Archivo del sitio

La amistad verdadera

Hoy que es Sábado por la mañana, he estado evitando un par de veces ponerme al teclado del ordenador, y al final, ya ves, he sucumbido

Los Sábados por la mañana tienen para mí ya otra connotación. Es el momento en que solía ponerme a escribir, es el momento en que me dedicaba a volcar como un torrente todo lo que, horas atrás, había rellenado en mi mente: rememorando conversaciones, recordando historias, hilando experiencias con análisis de la sociedad en sí… y mil cosas más

635959372604188808-1230108241_DPC-writers-inspiration.jpg

Y aunque sé que dejo en estos momentos cosas prioritarias, no puedo privarme de esto. Y sí, me proporciona placer el poder escribir, aunque piense, muchas veces que no va a ningún sitio, pero caray, ya no sólo es consecuencia de Terminar una Conducta fijada a base de la reiteración y de la rutina, sino porque en verdad es un goce, y no te sabría decir muy bien por qué lo es

Hoy iba a ponerme a escribir sobre la sexualidad y el concepto de la mujer, a raíz de un comentario soez que he recibido: “Ya te probaré”…. Pero esto mejor lo dejo para otro día, pues no quiero entrar en disquisiciones  en esta temática ya que me llevaría tiempo

En contraprestación y para mi bienestar he pensado en otro comentario que es el que te dije yo a ti: “eres lo mejor que hay en mi vida”. Y la verdad es que es así. Es así. Y mira que tengo muchas cosas buenas en mi vida (en esta vida terrenal que Dios nos ha dado). He pensado que para tener cosas buenas en la vida es necesario saber valorar su bondad y la bondad es un término subjetivo, la bondad lo es para cada uno. Y la bondad, mi querido amigo, se determina de un balance entre ingresos y gastos

Todo lo que tengo es verdad que tiene un coste, que es lo que menoscaba, un poco, el nivel de los ingresos. Yendo a cosas que tengo gracias a lo que percibo de otros, externa y gratuitamente, te voy a poner algunos ejemplos de balance positivo:

Ejemplo 1. Cuando leo los artículos de Barbeito, me doy cuenta de que siempre tengo ganancias, salvo cuando habla de necrológicas, por lo que leerle a él tiene un coste. Y entiendo que el dolor existe y bendito sea Dios si alguien con su talento puede hablar de esa forma de un tema tan triste, pero el significado sigue estando allí

Ejemplo 2. Valoro los días de sol, como nadie, y más aún si es en verano, pero esto me obliga a no salir en determinadas horas, ó me obliga a sudar como un cerdo y a perder líquidos

6770402-amazing-sunshine-wallpaper

Ejemplo 3. Valoro a mi gente, aunque por serlo, son míos sus problemas, y también ¡vaya! los problemas que, adicional y nominalmente, me dan…, y esto ya resta la felicidad que pueden ofrecerme

Por eso, cuando te veo, digo que eres lo mejor que hay en mi mundo, porque te veo sin coste. Porque la amistad que me ofreces está libre de problemas y porque no me pides más, aunque sé que, a veces, insistes. Es una relación en la que siempre gano, y la ganancia es toda neta, porque, y a pesar de todo, de tu concepto de lo que una mujer es, sigues respetándome a mí, al menos, como mujer y sobre todo como amiga

frase-la-belleza-de-la-mujer-se-halla-iluminada-por-una-luz-que-nos-lleva-y-convida-a-contemplar-el-alma-socrates-130702

Anuncios

Las Crisis de Identidad. Adolescentes y Adultos

Yo quiero una crisis!!

Muchas veces nos asustamos cuando vemos que hemos entrado en crisis. Las crisis no son más que etapas de alto crecimiento personal, y que tienen siempre un aprendizaje asociado.

Las crisis en cualquier ámbito, ya sea en el ámbito económico, social ó personal, no son más que el reflejo de que una situación no se ha podido gestionar adecuadamente, ya sea por carencia de los conocimientos necesarios, ya sea por escasez de medios, ya sea por la adopción de estrategias/decisiones incorrectas.

En definitiva, son oportunidades valiosas que sirven para enriquecer la experiencia vital ó el conocimiento en una determinada materia

crisis-o-no-crisis

En este post, quiero hablar de las crisis por las que pasan los adolescentes, que luego serán las que predecirán, de manera decisiva, su personalidad como adultos, su papel dentro de la sociedad y su comportamiento y conducta

¿Quién dijo que las crisis son malas?

En el estudio del desarrollo humano, una de las etapas más importantes es la etapa de desarrollo de los adolescentes. Esa etapa, tan temida por los padres, y que tiene el estereotipo acertado de ser una “etapa de crisis”, discurre normalmente, sin demasiados conflictos, a pesar de que es una etapa de suma importancia para la formación del autoconcepto y de la autoestima de los futuros adultos

social-brand-identity1

¿Por qué es una etapa de crisis?

Lo es porque el joven empieza a cuestionarse quién es.  Para crear su imagen primeramente se apoyará en las opiniones de fuentes externas (padres, maestros, amigos y compañeros), y posteriormente, cuando su estructura mental le permite un nivel de abstracción más elevado, se apoyará en sus propias conclusiones. Por otro lado, el adolescente está atravesando una etapa en la que ha de enfrentarse a muchos cambios y retos: cambios psicobiológicos (físicos, desarrollo de la personalidad, etc), cambios en las expectativas sociales (asunción de responsabilidades), cambios en el rol dentro de la familia (emancipación y autonomía de los padres, acercamiento al mundo de la amistad y de las relaciones de pareja)

También es una etapa especialmente conflictiva porque los padres deben empezar a ceder parte de su influencia y de su poder a esos seres que han creado. No es fácil ver cómo tus hijos se han transformado en personitas capaces de sacar sus conclusiones, correr sus riesgos, asumir sus responsabilidades y tomar sus propias decisiones sobre algo tan importante como son sus propias vidas

En esta etapa de reafirmación ó (yo diría) formación de la propia identidad, los adolescentes se ven influidos por el estilo de educación de los padres.

Tension_rope copy

¿Hay distintas formas de criar a los hijos?

Sí. Hay 4 estilos en la educación de los hijos (según Baumrind’80; completado por Maccoby y Martin’83), que dependen de dos variables: el grado de afecto y el grado de control:

  1. Cuando existe control y afecto, el estilo se denomina Democrático. Este estilo está caracterizado por ejercer un alto control sobre el niño/joven, que obliga a cierto nivel exigencia para con él, pero posibilitando una relación estrecha de comunicación y de afecto. Los adolescentes suelen ser personas bien adaptadas (con buen ajuste social), que aprenden de sus padres porque existe la confianza necesaria como para posibilitar un alto nivel de complicidad, y son jóvenes competentes y capacitados para la toma de decisiones autónoma
  2. Cuando existe un alto control, pero no hay afecto, el estilo se denomina Autoritario. Este estilo se caracteriza por un bajo nivel de comunicación y por una alta dependencia del adolescente. Éste se convertirá en un joven sumiso, obediente y disciplinado, pero con escasa capacidad de afrontamiento autónomo de sus propias decisiones
  3. Cuando no existe control, pero sí que existe afecto, el estilo se llama Permisivo. Aquí el joven toma la delantera de sus padres y les gana el pulso. Al igual que el anterior estilo, también está caracterizado por una ruptura en el nivel de comunicación que imposibilita el modelar/adiestrar al joven. Se caracteriza por jóvenes socialmente bien adaptados, pero con escaso nivel de rendimiento escolar (debido a la nula exigencia de los progenitores). Las estadísticas muestran que son jóvenes que suelen abusar del consumo de sustancias como el alcohol y el tabaco
  4. El último estilo de educación es el de ausencia de estilo, que ese denomina Indiferente, y es el más pernicioso para la formación del joven. Aquí los padres no se ocupan en absoluto de sus hijos (por dejadez, falta de interés ó de tiempo). Los hijos crecen sin ningún tipo de control ni afecto. En este caso, las estadísticas muestran una alta tasa de delincuencia juvenil

¿El estilo de crianza afecta a cómo seremos de mayores?

El estilo de la crianza es un factor determinante a la hora de la creación del autoconcepto. El autoconcepto, que no es más que la definición que uno tiene de sí mismo, se consigue en la etapa en la que el adolescente empieza a cuestionarse su propia identidad, entrando en un rosario de etapas sucesivas de crisis de identidad. Digamos que la identidad de las personas se forma cuando éstas han entrado en las suficientes crisis como para tener bien claro lo que son, lo que significan para el mundo, para la sociedad, para su entorno. Y esa identidad está definida por parámetros internos, y no por fuentes externas

“He pasado por tantas crisis de identidad que al final me he encontrado a mí mismo!”

No todos los jóvenes pasan por crisis de identidad. Tanto es así, que la identidad es un concepto que evoluciona con el tiempo y es dinámico. El estado en que la identidad queda definida depende de dos parámetros (según Marcia, 1980, que desarrolla la teoría de los polos de Erikson). Esos parámetros son: el grado de implicación del joven con su vocación y el grado crisis que ha tenido que superar

¿Qué es el grado de implicación vocacional?

Se define como el grado en que las personas “están comprometidas con” sus roles sociales: grupos sociales, grupos laborales, grupos de amistades, grupos de género

¿Qué es el grado de crisis?

Las crisis no son más que la exploración de alternativas que intenten explicar la identidad de uno mismo. Es el intento de búsqueda de la propia definición basado en técnicas de prueba y error, que echan abajo los autoconceptos anteriores para probar otros que se ajusten mejor

Pues bien. El estilo de crianza es tan importante, que el estado en que se encuentra un joven adolescente, en cuanto a su propia AUTO-DEFINICIÓN está claramente determinado por él.

De esta forma, en etapas iniciales de la crianza de los hijos, el joven no se cuestiona apenas su identidad, por lo que no explora nuevas identidades ni tampoco se siente involucrado dentro de la sociedad. Su identidad es Difusa. Pasando el tiempo, empieza a cuestionarse su propio Yo, y explora opciones. Si se le permite (estilo de crianza Permisivo), asumirá nuevos roles y explorará nuevas experiencias (sexo, alcohol, tabaco, cannabis, etc) y entrará en una etapa de Moratoria, en la que su implicación social será nula y su búsqueda interior le llevará a pasar por crisis de identidad. Si el estilo de crianza es Autoritario, el joven no pasará por ninguna crisis de identidad (no en su etapa adolescente, pero sí posteriormente), sino que asumirá el rol que sus padres le asignen y su Identidad quedará “Hipotecada” a etapas posteriores de desarrollo (ya en la etapa de adulto).

Imagen1

Por último, cuando la persona ha entrado en todas las crisis necesarias para definir su personalidad, y cuando ha conseguido encontrar su papel en el mundo, se dice que esa persona se encuentra definida con la Identidad de logro, que se consigue cuando, la definición de la Identidad es completa, y proviene de parámetros internos, inherentes a la persona, y cuando el nivel de involucración social (compromiso social) también se ha alcanzado

Posteriormente, el joven, ya pre-adulto, seguirá evolucionando (según la teoría de estadios polares de Erikson), y pasará por las etapas de productividad y cuidado, donde los niveles de necesidad/satisfacción de la pirámide de Maslow se van satisfaciendo con su propia actividad social y productiva, y por último se llega a la etapa de Integridad del Yo, que es la etapa de máxima satisfacción con la experiencia vivencial del ser humano, donde se da un significado integral de la propia vida y se alcanza un estado de Sabiduría

… pero esto ya es otra larga historia

Levantando el “ego” a un pendejo

u2l4a13

Son tantas las reacciones por el post del otro día:  México lindo y la cultura empresarial, que no he podido dejar pasar la ocasión de comentar alguna que me ha llamado más la atención

El motivo por el que un jefe se comporta de esa manera es un motivo sexual, si se valora de forma superficial, pero en realidad es un problema de autoestima, si se valoran las causas últimas. Yo también opino que la intención del jefe era la de buscar un affair, y al no conseguirlo reaccionó invalidándome. Quizás es que realmente “no le servía” para estos intereses, quizás actuó como venganza ante una negativa soterrada

rivelazioni

Lo cierto, es que las mujeres tenemos que vencer un handicap enorme. Somos objeto de deseo. Los hombres están programados para dejar su semilla en cuantas más hembras, mejor. Por eso las proposiciones a las mujeres son frecuentes. Si encima estás buena, para ellos la atracción es mayor, es como llevar un farolillo rojo de “disponible”

Sin embargo, y aunque la naturaleza nos haya hecho así, esto ha de ser modulado por la educación. Son pocos los que realmente tratan a las mujeres con el respeto que se merecen. No dejan de verlas como un objeto de placer. Son pocos los hombres que he conocido que realmente supieran controlarse. Y con controlarse no estoy queriendo decir anular sus emociones sino el saber canalizarlas. Y en este sentido hay mucho no, muchísimo trabajo por delante

homer-simpson-nuclear-control-panel_0

Volviendo un poco al post y a sus comentarios. Me ha llamado la atención la forma en que muchos hombres han reaccionado. Muchos de ellos me culpan de no haber sabido “canalizar yo” la situación. Me culpan de no haber sabido “jugar”. Lo cierto es que nunca he entendido este concepto. Verán, soy extremadamente racional, tengo una tipología de personalidad que se manifiesta en que todo lo que veo y siento lo ponga bajo escrutinio, bajo análisis científico. Soy de una tipología INTJ en el código de Myers-Briggs, lo que implica que mi mente es la que gobierna todos mis impulsos. Sin embargo, eso no implica que sea fría con las personas/hombres con los que trato. Es más, muchos de ellos me definen como muy cercana, porque siempre tengo un comportamiento amable con ellos y les trato de tú a tú como si de un hermano se tratara

La-mirada-en-el-trabajo-270x300

no, no, no … ella no está “pidiendo guerra”

Sin embargo, muchas veces este trato de amabilidad es mal interpretado. Y aquí es donde empiezan a torcerse las cosas. Cuando trato con la gente suelo mirarles de la forma en que me gustaría que me mirasen a mí. Miro a la gente a los ojos y siempre encuentro algo que me agrada, por lo que soy amable con todos los individuos. Incluso cuando sufrí un pseudo-robo a plena luz del día, en Valencia, miré cara a cara al joven que iba a quitarme el bolso (tranquilos, luego, me lo devolvió, pero esto es una larga historia) e incluso llegué a sonreírle… no sabía yo la que me esperaba, claro!, ni él tampoco…

Cuando se trata de un varón, el que le miren directamente a los ojos despierta en él cierto grado de interés… sexual. Se sienten halagados, se despierta en ellos su instinto y pasan a la acción

Muchos de ellos reaccionan de forma directa, buscando el encuentro sexual sin muchos más preámbulos, a lo que sin más preámbulos se les puede disuadir ó no, sin que se menoscabe en absoluto su autoestima

Sin embargo, hay otra tipología de persona que no manifiesta abiertamente sus intenciones. Estos son los más peligrosos porque “deducen” que cualquier negativa implica un rechazo hacia “su persona”. Son personalidades con una baja autoestima, que si tienen cierto grado de maldad reaccionan haciendo daño, en la proporción en que ellos (sobre todo son varones) se sienten “heridos en su ego

Mr__Burns_by_od1e

Entiendo que el mundo está lleno de personas con diferentes vestimentas. Entiendo que para tratar a la gente hay que descubrir sus mecanismos de funcionamiento para evitar herir susceptibilidades y que, en muchos casos, éstas están encubiertas, pero también entiendo que se hace necesaria una adecuada educación de las emociones y mucho más cuando se trata de un entorno laboral, donde la información fluye (ó debe fluir) de forma clara, abierta y precisa

El juego de “jugar-jugar” es un juego sexual peligroso. Muchas personas pueden malinterpretar las sonrisas y las buenas intenciones de congeniar con los compañeros de trabajo para crear un buen ambiente laboral. Muchas personas querrían llegar a “jugar más” y ante la negativa sentirse tan heridos que podrían ser capaces de la venganza absurda e injusta (y entonces, no harían otra cosa que manifestar su condición de “pendejos”)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Muchos pensarán, viendo esta foto, que estos dos “están liados”

A los necesitados de una inyección de autoestima habría que recomendarles que buscaran en sí mismos (y no fuera de ellos) los motivos suficientes para encontrarse bien con ellos mismos. Muchas de estas personas encuentran en el “ligoteo” una forma de crecerse y de sentirse por encima de la pobre impresión que tienen de ellos mismos. Existe una cura eficaz para este tipo de personas y se encuentra en la comprensión correcta de aquello que les sucede. El objetivo es mejorar el AUTOCONCEPTO y estar enfocado en mejorar desde el interior. No se trata de imponer “al otro” una absurda aprobación (encuentran “aprobación” cuando consiguen ser “aceptados”, es decir, cuando consiguen “ligar”) sino en aprobarse uno mismo poniéndose metas accesibles. El objetivo es sentirse bien con uno mismo desde la perspectiva de uno mismo, sin la necesidad del otro

pendejo_manual[1]

El “jugar” en un entorno laboral provoca que el trabajo se convierta en algo poco serio. Así, se ha desvirtuado el propio concepto de lo que es el trabajo y estamos en riesgo de convertirnos en una sociedad en la que las cosas serias se toman a chunga (creo que más bien, no nos falta demasiado para esto)Negligencia

El trabajo puede ser divertido, pero esto no quiere decir que, por serlo, haya que tomarse “a chunga” aquello que hacemos para ganarnos la vida, porque el producto de aquello que se toma a chunga, siempre es un chiste

El trabajo realizado en un entorno colaborativo, con gente que se toma muy en serio en qué invierte su tiempo, es un trabajo bien hecho, que logra CREAR PRODUCTOS que satisfacen y son válidos y valiosos ya no sólo a la sociedad sino a aquellos que los realizan. Un entorno colaborativo se consigue con la proximidad de las personas: hay algo especial cuando se pone el calor del amor en aquello que se realiza. Y el amor se pone en aquello que se ama hacer. Encontrar el equipo apropiado para desarrollar una labor es sumamente importante. Es justamente por lo que merece la pena el desarrollar esa labor, porque al fin y al cabo las cosas se hacen por y para las personas

7986545645644

Sin embargo, no todos están preparados para un trabajo en un entorno colaborativo, y no todos están preparados para el trabajo dentro de un equipo de trabajo. Y, aunque muchas veces se hable de “la soledad del poder”, cuando se refiere al modo de comportamiento de un líder, éste, no es el mejor estilo de liderazgo. Incluso los jefes deben saber trabajar con un equipo de trabajo y es mejor hacerlo desde la posición de compañero a ultranza, que desde un escalón muy superior e inaccesible

Pero, insisto, esta es una cuestión de estar preparado para el trabajo en equipo, es una cuestión de madurez laboral/mental/emocional1243288700[1]

En un entorno de trabajo el crear buen ambiente es positivo, siempre y cuando se sepa que el crear “buen ambiente” se realiza con personas sanas y emocionalmente estables.

Es responsabilidad de cada uno el cuidar por su crecimiento emocional para poder aportar a la sociedad lo mejor de cada uno, y…

… volviendo al post, es responsabilidad de cada uno el descubrir el entorno en el que se mueve, no sea que se crea que uno nada en aguas tranquilas cuando realmente están infestadas de alimañas. Este es un mundo maravilloso, pero no está exento de peligros

Imagine Dragons, es uno de los grupos que más me gustan actualmente. Utilizan mucha percusión, y la consiguen con la sincronización de un grupo numeroso de personas. Este es un buen ejemplo de cómo los entornos colaborativos, en los que la gente se toma en serio, incluso las cosas divertidas, pueden lograr crear un producto tan bueno, como éste:

So this is what you meant
When you said that you were spent
And now it’s time to build from the bottom of the pit
Right to the top
Don’t hold back
Packing my bags and giving the academy a rain check

I don’t ever wanna let you down
I don’t ever wanna leave this town
‘Cause after all
This city never sleeps at night

It’s time to begin, isn’t it?
I get a little bit bigger, but then I’ll admit
I’m just the same as I was
Now don’t you understand
That I’m never changing who I am

So this is where you fell
And I am left to sell
The path to heaven runs through miles of clouded hell
Right to the top
Don’t look back
Turning the rags and giving the commodities a rain check

I don’t ever wanna let you down
I don’t ever wanna leave this town
‘Cause after all
This city never sleeps at night

It’s time to begin, isn’t it?
I get a little bit bigger but then I’ll admit
I’m just the same as I was
Now don’t you understand
That I’m never changing who I am

It’s time to begin, isn’t it?
I get a little bit bigger, but then I’ll admit
I’m just the same as I was
Now don’t you understand
That I’m never changing who I am

This road never looked so lonely
This house doesn’t burn down slowly
To ashes, to ashes

It’s time to begin, isn’t it?
I get a little bit bigger, but then I’ll admit
I’m just the same as I was
Now don’t you understand
That I’m never changing who I am

It’s time to begin, isn’t it?
I get a little bit bigger, but then I’ll admit
I’m just the same as I was
Don’t you understand
That I’m never changing who I am

(sorry, some of these definitions are in english… but currently it’s important to speak english. This is a MUST in a global community. The MUST of COMMUNICATION )

handicap

n.

1. Sports & Games

a. A race or contest in which contestants are given advantages or compensations to equalize the chances of winning.

b. Such an advantage or penalty.

2. A physical or mental disability. See Synonyms at disadvantage.

3. A hindrance.

tr.v. hand·i·capped, hand·i·cap·ping, hand·i·caps

1. Sports & Games To assign handicaps or a handicap to (a contestant).

2. To cause to be at a disadvantage; impede

affair

n.

1. Something done or to be done; business.

2. affairs Transactions and other matters of professional or public business: affairs of state.

3.

a. An occurrence, event, or matter: The senator’s death was a tragic affair.

b. A social function.

4. An object or a contrivance: Their first car was a ramshackle affair.

5. A matter of personal concern.

6. affairs Personal business: get one’s affairs in order.

7. A matter causing public scandal and controversy: the Dreyfus affair.

8. A romantic and sexual relationship, sometimes one of brief duration, between two people who are not married to each other.

pendejo, -ja s. m. y f.

1  fam. Persona que lleva una vida irregular, viciosa y desordenada. pendón.

NOTA Frecuentemente usado como insulto.

s. m.

2   Pelo que sale en el pubis y en las ingles.

alimaña s. f.

1   Animal salvaje que ataca o hace daño a los animales domésticos o a la caza menor: el zorro puede ser considerado una alimaña porque en ocasiones caza gallinas.

2   Animal, especialmente el salvaje o no domesticado: sapos, lagartijas, avispas y otras alimañas

El miedo escénico

Imagen

Hace muchos años que trabajo en entornos de muy alta exigencia. El mundo de la consultoría exige que te esfuerces dando no un 100% de ti misma sino, a veces un 120% ó un 150%. Es un entorno en el que los requisitos en tus capacidades intelectuales son elevados y muchas veces, y cada vez más, los requisitos en tus habilidades sociales y en tu aspecto físico también.

Se puede decir que se requiere de un profesional completo, con un alto grado de exigencia en su formación en estas tres facetas: intelectual, social y la física.

Es un entorno donde las reuniones de trabajo se realizan fundamentalmente a alto nivel. En mi caso concreto, he tenido mucha suerte, ya que estas reuniones de trabajo eran de pocos componentes, no más de tres personas, en las que era relativamente sencillo exponer de forma tranquila tu trabajo ó convencer al cliente de que el proyecto era interesante

Sin embargo, me habría muerto del susto de haber expuesto mis ideas a un amplio grupo de personas. Se me habría paralizado el corazón, se me habría congelado la sangre, me habría puesto mala, pálida, roja, verde, azul ó de cualquier otro color como, a veces, me pongo a la hora de enfrentarme a cualquier exposición sencilla en grupo. No obstante, uno se hace a todo, y he tenido la ocasión de poder superarlo cada vez que me he puesto delante de mis alumnos en los cursos de formación que he impartido a grupos de más de 15 personas

El miedo escénico es algo natural en la mayoría de los casos. El enfrentarse a una situación en la que hay una multitud de personas mirándote es incómodo. No sólo porque se percibe como un entorno hostil en el que estás en inferioridad numérica sino porque se percibe como una prueba que hay que superar. Sin embargo, cuando se convierte en patológico, puede estar escondiendo otros problemas más graves: traumas infantiles y de la adolescencia, configuración de la personalidad (p.ej. timidez, apocamiento), conductas adquiridas por aprendizaje vicario (modelos, y personas de referencia), niveles exagerados de auto-exigencia, ó sobreestimación de la opinión de los demás, infravaloración de uno mismo (baja autoestima), entre otros

El miedo provoca sensaciones de malestar: sequedad de la boca, bloqueo intelectual, temblores, náuseas, etc, la sangre se concentra en las extremidades inferiores preparando al cuerpo para la huída. Es un verdadero bombazo para el cuerpo y la mente, supone un auto-atentado contra la vida. Los miedos se generan, fundamentalmente, porque los procesos mentales hacen una representación ó mapa psíquico de la situación como “amenazante” de tal forma que todo nuestro cuerpo se pone a la defensiva. La presencia de multitud de personas representa una verdadera amenaza para el individuo con miedo escénico

Imagen

La naturaleza es sabia y nos ha provisto de un mecanismo de defensa excelente para evitar auto lesionarnos por esta causa. Me estoy refiriendo a la autoestima. La autoestima es un mecanismo cognitivo que proporciona razones suficientes para querernos. Es nuestro aliado a la hora de enfrentarnos al mundo  y a la presencia del otro. Nos proporciona el nivel de bienestar y de confort suficiente para poder sacar lo mejor de nosotros mismos, nos hace poderosos ante cualquier amenaza, nos brinda un escudo y una espada con los que poder luchar en defensa ó en ataque

Pero, … siempre hay un pero… muchas veces, nuestros niveles de autoestima están bajo mínimos. Es como si se hubieran agotado, en algunos casos, ó como si siempre hubieran estado bajos en otros ó como si, de golpe, alguien los hubiera vaciado. El problema de tener bajos niveles de autoestima radica en alguno de los siguientes tres factores:

  1. No nos conocemos bien. Este es un tema de percepciones, que influye sobremanera en los procesos de atribución e inferencia. Las personas tendemos a cometer errores en la percepción. A estos errores se les denomina “sesgos”. De esta manera, en muchas ocasiones tenemos el sesgo de creernos los mejores y los únicos en determinadas materias (sesgo de falsa singularidad), lo que nos proporciona una visión mejorada de la realidad de lo que somos. Por otro lado, también tenemos el sesgo de sobreestimación, que consiste en magnificar las percepciones haciéndolas aún más importantes de lo que son en realidad. De esta manera algunos perciben el mundo de sus propios errores, fallos y defectos como una verdadera pesadilla.
  2.  No sabemos valorarnos. Valorarse significa “ponerse en valor”, que no es otra cosa que saber ponerse en el lugar/en la escala que nos corresponde bajo un determinado criterio. Aquí fallan las dos cosas, primero el criterio bajo el cual nos valoramos, y segundo, la nota que nos auto-otorgamos (basados en nuestras percepciones ó en las percepciones de otros). Muchas veces este problema está derivado del anterior: al no conocernos, tendemos hacia niveles de autoexigencia que a veces son desmedidos (sobre-estimación) y otras veces son demasiado laxos (sub-estimación). Por ello el punto en el cual nos estamos encuadrando a nosotros mismos es sumamente importante. No podemos pretender ser Miss Universo cuando el cuerpo que tenemos no da para tanto, ni tampoco se puede uno comparar con Albert Einstein si no se dispone de un nivel intelectual a su nivel, por citar algunos ejemplos desmedidos
  3. No nos aceptamos y nos revelamos contra nosotros mismos. Al exigirnos estar dentro de unos niveles que no se corresponden con nuestra realidad viene nuestro rechazo. Es un problema derivado de los dos problemas anteriores, es decir, al no conocernos bien, nos valoramos bajo criterios que no se corresponden con nuestra realidad y al sacar baja puntuación no lo aceptamos, con lo cual, estamos en lucha contínua contra nosotros mismos. También podría ser que la falta de aceptación viniera de no saber aceptar nuestras propias limitaciones, es decir, que el individuo conozca que no es excelente en una determinada faceta, pero que sea incapaz de aceptar su limitación, con lo que se genera, de nuevo, una mala sensación

Podemos modificar el modo en que actúa la autoestima, ya que factores biológicos, socio-culturales y la voluntad actúan sobre ella. Un buen ejemplo de cómo la biología afecta al proceso de autoestima es la ingesta de bebidas alcohólicas ó de tranquilizantes y relajantes musculares, que provocan que tus procesos mentales no disparen de una forma intensa tus alarmas defensivas, y hacen que el nivel de consciencia sea menor (uno se cree el rey del mundo bajo los efectos del alcohol). Por otro lado, los factores socio/culturales (familia, amigos, profesores, compañeros de trabajo) también provocan que tu autoestima sea mayor (cuando se encuentra aprecio y reconocimiento) ó menor (si encuentras lo contrario). Por último, la voluntad, el temperamento, y otros rasgos de la personalidad  hacen que podamos llenar nuestros niveles de autoestima, en tanto en cuanto alcancemos los niveles de exigencia que nos hemos propuesto

El miedo escénico mina la confianza en uno mismo, es más, puede retroalimentar nuestra baja autoestima si, por ejemplo, el tener una buena oratoria es uno de los requisitos que nos auto-imponemos

En cualquier caso, la autoestima debe evaluar de forma equilibrada y ponderada todas las facetas que componen a un individuo: cuerpo, cabeza, corazón, espíritu.

La forma de recargar nuestros niveles de autoestima y de recuperar el equilibrio es siendo CONSCIENTES (vivir tus limitaciones sin mortificarte por ellas, aceptándolas y como dirían los americanos “take it easy”), teniendo CONFIANZA en uno mismo, en el poder y capacidad que uno tiene, contando con sus limitaciones, siendo RESPONSABLES de lo que uno es y de lo que uno puede y debe aportar a sí mismo y a la sociedad y por último teniendo VOLUNTAD para cambiar lo que queremos cambiar en uno mismo, centrándonos en aquellos aspectos que sean de mayor importancia y consiguiendo cambios pequeños y continuados en el tiempo, aplicando la filosofía Kaizen para conseguir buenos frutos

La autoestima de cada uno es el alimento intelectual que da energía a nuestras mentes, que nos permite enfrentarnos al mundo con la misma fuerza con la que los alimentos llenan de nutrientes nuestro cuerpo. Debes incorporar en tu dieta una buena dosis diaria de autoestima, haciendo cualquier actividad que te reconforte y que te llene de satisfacción, consiguiendo pequeños logros diarios y siendo conscientes de la importancia que cada pequeño logro tiene para ti.  Date un abrazo cada vez que lo consigas y si no lo consigues, date dos abrazos por haberlo intentado y para tener más ánimos y lograr superarte la próxima vez

A %d blogueros les gusta esto: