se puede, siempre hay niñas mejores y peores que nosotras”
En el primer caso, la creencia genera malestar entre las acosadoras. Les genera ansiedad y reaccionan acosándola. También genera malestar la propia actuación de denigrar y acosar a la otra niña (las niñas malas se vuelven aún más viles), pero genera malestar hasta que se justifica con un “se lo merece…”, que es justamente cuando las niñas acosadoras se deshumanizan y empiezan a demostrar una patología psicológica

En definitiva, es justamente el sistema de creencias el que provoca la conducta desadaptada y es justamente a través de él como se puede llegar a revertir la situación.

Con “sistema de creencias” también se me ocurre un último ejemplo ilustrativo muy a cuento de la Semana Santa. “La creencia en un Dios bueno que perdona los pecados a quien se arrepiente no es absoluta”. Es decir, no basta con decir “lo siento, he pecado, he hecho mal” y decirlo una vez (al día) y sentirse redimido de toda culpa. El cambio debe ser sincero, sino, flaco favor haría a quien no peca y menudo Dios sería, que tan fácil sería el engañarlo: un Dios que de tan bueno, es tonto,… sería un Dios en el que nadie podría creer.

Cualquier cambio en las creencias debe ser profundo, sino, no es posible el cambio en la conducta.

Y cuanto más rígida quiera ser la razón, más fácil será volver a caer en conductas desadaptadas, mayor será el malestar emocional que acarreen, y peores serán las consecuencias percibidas, lo que conllevará a un endurecimiento/recrudecimiento en la interpretación de los hechos, y lo que vuelve a implicar una mayor probabilidad de cometer conductas desadaptadas… etc, esto nos adentra en un círculo vicioso del que sólo se puede salir manteniendo unas posiciones flexibles en nuestro modo de pensar

hard_head

Sé agua…

En definitiva, la flexibilidad de nuestro sistema de creencias ha de ir encaminada no a la muda de un valor por otro, sino a una relativización de la forma en que interpretamos los acontecimientos que nos suceden para poder así actuar de forma adecuada a nuestros intereses, que no son otros que los de mantener un estado de bienestar emocional, y por ende, ser felices

Por eso, aquella máxima de Bruce Lee, que ya fue sacada de los libros de filosofía más antiguos es perfectamente válida

“Sé como el agua, amigo mío, sé como el agua: que los acontecimientos fluyan por ti superficialmente”

MP900444180

Y por otro lado, el modo de actuación debe ir encaminado a la eficacia en los hechos, a propiciar el cambio de un sistema de creencias rígido, a un sistema que permita una interpretación más adecuada y flexible de los acontecimientos. Es decir, interpretar el hecho y no interpretar (descalificando) a las personas

“Actúa sobre los hechos para cambiar las situaciones de la vida, no actúes juzgando a las personas. La descalificación no es válida, salvo si es resultado de un análisis clínico… y hay pocos doctores de la vida”

HealthyMind 2

Todos estos conceptos, que son tan cotidianos, tan cercanos, tan del día a día, que han sido analizados y descritos desde tiempos muy antiguos, son los que se recogen en las técnicas de Terapia Racional-Emocional-Conductual (TREC), que allá por mediados del s. XX, un tal Albert Ellis desarrolló. Son técnicas encaminadas al cambio en el sistema de creencias de las personas que caen una y otra vez en conductas desadaptadas y que poseen un alto grado de ansiedad y escaso equilibrio emocional, pero esto es otra larga historia… que ya me está apasionando estudiar 😀 !

La envidia es la religión de los mediocres

envidia_by_olmophotography

Decía Dalí que las personas buscamos a otras para convertirnos, un poco, en meras copias. La verdad es que tiene razón, en parte. Es poco abundante la genialidad de lo auténtico. La explotación del talento natural de las personas ha perdido cierto interés para las fuerzas económicas, que prefieren meros soldados que puedan mover la pesada maquinaria de la sociedad de consumo, fieles servidores que cumplan las instrucciones de unos pocos, personas obedientes y con “escasas, pero suficientes” luces como para que se conformen con una vida rutinaria sin que hagan demasiadas preguntas.

Mediocres por conveniencia?

La sociedad de la mediocridad es un invento totalmente calculado que propicia hábitos de consumo homogéneos, estándares, maravillosamente estables como para complacer el ritmo de producción en masa, ése que ofrece los mayores y más cuantiosos beneficios.
Porque, reconozcámoslo, ¿qué sería de las multinacionales si cada consumidor fuese un mundo? Si cada individuo exigiera su individualidad en su consumo, impusiera sus preferencias únicas en su modo de demandar bienes “de consumo” al mercado? Se acabaría el chollo del mass-consumer, y pasaríamos a una venta más de nicho, y ya ni siquiera de nicho, sino de individuo único y particular, impensable esto último, tremendamente “inconveniente” para las grandes fuerzas del mercado
Y esta estrategia, pasa por la creación de homogeneidad. Pasa por la conversión en tabla rasa de las pequeñas peculiaridades de los individuos, empezando cuando son jóvenes y terminando cuando son ancianos cuando se les lleva, en masa a su hacinamiento en centros residenciales
Sin embargo, esta es un arma de doble filo.
La creación de sociedades mediocres lleva consigo la muerte de la creatividad de las personas y quieran que no, estas mismas personas son las que mueven, nuevamente, la economía, desde sus puestos de trabajo
En una sociedad hiper-dinámica, que también se ha adiestrado, a base del bombardeo de nuevos productos que fomentan el consumo (la novedad siempre es un buen aliciente para el fomento del consumo), los trabajadores de estas empresas están obligados a usar la creatividad para la creación de nuevos productos que vayan al mercado. Y, ¿qué esperan, si han creado una sociedad de mediocres?

Dos etapas: aprendizaje y desarrollo de la individualidad

Volviendo al concepto que tenía Dalí sobre las personas. Dalí confundió el proceso de aprendizaje con el proceso de desarrollo de la individualidad. El aprendizaje se realiza siempre basándonos en unos referentes

Sólo se aprende lo que ya está inventado…

Todos tenemos referentes en la vida: unos padres, unos profesores, unos compañeros de trabajo… ellos muestran una “forma de hacer las cosas” que marca, deja huella y luego el individuo trata de diferenciarse superando lo visto, ó simplemente, haciendo las cosas “a su manera
Una vez superado el proceso de aprendizaje, empieza la etapa de desarrollo de la individualidad: aquello que nos distingue del resto de las personas ha de aflorar, y si no aflora, por los motivos que sean, esa persona se convierte en un mediocre

La mediocridad siempre se esconde en los facsímiles

Los mediocres se conforman con copiar aquello que han aprendido, son meras copias, no producen ninguna mejora, no crean nada nuevo
Es en este punto donde se diferencian las personas, donde sacan lo que son, ó lo que están acostumbrados a ser (porque algunos han sido así adiestrados, adocenados, intelectualmente aplanados): algunos cambian a mejor, potenciando sus talentos, otros no

tumblr_lxnralqDdm1qc1ago

Los que no cambian a mejor y son meras copias observan cómo unos pocos se diferencian de ellos en esa creatividad y establecen diferencias que ya no son sólo de grado, sino de cualidad. Por ello, y porque las comparaciones son odiosas, empiezan a generarse en ellos sentimientos de desigualdad y de injusticia. Surge la envidia

La envidia

La envidia es uno de esos males del alma que más daña al ser humano. Lo convierte en un ser envilecido, que no está a gusto dentro de su propia piel, porque la referencia con la que se mide la tiene fuera de sí mismo y en un punto tan elevado que ya le es difícil alcanzar.
La envidia es un sentimiento que pudre las entrañas, que impide el cambio, que paraliza la trayectoria de logros y de crecimiento del individuo: perciben la meta está tan alejada, que dejan de esforzarse porque es misión imposible alcanzarla
Por ello, es fácil distinguir a la persona que sufre de este mal. Sólo es necesario poner el oído y pararse a escuchar lo que dice la gente: si hablan de sí mismos, de sus logros, de sus proyectos futuros, son personas enfocadas en hacer algo por sí mismas, ó si hablan de “otros”, son personas que han dejado de crecer y empiezan a otear lo que hacen otros porque no hay más noticias que dar que ésas. Esta es la prueba de que existen dos caminos y dos tipos de personas

Sólo los mediocres envidian, porque ellos nunca serán objeto de ninguna envidia

La envidia surge de la incapacidad para imitar, bien por falta de recursos, bien por falta de espíritu, de coraje, de fuerzas para seguir esforzándose.

meregusta-el-mediocre-critica-pero-no-se-atreve-juzga-pero-n-0-807024_previa

Todo el mundo imita…es el proceso natural de aprendizaje, todo el mundo imita e intenta copiar a quien puede, pero a quien no puede, le envidia. Se puede decir que la envidia es consecuencia de una frustración mal asumida

Es una cuestión de personalidad?

Por otro lado, y esta ya es una cuestión de cómo afrontan los retos las personas, es decir, es una cuestión de personalidad y de cómo nuestros genes han sido recombinados para ser quienes somos, hay varios tipos de personas, de ellas las de mayor interés son: las que toman el camino del logro, cuyo máximo interés es el que ir labrando camino, y la gente que busca la aprobación a toda costa, ya sea por méritos propios (es decir, porque se lo ganan a pulso), ó ya sea por un intento infructuoso de restar méritos al contrario.

La estrategia de restar méritos al contrario es propia de la gente envidiosa. Sin embargo, es baldío el esfuerzo: ellos son los primeros en hacer propaganda de su objetivo de envidia… “háblese de mí, aunque sea mal”, y no se dan cuenta de que los méritos estarán siempre ahí, por muchos que sean los bulos que se intenten inventar.
tumblr_mcezieSEXg1rt9jdlo1_500
Es una cuestión de toxicidad
La del envidioso es una estrategia que lo único que consigue es relanzar a su máximo “enemigo”, mientras que les convierten en personas chismosas, que hablan mal de otras personas. De los chismosos hay que escapar porque quién sabe lo que dirán de nosotros al no estar presentes…

Ruinosa vida, la de los envidiosos. Ay! tener vida para sufrirla…¡qué desperdicio! Estos desencantados de la vida, se alegran de las desgracias ajenas en lugar de arreglar las suyas propias. Son tan pobres, que por no tener, no tienen ni dos dedos de frente… se convierten en necios, pero por voluntad propia

Y de la gente envidiosa hay que huir porque son tóxicas, sufren, y transmiten sensaciones de ansiedad. Destilan infelicidad al no estar conformes consigo mismos. Su reacción de malestar se reduce al poner la cabeza, de quien las escucha, como un “bombo” ya que han renunciado a cualquier tipo de mejora en sus propias personas y se conforman con del desquite verbal de una realidad inventada

La felicidad es otra cosa

La felicidad se esconde en los silencios de la gente de bien

Hay que dar gracias a Dios cuando te rodeas de personas que han encontrado su propio camino, que son auténticas, que miran hacia su propio caminar y que no están a la espera y al acecho, sino siempre en proceso de mejora. Ésas son un buen referente a quien mirar, son una buena referencia a quien imitar porque lo único que enseñan es el camino de la autoperfección

Feliz Navidad y Próspero Año 2015

FelizNavidad2014

A %d blogueros les gusta esto: