Archivo del sitio

Manual para Navegantes del s. XXI (parte 2ª: AMOR)

Ya disponible, en AMAZON

http://bit.ly/1qnyMlU

 

 

corazon

Anuncios

No te frustres…

En aquellos meses me tocó realizar la gestión de un foro internacional para la Fundación OPTI. La verdad es que nunca había aceptado un reto como aquél. Siendo consultora de profesión e ingeniera de formación, mis retos habían sido, hasta aquél momento mucho más técnicos y “serios”, más enlazados a problemas y a la búsqueda de soluciones que a una labor creativa y humanista

Ni la temática, ni los ponentes, ni la logística estaban decididos. Sólo se tenía una vaga idea de que el Foro Internacional debía congregar a una serie de ponentes de talla y prestigio internacional y que los oyentes iban a ser empresarios y primeros espadas españoles. La temática, cómo no: sobre el futuro. Gran tema el futuro. Difuso, incierto, impredecible, que diría un experto en PNL. Sin embargo, en aspectos técnicos, sociales y económicos, el futuro es relativamente “predecible”… para eso está el análisis de tendencias

Pues bien, se decidió que fuese un foro multidisciplinar. En una de esas disciplinas, la que entraba en materia de sociedad, individuo y ciudadano, habíamos previsto que, entre otros, D. Jaime Lerner, eminente arquitecto de la ciudad de Curitiba (Brasil), fuese el encargado de presentarnos su visión de las ciudades del futuro. A medida que pasaban los meses, las inscripciones iban creciendo, y muchas de ellas se realizaban gracias a la presencia de nuestro ilustre ponente

A una semana del congreso, la mujer del Sr. Lerner falleció, de forma inesperada, tras una larga enfermedad. Y el Sr. Lerner, que era de religión judía, con todo el dolor de su corazón nos informó que en el periodo de luto no le estaba permitido viajar, pues así lo estipulaba su religión y su fe y que tenía que cancelar su intervención en el Congreso. Su voz sonaba apesadumbrada al otro lado del teléfono. Era una ocasión que él había estado esperando durante mucho tiempo. Era también un honor para él el acudir a un foro internacional y en el último minuto debía renunciar a su sueño. Para mí fue como un mazazo inesperado

Toda la organización, la programación, la agenda se acababa de ir al traste en cuestión de segundos

Ya nos dábamos por vencidos, debíamos de informar, a los que ya se habían inscrito, debíamos avisar del cambio en la programación, pero yo no quería. No quería porque suponía decepcionar a quien ya se había generado una expectativa, no quería porque era el trabajo de meses, no quería, al menos no sin quemar hasta el último cartucho, hasta agotar todas las posibilidades, hasta conseguir arreglar aquello de alguna forma

La verdad es que hasta aquél momento habíamos resuelto muchas contingencias, se habían solventado los cambios de ponentes con suficiente tiempo de respuesta, se habían dispuesto todos los detalles, se había planificado hasta el más mínimo nivel, pero quién podía contar con esto?

El periodo de luto finalizaba justamente el día anterior al inicio del congreso y esto nos puso en marcha para iniciar la búsqueda de algún vuelo, alguna combinación de transportes que le hiciera salir después de transcurrido el plazo y que lo hiciera llegar a tiempo. Se estuvo buscando durante todo un día y al fin nos dimos por vencidos. No había forma de que llegara a tiempo, ni aún desafiando las teorías de la relatividad del genio de Einstein

A última hora de ese día, cuando ya todo lo dábamos por perdido se me ocurrió. Si el Sr. Lerner no podía venir a la conferencia, la conferencia iría donde estaba el Sr. Lerner… y le propusimos una video conferencia desde Brasil: un rayito de esperanza había nacido de nuevo a ambos lados del teléfono

El día anterior al congreso se hicieron las pruebas de conexión: Madrid-Sao Paolo. Todo, sonido e imagen, estaba perfectamente sincronizado y en condiciones para retransmitir en directo la conferencia del maestro

Al día siguiente, tan sólo media hora antes del inicio de la videoconferencia, y en un descanso entre ponencias, hicimos las últimas pruebas de conexión. Nos quedamos perplejos al ver un nuevo escenario en el lado de Brasil, aquella no era la sala de Sao Paolo de las pruebas del día anterior. Comprendimos, sobre la marcha, que algo había cambiado y era que la conferencia se iba a realizar con conexión entre Curitiba-Madrid, vía Sao Paolo. Esto era nuevo para nosotros, nadie nos había informado de esta doble conexión que no había sido probada con anterioridad, y nos produjo una dosis extrema de incertidumbre. Aunque, si bien técnicamente era una cuestión que debían resolver sólo entre brasileños, en la práctica, toda la responsabilidad recaía sobre mí

En el último minuto, con la audiencia sentada, no se oía nada… y fue cuando nos echamos a temblar. Pero pronto, al fin, escuchamos los últimos ajustes entre Sao Paolo y Curitiba. Cuando apareció el Sr. Lerner fue una bocanada de aire fresco. Su voz sonaba clara y nítida. La video conferencia coordinaba a un tiempo la imagen del maestro y la magnífica presentación que habían preparado, las secuencias se sucedían, a veces imagen completa, de la persona, otras de la presentación, otras la imagen era compartida. La realización fue perfecta, el contenido ya no sólo en cuanto a información sino en cuanto a mensaje llegó y caló en el público. Al final de su ponencia, D. Jaime Lerner quiso finalizar con estas palabras, que me llegaron directamente al corazón:

Cuando no consigues realizar un sueño, no te frustres, si te dedicas a fondo a trabajar por tu sueño, estate seguro de que ese sueño va a venir a buscarte, te va a tocar por la espalda y te dirá: estoy aquí, soy tu sueño, estás pegado a mí, esta es tu segunda oportunidad, no la pierdas

Y así, la video conferencia se dio por concluida. La ponencia había sido todo un éxito

A %d blogueros les gusta esto: