Archivo del sitio

La amistad verdadera

Hoy que es Sábado por la mañana, he estado evitando un par de veces ponerme al teclado del ordenador, y al final, ya ves, he sucumbido

Los Sábados por la mañana tienen para mí ya otra connotación. Es el momento en que solía ponerme a escribir, es el momento en que me dedicaba a volcar como un torrente todo lo que, horas atrás, había rellenado en mi mente: rememorando conversaciones, recordando historias, hilando experiencias con análisis de la sociedad en sí… y mil cosas más

635959372604188808-1230108241_DPC-writers-inspiration.jpg

Y aunque sé que dejo en estos momentos cosas prioritarias, no puedo privarme de esto. Y sí, me proporciona placer el poder escribir, aunque piense, muchas veces que no va a ningún sitio, pero caray, ya no sólo es consecuencia de Terminar una Conducta fijada a base de la reiteración y de la rutina, sino porque en verdad es un goce, y no te sabría decir muy bien por qué lo es

Hoy iba a ponerme a escribir sobre la sexualidad y el concepto de la mujer, a raíz de un comentario soez que he recibido: “Ya te probaré”…. Pero esto mejor lo dejo para otro día, pues no quiero entrar en disquisiciones  en esta temática ya que me llevaría tiempo

En contraprestación y para mi bienestar he pensado en otro comentario que es el que te dije yo a ti: “eres lo mejor que hay en mi vida”. Y la verdad es que es así. Es así. Y mira que tengo muchas cosas buenas en mi vida (en esta vida terrenal que Dios nos ha dado). He pensado que para tener cosas buenas en la vida es necesario saber valorar su bondad y la bondad es un término subjetivo, la bondad lo es para cada uno. Y la bondad, mi querido amigo, se determina de un balance entre ingresos y gastos

Todo lo que tengo es verdad que tiene un coste, que es lo que menoscaba, un poco, el nivel de los ingresos. Yendo a cosas que tengo gracias a lo que percibo de otros, externa y gratuitamente, te voy a poner algunos ejemplos de balance positivo:

Ejemplo 1. Cuando leo los artículos de Barbeito, me doy cuenta de que siempre tengo ganancias, salvo cuando habla de necrológicas, por lo que leerle a él tiene un coste. Y entiendo que el dolor existe y bendito sea Dios si alguien con su talento puede hablar de esa forma de un tema tan triste, pero el significado sigue estando allí

Ejemplo 2. Valoro los días de sol, como nadie, y más aún si es en verano, pero esto me obliga a no salir en determinadas horas, ó me obliga a sudar como un cerdo y a perder líquidos

6770402-amazing-sunshine-wallpaper

Ejemplo 3. Valoro a mi gente, aunque por serlo, son míos sus problemas, y también ¡vaya! los problemas que, adicional y nominalmente, me dan…, y esto ya resta la felicidad que pueden ofrecerme

Por eso, cuando te veo, digo que eres lo mejor que hay en mi mundo, porque te veo sin coste. Porque la amistad que me ofreces está libre de problemas y porque no me pides más, aunque sé que, a veces, insistes. Es una relación en la que siempre gano, y la ganancia es toda neta, porque, y a pesar de todo, de tu concepto de lo que una mujer es, sigues respetándome a mí, al menos, como mujer y sobre todo como amiga

frase-la-belleza-de-la-mujer-se-halla-iluminada-por-una-luz-que-nos-lleva-y-convida-a-contemplar-el-alma-socrates-130702

Anuncios

Manual para Navegantes del s. XXI (parte 2ª: AMOR)

Ya disponible, en AMAZON

http://bit.ly/1qnyMlU

 

 

corazon

La fuerza del corazón

53e73247-acaa-4d89-bd2b-7bc303cdedc7_foto-dia-051013

Es un concepto poco entendido, poco estudiado, mal interpretado en la mayoría de las ocasiones, pero del que se habla continuamente, hoy quiero presentarles a un buen amigo, quizás ya lo conozcan, todas las personas tienen uno, con Uds. EL CORAZON

Muchos hemos oído hablar de la fuerza del corazón y todos hemos entendido que se hacía alusión a una de las emociones más nobles del ser humano, “al amor”. Lo que muchos no saben es que incluso la emoción del amor es racional y que se aprende y se modula con el pensamiento, con la mente.

El amor, “el sentimiento del amor”, nace de una interpretación racional a los cambios fisiológicos que se producen en nuestro cuerpo cuando nos emocionamos

Nos emocionamos de una forma natural como respuesta a todo aquello que nos impacta de nuestro entorno. Hay emociones que son primarias, como por ejemplo el miedo, la ira, la tristeza. Estas emociones, como todas las emociones, y sobre todo cuando no están moduladas, se manifiestan por cambios fisiológicos.  En el caso del miedo, se manifiesta en parálisis de los músculos, alteración del ritmo cardiaco; en el caso de la ira, se manifiesta en el reflujo sanguíneo en las sienes, en cambios hormonales, en el incremento de la adrenalina

Marge_Angry_(Making_Faces)

Todas las emociones primarias cursan de una manera natural y sin aprendizaje previo, provocando cambios fisiológicos. La emoción del sexo es primaria, y provoca la excitación sexual (y todos sabemos cuáles son los síntomas, porque suelen estar localizados en la zona genital). Todas las emociones primarias nos predisponen a la acción, y están grabadas de forma innata. Sin embargo, como emociones que son, también cursan por una interpretación mental, por lo que también pueden modularse a través de un aprendizaje

Las emociones secundarias, son las que están generadas por el aprendizaje. Emociones como la culpa, la vergüenza, el amor, etc, son emociones que se aprenden, surgen de la normativa social, cultural, educacional y, al igual que las anteriores emociones se ven afectadas por la experiencia.

La emoción del amor se genera por la presencia de lo que se denomina el triángulo del amor (intimidad, compromiso y pasión). La pasión surge de la emoción del sexo, la intimidad y el compromiso nacen de la voluntad, y la voluntad está generada por un proceso cognitivo (proceso mental, no corporal)

400px-Triangular_Theory_of_Love_-_Español.svg

Pues bien, hoy quiero hablar del corazón, como almacén de los sentimientos del amor. Todos hemos sentido alguna vez cómo el corazón se encogía ante la presencia de un ser querido, al que se creía perdido, ó al que hace tiempo que no se ve, todos hemos sentido la taquicardia al estar en presencia de la persona amada. Todos hemos sentido en el pecho la sensación que te deja el realizar una buena obra. Esas reacciones fisiológicas se producen no de forma espontánea, sino tras la realización de una interpretación de los acontecimientos. Digamos que es algo así como que “encontramos validez a nuestros actos”. Los percibimos válidos porque tras meditar sobre ellos es así como lo consideramos. Y además de encontrarlos válidos, los encontramos justos, en orden con nuestros valores, en línea con nuestros intereses (proceso cognitivo)

CUERPO -> MENTE -> CORAZON

Es decir, los sentimientos que tenemos son sentimientos de amor cuando nuestro cuerpo nos avisa y cuando nosotros interpretamos esos cambios como válidos, como generadores de bienestar, porque generan un logro, porque culminan una meta

El amor es el sentimiento que nos empuja a hacer algo por el prójimo, sin esperar nada a cambio, porque la satisfacción que ya produce es suficiente recompensa

11

Sin embargo, esto que es tan sencillo está mal entendido en nuestros días. Pongamos un ejemplo sencillo de lo que NO ES AMOR. Por ejemplo, la excitación sexual que se siente por la mujer de otro hombre. Pongamos que esta mujer es una peazo de hembra. Imposible de que pase desapercibida, por sus voluptuosos pechos, y sus curvas de infarto, una especie de Sofía Vergara, mezclada con Halle Berry. Evidentemente, a los hombres les induce una erección (esta es una reacción fisiológica normal), sin embargo, nadie diría que es amor, porque el amor implica no ya la existencia de un sentimiento (esto viene después) sino que el razonamiento que se haga de dicha excitación conlleve explicarla de tal forma que se piense que esa peazo de mujer ES LA MUJER que te acompañará para siempre en tu vida, la madre de tus hijos, la compañera de tus andanzas. Si la explicación fuese como la que he descrito, sí estaríamos hablando de un sentimiento amoroso, de lo contrario, estarán conmigo en que no se trata más que de excitación sexual, que induce a un comportamiento sexual, y que provoca cambios fisiológicos sexuales

sofia-vergara2

Y se genera lo que se denomina “querer”, cuando nuestros procesos mentales nos llevan a tener un interés sobre aquello que se quiere. Es por esto por lo que el querer tiene apellidos, porque siempre se quiere “para algo”

Las emociones como la del amor se aprenden. Podemos generar afecto por personas que jamás habíamos visto antes, es una cuestión de repetición del estímulo y de valoración del estímulo en un sentido u otro. Podemos valorarlo en el sentido de convertirlo en un objeto “amable” ó podemos valorarlo en el sentido de convertirlo en objeto “odiable” (el neutro es posible, con el suficiente desconocimiento)

Y todas estas “valoraciones” se guardan en la memoria, pero se manifiestan en el corazón. El corazón es un órgano sensible a todas las emociones, pero lo es con mayor intensidad a la emoción del amor. Es por ello, que muchos lo consideramos como almacén del amor, y más que almacén como guardián del amor

TRATATE DE LUJO!

El corazón, cuando está bien enseñado, es el albacea, el negociador entre las dos principales fuerzas motoras del hombre: el cuerpo y la mente. Es capaz de poner orden cuando las fuerzas del cuerpo (las necesidades fisiológicas) promueven a la acción, y es capaz de encauzarlas gracias a un buen entendimiento (con la mente) y también es capaz de poner “algo de alegría” a un espíritu dominado por las fuerzas de una mente absorta en aspectos que su propia condición (el pensamiento). El corazón acerca a las personas que quieres, y son ellas las que realmente sirven de impulso y dan sentido a todo aquello que haces

Un corazón bien entrenado, es la mejor brújula para guiarnos en nuestro caminar. Y es bien cierto, que si el corazón está bien entrenado, es la mayor y la mejor fuerza que promueve nuestro movimiento

En resumen:

  1. Todas las emociones son susceptibles de ser “interpretadas” por la mente. Por este mismo motivo, las personas somos únicas, porque podemos interpretar de diferente manera nuestro entorno, creando un propio mundo de percepciones únicas. Somos nosotros los que creamos nuestra propia realidad, en función de cómo la percibimos, es decir, en función de cómo la interpretamos
  2. Es la mente la que educa las emociones, las modula, las deja sentir ó las mitiga. Es la mente la que enseña al corazón a comportarse de manera natural y la que luego deja que el corazón gobierne
  3. La fuerza del corazón es el mejor motor para impulsarnos en nuestro propio caminar, porque consigue acercar a las personas que quieres. Son las personas las que verdaderamente dan sentido a la vida y son las acciones que hacemos por ellas, sin esperar nada a cambio, las que son un buen síntoma de la existencia del amor

En busca de la emoción perdida

Img (204)

Lejos de considerarnos a nosotros mismos como máquinas de producción, la finalidad última del ser humano, lo que realmente enriquece su vida y proporciona el gusto, la sal de la misma son las emociones. Sin emociones, todo sería aburrido. Sin la capacidad de emocionarnos, no encontraríamos la suficiente motivación para levantarnos de la cama a hacer nuestra tarea. Sin las emociones seríamos simplemente meros autómatas ó máquinas programables

Las emociones son tan importantes que no sólo marcan motivos para vivir sino que además logran movilizar la mayoría de los procesos de un ser humano

  1. Cognitivo. Son los procesos psicológicos que conlleva el pensamiento
  2. Motivacional. Aquellos procesos que se manifiestan en la conducta/comportamiento
  3. Neuro-fisiológico. Es el sistema endocrino, las vísceras, los órganos, etc que actúan como soporte del organismo, proporcionando energía
  4. Expresivo-instrumental. Es el sistema de comunicación con otros seres humanos, junto con la actuación motora
  5. Sentimental. Es el “poso”/estado en que nos deja la actuación, es su resultado final último en el individuo. Es el estado psicológico tras la valoración y contraste con el sistema de valores interno ó externo, p.ej: ira, orgullo, culpa, amor, etc

Han sido muchas las teorías que a lo largo de la historia han tratado de dar explicación al funcionamiento de las emociones. Tal es su importancia, que son las responsables últimas de casi (sino todas) la mayoría de las actuaciones y comportamientos del ser humano. Y ¿por qué es tan importante la emoción? Fácil: porque nos permite el acercarnos hacia aquello que nos produce placer y nos aleja (ó evita) de aquello que podría ser peligroso, amenazante, desagradable para nosotros. Es decir tiene un objetivo adaptativo, y un fin último que es el de la supervivencia

Ahí es nada

Sin embargo, vivimos en una sociedad en la que algo ha cambiado en el modo de vida, pues las emociones ya no son lo que eran

Tener emociones era un indicativo de “sentirse vivo”, de sentirse motivado para la acción (he aquí el componente motivacional de la emoción). Las emociones nos permitían discernir el camino por el que andar, de una manera clara, el que era el mejor para nosotros, el que nos acercaba hacia experiencias saludables y el que nos hacía huir de las desagradables (aquí se manifiesta su función de supervivencia)

Algo ha debido de cambiar en las emociones, pues actualmente hay comportamientos que nos llevan a la autodestrucción, más que al mantenimiento de la especie. Si bien existe un dicho en el que se postula que el hombre tropieza dos veces en la misma piedra, últimamente, nuevas investigaciones parecen confirmar que el hombre tropieza una y otra vez en la misma piedra

k1

Y es que es tal el nivel de inconsciencia social, que uno de los sistemas de control de la situación como es la valoración del contexto ha quedado anulado del proceso natural de la conducta humana

Una de esas investigaciones realizadas es la que estima que actualmente las emociones producen sensaciones de medio gas, es decir son “pseudo emociones”, emociones que, en su día, se denominaron “emociones frías” y que esto es debido a que el nivel de intensidad y la cualidad de la emoción se han distorsionado de alguna manera. El nivel de intensidad se mide por el grado de activación y la cualidad de la emoción por el proceso de valoración de la misma. En definitiva, parece ser que, se ha perdido cierta “calidad” en el proceso emocional, consiguiendo unas sensaciones poco “auténticas”

Y está bien traído aquí el concepto de “autenticidad” porque realmente, la autenticidad ó no de las cosas depende de un proceso de valoración (es decir, hay un componente cognitivo/pensamiento dentro de todo el proceso emocional)

Una de las teorías del proceso emocional y que puso en la pista a las que actualmente están en vigor y que son más vanguardistas, es la teoría de Canon, que allá por el año 1937 demostró, gracias a los trabajos de Gregorio Marañón que la emoción es una consecuencia de un proceso de valoración cognitiva, y como resultado de dicho proceso se producen cambios fisiológicos, tras lo cual se produce la emoción y el sentimiento (en el sentimiento también se presentan procesos cognitivos de valoración y contraste, como he indicado antes)

Gregorio Marañón (1924) hizo el experimento de inyectar adrenalina a 210 participantes en el estudio, de ellos una tercera parte manifestó experimentar “emociones frías”, es decir que las sensaciones físicas que experimentaron (alegría/temor) las describían como psedo-sensaciones,  no manifestaban sentirse alegres ó temerosos sino “como si estuvieran alegres/temerosos”. El componente de “valoración del contexto” (a través del pensamiento) era el que faltaba en sus experiencias emocionales, para hacer de dichas experiencias “auténticas experiencias” emocionales

Por poner un ejemplo más cotidiano: es la diferencia entre un bebedor solitario ó uno que bebe en compañía. La experiencia de euforia es diferente, las sensaciones físicas son las mismas, pero la valoración contextual es crucial a la hora de proporcionar una auténtica emoción

En la teoría de la evaluación /discrepancia de Mandler (´79) del proceso emocional, se postula que el proceso se lleva a cabo según los siguientes estados:

  1. Existencia de un estímulo relevante para el observador (depende de un proceso cognitivo)
  2. Una activación fisiológica e indiferenciada. Es un proceso de agitación que promueve a la acción
  3. Un proceso de evaluación cognitiva, que nos permite discernir la calidad de la emoción: si nos concierne ó no actuar, cómo de importante es que actúe, cómo de implicado estoy, etc. Este proceso de evaluación ó de “valoración” ó “appraisal” ha sido descrito a través de varias teorías, como la de Lazarus 1966
  4. Experiencia objetiva de la Emoción (dada por una respuesta a través de cambios fisiológicos, motores, y de expresión , que serán los correspondientes a la tipología de afrontamiento personal valorado cognitivamente. La respuesta podría ser introvertida ó extrovertida)
  5. Experiencia subjetiva de la Emoción. Es el sentimiento, consecuencia de una nueva valoración cognitiva

Vivimos en una sociedad en la que nos cuesta pensar. Es una sociedad acelerada, hiper dinámica, cambiante por segundos … para algunos. La búsqueda de satisfacción inmediata, relega la emoción a una cuestión de mera satisfacción fisiológica, ésta se ha convertido en un sucedáneo de las emociones “auténticas”. Las emociones tienen un componente que nos hace pensar, nos hace valorar el contexto, nos activa, nos mueve, nos proporciona sensaciones fisiológicas, nos hace emitir expresiones de comunicación (facial, por ejemplo, sonreímos ó se nos pone la cara larga), y por último y he aquí la parte más importante, nos hace emitir un “juicio de valor” sobre la propia experiencia (generando lo que llamamos sentimientos, que podrían ser p.ej. un sentimiento de orgullo, culpa, etc.)

13784061-el-hombre-y-la-mujer-un-una-montana-rusa

Si el amor es uno de esos sentimientos que más se busca, si la experiencia emocional del amor es un objetivo vital, ¿por qué nos limitamos a experiencias únicamente fisiológicas? ¿Por qué hemos eliminado de la experiencia vital “clave” de nuestra existencia la capacidad de valorarla convenientemente? En este sentido, el borrar a toda costa toda señal intelectual del “proceso emocional del amor”, y perdonen los aludidos, convierte a la sociedad, y en apreciación de la que escribe, en una de auténticos “descerebrados”

Las emociones nos permiten poner un rumbo claro a nuestros pasos. Cuando el proceso emocional está carente de uno de sus componentes básicos, nos convertimos en meros barcos que surcan los mares sin un rumbo, tan sólo guiados por las fuerzas físicas de la naturaleza, en una búsqueda continua de satisfacción corporal (fisiológica) que no acaba de llenar del todo porque proporciona tan sólo “emociones frías”, emociones que no tienen el peso del intelecto, que es el que valida dicha experiencia como buena/mala para conseguir nuestro objetivo, que no es otro que la búsqueda del amor

A %d blogueros les gusta esto: